¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


domingo, 29 de septiembre de 2013

GALLETAS DE QUESO CON CURRY DE MADRÁS



Son un snack perfecto para tomar solas o con entremeses y por supuesto podemos servirlas como acompañamiento de guisos de carne o pescado, ensaladas o legumbres, siempre resultan bien y a vosotros os harán quedar de igual modo.


 

Ingredientes:




- Queso rallado 150 g.
- Harina de repostería normal 200 g.
- Mantequilla reblandecida 150 g.
- Curry de Madrás 1 cdta. colmada.
- Huevos 1.
- Semillas de lino.
- Sal 1 cdta.





Elaboración:


 



Cernimos la harina en un bol en el que hemos puesto el queso rallado, la yema del huevo (reservamos la clara), la mantequilla, la sal y el curry. Mezclamos bien primero con una cuchara de madera y luego con las manos sobre la encimera cinco minutos más, para que queden bien unidos los ingredientes.




Dejamos reposar la masa en el frigorífico media hora.

Preparamos la bandeja de horno con papel sulfurizado y lo encendemos a 180 ºC.

 



Extendemos la masa con un rodillo dándole el grosor aproximado de las clásicas galletas de desayuno y cortamos con un molde o con un vaso si las queremos redondas.



 




Pintamos la superficie de cada galleta con la clara semibatida y esparcimos semillas de lino por encima.

Introducimos en el horno 25-30 minutos. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y ya podemos probarlas.










viernes, 27 de septiembre de 2013

BUÑUELOS DE BACALAO



Hay un montón de maneras de preparar los buñuelos de bacalao y no siempre los hago igual, hoy os traigo los más sencillos, no se necesita mucha experiencia para prepararlos ni muchos ingredientes, nada más que ganas de hacerlos para poder disfrutar con su textura y sabor.
 

 

Ingredientes:



- Bacalao desalado, unos trozos, aprox. 50 g. (ya limpio).
- Harina normal 100 g.
- Ajos 3 dientes.
- Perejil.
- Colorante alimentario.
- Levadura química 1 cdta.
- Agua fría.
- Aceite de oliva. 





Elaboración:


No es necesario que compréis un bacalao caro, pero tampoco uno barato. Id al término medio, pues para esta receta no se hace necesario hacer un gran desembolso, ya que hemos de desmenuzarlo.

Lavad los trozos de bacalao bajo el grifo y quitad el exceso de sal. A continuación metedlos en un recipiente con agua, dentro del frigorífico, y cambiad el agua tres veces durante doce horas.

 


Haced un picadillo con los ajos y el perejil y desmenuzad en trozos, no demasiado pequeños, el bacalao desprovisto de raspas y pieles.

Añadid la harina con la levadura y el agua (fría) para formar una papilla espesita.





 



Ponedle un toque de colorante y removed la masa integrando los ingredientes.

Os muestro cómo debe quedar su textura.






Dejad reposar en un bol de dos a tres horas en sitio fresco y tapados con papel film.

 


En una sartén con aceite abundante y a temperatura caliente (no demasiada para no arrebatarlos) y estable dejaremos caer porciones de la masa ayudándonos con dos cucharas, con una cogemos la porción y con la otra empujamos al aceite. Freímos de pocos en pocos para no bajar la temperatura del aceite, así nos saldrán bien cocidos y dorados.




Servimos calentitos (si es que llegan a la mesa), a mi también me gustan fríos.



miércoles, 25 de septiembre de 2013

PECHUGAS A LA SALVIA



De nuevo os traigo una receta de pollo que he alegrado utilizando salvia, una planta aromática que se usa poco y que os puede sorprender por su agradable sabor. Una buena propuesta para una cena entre amigos.

 

Ingredientes:


- Pechugas de pollo 5.
- Jamón de York 5 lonchas.
- Queso Cheddar 5 lonchas.
- Salvia.
- Salsa de tomate 1 cda.
- Cebolletas pequeñas 8 -10.
- Vino blanco seco 1 copa.
- Mantequilla 50 g.
- Caldo de carne 1 pastilla.
- Pimienta.
- Sal.



 

 

Elaboración:

 

 



Comenzamos abriendo las pechugas y maceándolas para aplanarlas. Rellenamos cada una con una loncha de jamón y otra de queso.










Cerramos formando un rollo con los bordes de las pechugas hacia dentro, e intentando que queden con bonita forma. Salpimentamos.





 




Untamos con aceite de oliva una placa de horno y las colocamos unas junto a otras. Cubrimos con hojas de salvia, metiéndolas en el horno a una temperatura de 180 ºC. El tiempo de asado suele oscilar entre 40-45 minutos.


 




En un cacito, en la hornilla, ponemos la mantequilla a derretir e inmediatamente echamos las cebolletas limpias , cortándolas con un poco de tallo.




 





Las salteamos unos minutos y añadimos el vino y un poco de agua para que queden cubiertas. Dejamos que hiervan quince minutos a fuego mediano. Incorporamos entonces la salsa de tomate y la pastilla de caldo, diluimos bien (si fuera necesario ponemos un poco más de agua). Debe quedar una salsa bien reducida y concentrada.



Quince minutos antes de terminar el asado incorporamos las cebolletas y la salsa para que se integren los sabores y acaben de hacerse junto al pollo.



lunes, 23 de septiembre de 2013

PUDIN DE ARROZ Y MERMELADA DE NARANJA AMARGA



Se trata de un postre muy rico y fácil de hacer, podéis sustituir la mermelada por otra más de vuestro gusto, como ciruela o albaricoque.

Para adornarlo utilicé unas moritas silvestres que crecen junto al manantial de Fuente Agria cerca de Pórtugos, en plena Alpujarra granadina. No hace mucho que estuve allí con mi familia, donde también se encuentra la ermita de Nuestra Señora de las Angustias.

Es un manantial precioso, con un entorno idílico por el que fluyen sus aguas ferruginosas de propiedades curativas, por eso su cauce se tiñe de colores ocres y sienas. Sus aguas dejan un regusto amargo, sin exagerar, que recuerda al sabor del hierro, provocando cosquillas en el paladar y la lengua, porque tienen burbujitas.

Os invito a adentraros en el corazón de la Alpujarra y para aquellos que no la conocéis os muestro algunas de las fotos que tomamos ese día en Fuente Agria, Pórtugos y Capileira.








 

 

Ingredientes:


- Arroz ½ taza de las de café.
- Mermelada de naranja amarga 3 cdas.
- Azúcar 4 cdas.
- Azúcar avainillado 1 cdta.
- Huevos 3.
- Leche 300 ml.
- Azúcar para acaramelar el molde 2 cdas.





Elaboración:





Hacemos caramelo y cubrimos el fondo y las paredes de una flanera. Reservamos.






Separamos dos claras de los tres huevos que vamos a utilizar para hacer después un merengue.

 



Ponemos a cocer el arroz en la leche moviendo al echarlo para dejarlo distribuido, y ya no lo tocamos hasta que presente un aspecto cremoso, deberá cocer por lo tanto al mínimo para que no se nos agarre al fondo.



 



Cuando haya cocido el arroz le añadimos los azúcares.











Aparte batimos las tres yemas y una de las claras, agregándoles la mermelada y pasándolas por la batidora para triturar bien el conjunto.



 






Unimos el arroz con los huevos y la mermelada y volcamos en la flanera.








Cocemos en la olla exprés convencional quince minutos, con un tercio de agua de altura de la flanera. Una vez que se haya cocido destapamos enseguida y dejamos enfriar sin la tapadera para evitar que caiga encima el agua de la condensación. Después que se haya enfriado lo metemos en el frigorífico y desmoldamos cuando esté frío.



Como siempre os digo, adornad como más os guste.

La receta que es de María Mestayer (con algunas diferencias) se sirve con merengue, 2 claras batidas con 60 g de azúcar glas. Las claras batidlas a temperatura ambiente para que monten mejor, ponedles un pellizquito de sal, incorporando el azúcar en dos veces.