¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


miércoles, 30 de abril de 2014

TARTA BRISA DE HORTALIZAS



Con una base de pasta brisa y unas hortalizas variadas podemos preparar una deliciosa comida de manera rápida, con la garantía de que nadie se va a disgustar. Si queremos hacerla más completa le podremos añadir jamón serrano, lomo de cerdo, pollo y por supuesto pescados como atún, caballa, pulpo o cualquier cosa que se os ocurra que pueda irle bien. Hoy sólo le he puesto verdura.



Ingredientes:



- Pasta brisa redonda 1.
- Berenjena 1 (mediana).
- Calabacín 1 (mediano).
- Cebolla ½.
- Ajos 2 dientes.
- Pimienta molida.
- Pimientos verdes 2.
- Tomate troceado de lata 250 g.
- Azúcar 1 cdta.
- Aceite de oliva 4 cdas.
- Sal.



Elaboración:




En un molde redondo y con el papel de fábrica de base colocamos la masa brisa. Ajustamos los bordes y pinchamos el fondo con un tenedor.







Precalentamos el horno a 180 ºC.


 



Ponemos el aceite a calentar y vamos sofriendo primero los ajos picados y después las demás hortalizas cortadas en dados gruesos y por este orden: cebolla, pimientos, berenjena y calabacín. Dejamos un tiempo entre una y otra. Salpimentamos.



 

  




Aparte freímos el tomate unos diez minutos, en un poco más de aceite, le añadimos sal y azúcar. Mezclamos todo.











Dejamos que enfríen mientras las escurrimos en un colador para que suelten el líquido.





 



Llevamos la pasta brisa al horno y dejamos diez minutos. No os importe que se infle la base pues al sacarla bajará. Esperamos que enfríen las verduras, no conviene ponerlas en caliente sobre la pasta.

Rellenamos con las hortalizas y volvemos a introducir en el horno otros quince minutos. Podemos pincelar los bordes con yema batida para darle brillo.







Servimos caliente. Os aconsejo comerla en el instante pues de dejarla más tiempo se reblandece la base y desluce.

lunes, 28 de abril de 2014

APERITIVO DE PALMITOS



Para variar de aperitivo con los amigos os puede servir esta receta que queda muy resultona y divertida. La dedico en especial a mi amiga Marta Vélez que se quedó muy sorprendida cuando al probarla no se esperaba un palmito dentro y me miró con cara de pilla diciéndome: ¿No será ésto un palmito?
Muy fácil de hacer y diferente. Os dejo la receta para que la probéis si os gusta.




Ingredientes:




- Palmitos.
- Jamón cocido tipo sándwiches. 1 por palmito.
- Queso en lonchas tipo sándwiches. 1 por palmito.
- Huevo batido aclarado con leche.
- Pan rallado.
- Aceite de oliva.




Elaboración:


Conviene que los palmitos den el largo de las lonchas de jamón y queso, lo digo porque hay palmitos que son cortos y éstos no valdrían para esta receta.

 




Extendemos el jamón, sobre él el queso y encima un palmito.




 



  
Enrollamos y pasamos por huevo batido y pan rallado, volvemos a pasar por huevo y por pan rallado.



 



   

Tendremos especial cuidado en que queden bien cubiertos por todos lados y sellados.



 




  


Freímos en abundante aceite hasta dorarlos.








Dejamos unos instantes sobre papel de cocina y servimos enseguida acompañados por unas patatas fritas paja.

sábado, 26 de abril de 2014

POTAJE DE JUDÍAS VERDES CON JAMÓN SERRANO



No creo haberlo comido en mi vida más de seis, siete veces y la última tendría yo entonces quince años. Lejos quedan esos años y sin embargo me viene a la memoria haberlo visto cocinar por mi madre. Por entonces yo era una "lapa" y a la hora en que mi madre hacía la comida, si estaba en casa, no me perdía ni un detalle de lo que se “cocía”, allí pegada a mi madre y absorta en todos sus movimientos. Tampoco es que yo me haya prodigado con esta receta, dos veces, no más, pero mi marido no lo recuerda. Creo que a partir de ahora la va a recordar pues quedará constancia en este blog.

Por estar muy rica se merece un lugar entre mis recetas. Aquí os la dejo a vosotros.



Ingredientes:



- Judías verdes 400 g.
- Jamón serrano en daditos 150 g.
- Laurel 2 hojas.
- Ajos 4 dientes.
- Cebolla ½.
- Pimiento verde 1.
- Tomate 1 (no muy grande).
- Harina 1 cda.
- Aceite de oliva 4 cdas.
- Colorante alimentario 1 cdta.
- Sal.




Elaboración:


Limpiamos las judías de puntas y de hebras (si las tienen) y las cortamos a la mitad y luego en trozos no muy grandes. Las lavamos.


 



En una sartén ponemos el aceite a calentar e iremos friendo por este orden las verduras: primero los ajos (cortados a láminas), luego la cebolla, después el pimiento (los dos cortados menudos).




 




A continuación las judías junto a los dados de jamón. Rehogaremos todas ellas dejando unos minutos entre unas y otras.





 




Añadimos la cucharada de harina y sofreímos el conjunto hasta que desaparezca la harina.






 



Por último pondremos el tomate sin piel y cortado en trocitos. Dejamos unos minutos y cubrimos de agua, añadiendo entonces el colorante.

Esperamos que hierva hasta que las judías estén tiernas, veinticinco o treinta minutos. Añadimos agua si la necesitan, no demasiada, debe quedar con cierta consistencia sin llegar a ser una salsa. Rectificamos de sal.




Servimos calientes.



jueves, 24 de abril de 2014

TORTA-PIZZA VERDE DE ESPINACAS



Como resultado de querer aprovechar un resto de puré de espinacas surgió esta pizza. No me quejo de su sabor, todo lo contrario me parece un absoluto acierto. A los niños les gustan poco las espinacas y sí las pizzas. Me puse manos a la obra y conseguí lo que quería, que se comiesen las espinacas sin rechistar y de camino aprovecharlas. No esperéis una masa esponjosa ya que no lleva prácticamente nada de levadura y la cantidad de espinacas es grande en proporción a las harinas. Sin embargo su textura me gustó.

Primero me vino la inspiración y luego me encontré con ¡¡¡¡cuatro restillos de harina!!! para hacerla, que no me daban, no me acobardé y dije: "Pruebo y si no sale a la basura", no digo que la receta no pueda ser mejorable, que seguro que lo es, pero a todos les gustó el resultado, menos mal que apunté los ingredientes y sus cantidades para poder repetirla.
Supongo que valdrá para esta receta cualquier resto de puré de verduras, se me ocurre zanahoria, calabaza, puerro... Elegid la vuestra y ponedle color a vuestra pizza.



Ingredientes:



- Harina de fuerza 200 g.(es la que tenía).
- Harina especial pizza 80 g. (y algo más para enharinar).
- Huevo 1.
- Aceite de oliva 3 cdas.
- Orégano (al gusto).
- Bacón ahumado (al gusto).
- Queso en dados. Utilizo cubiquesos Hochland (al gusto).
- Sal 1 cdta.



Elaboración:






Mezclamos las harinas en un bol y hacemos un hueco entre ellas. Batimos el huevo y lo ponemos en el centro.





Añadimos el puré, la sal y el aceite de oliva. Unimos primero con cuchara de madera y después volcamos sobre una superficie enharinada y trabajamos la masa dos minutos. Metemos en un bol y tapamos con un paño. Dejamos veinticinco minutos reposando en un sitio cálido. La masa no crecerá demasiado.



Volvemos a amasar tres minutos sobre la encimera enharinada y damos forma a la pizza. Colocamos sobre una base aceitada y enharinada.

Extendemos una capa fina de tomate frito, repartimos el bacón y el queso y esparcimos el orégano.
Metemos en el horno a 225 ºC quince, veinte minutos (depende del horno) y sacamos con el queso dorado.



Servimos caliente.


martes, 22 de abril de 2014

BOQUERONES ESCABECHADOS DE POSTGUERRA



Seguramente ya os habréis preguntado el porqué de este nombre, tal vez no tenga ni sentido que yo lo haya escogido para titular esta receta. Me baso en haber oído contar a personas mayores que este plato se hacía para aprovechar sobras de pescado frito, cuando la comida escaseaba en los años posteriores a la guerra civil española. No sé si hay algo de verdad en ello, he estado investigando hasta donde he podido y no he encontrado ningún documento que lo confirme, sin embargo, los testimonios que recuerdo de estas personas, ya fallecidas, me han animado a traeros la receta, que como es normal tendría, según que zonas, sus variantes. A mí me gusta mucho y es sencilla de elaborar. Posiblemente si algún entendido en cocina de altas esferas la conociera haría con ella un especial plato vanguardista, por mi parte me voy a conformar con la receta que más o menos cercana a la original conozco y que recuerdo que cuando yo era pequeña mi madre ponía en verano como si se tratara de un gazpacho, siempre acompañado con patatas fritas y huevos y con rebanaditas de pan tostado.

No hay que rascarse los bolsillos pues sus ingredientes salen por una copla, lógico y normal.



Ingredientes:


- Boquerones fritos (del día anterior) 250 g.
- Ajos 2 dientes (medianos, sin el germen).
- Jengibre molido 1 cdta. de postre.
- Pimentón 1 cda.
- Laurel 2 hojitas.
- Cáscara de naranja seca (sin nada de blanco).
- Cáscara de limón.
- Colorante alimentario (opcional).
- Aceite de oliva 3 cdas.
- Vinagre de vino blanco 3 cdas.
- Sal.
- Agua fría.
Para acompañar pan en rebanaditas tostado, patatas fritas...



Elaboración:

 



Disponemos los boquerones en un recipiente tipo fiambrera. Se dejan con la raspa y la cola. Cortamos tiras finas de piel de limón y se las echamos junto con el laurel.








En un tazón o bol pequeño mezclamos el jengibre y el pimentón. Diluimos con el aceite y el vinagre emulsionando.



Aparte, trituramos en el mortero la cáscara de naranja, los ajos (crudos) y la sal. Vale lo mismo hacerlo con la batidora, en ese caso batimos con un poco de agua.






Aclaramos con agua fría y cubrimos los boquerones con esta preparación. Probamos de sal y vinagre y rectificamos a nuestro gusto.Tapamos el recipiente y metemos en el frigorífico. Estarán mejor cuantos más días pasen.






Tomadlo siempre fresquito.




domingo, 20 de abril de 2014

PURÉ DE ESPINACAS CON HUEVO ESCALFADO Y TRUFA NEGRA



Este plato salió de mis experimentos gastronómicos con buen resultado, porque hay otros que mejor no cuento y otros que no me atrevería a poner en práctica sin conocer la técnica que se emplea para hacerlos, eso lo dejo para Adriá and family (¡ah! se me pone la cara verde como la espinaca de envidia). No quiero decir con eso que conozca los demás entresijos culinarios, vamos los más elementales, líbreme Dios de ser tan suficiente. Sí quiero que conozcáis los truquillos que yo utilizo cuando los medios son mínimos y las ganas muchas. Os los cuento por si os aprovecha, como ocurre en esta receta.



Ingredientes:




- Espinacas lavadas y troceadas 300 g.
- Cebolla ½.
- Patata mediana 1.
- Aceite de oliva 3 cdas.
- Huevos 1 por comensal.
- Trufa negra (al gusto).
- Sal.






Elaboración:






Cocemos la patata en trozos con un poco de sal.






 


En una sartén grande (si no, no cabrán las espinacas, aunque luego reduzcan mucho) a fuego medio ponemos el aceite y la cebolla cortada pequeñita, cuando se haya pochado, añadimos las espinacas poco a poco, en cinco minutos más o menos habrán cedido y quedarán holgadas. No es necesario hacerlas mucho, basta con que queden integradas con la cebolla.
Incorporamos las patatas y las salteamos con las espinacas unos minutos.





Trituramos con la batidora y reservamos al calor.









 


En un cazo amplio ponemos agua a hervir con un chorrito de vinagre y un poco de sal. Usaremos un colador pequeño para ir escalfando los huevos, pero para que no se peguen y puedan dispersarse en el agua cubriremos el fondo del colador con papel film resistente (un trozo) untado con aceite de oliva. Cascamos el huevo dentro  del colador y lo llevamos al cazo con el agua ya hirviendo, metemos el colador dentro y dejamos hasta que veamos que ha cuajado la clara. Sacamos.
 







El colador nos habrá ayudado a que la clara no se disperse y a mantener centrada la yema.







Para emplatar colocamos una base de puré de espinacas, sobre ella el huevo escalfado y por último unas laminitas de trufa negra o una ralladura, como más os guste. Regad con un hilo de aceite de oliva de arbequina y servid enseguida.

viernes, 18 de abril de 2014

CALABACINES REDONDOS RELLENOS CON SALSA PISTOU



Me gustaron desde que se los vi a mi apreciada Ana Nualart, la cocinera de Bétulo, llamándome la atención su forma tan caprichosa y por dónde me he tropezado con ellos sin esperármelo, viéndome tentada a comprarlos y a darles una preparación yo también. Tienen bonita forma, pero son más duros, creo. Por lo novedoso os traigo la receta y si  alguien quiere hacerlos os adelanto que quedan muy buenos.



Ingredientes para el relleno:




- Calabacines redondos 3.
- Salchichas frescas de cerdo 6.
- Cebolla 1.
- Vino blanco ½ vaso.
- Piñones 15.
- Aceite de oliva 2 cdas.
- Pimienta molida (optativo).
- Sal.



Ingredientes para el pistou:


- Ajos 1 diente.
- Nueces 30 g.
- Albahaca fresca un manojito.
- Azúcar 1 cdta.
- Aceite de oliva 2 cdas.
- Sal 1 cdta.



Elaboración:

 



Lavamos los calabacines y les cortamos el copete, vaciándolos de la pulpa, bien con una navajita o con el vaciador de patatas. Dejamos medio centímetro sin retirar junto a las paredes.







En una sartén ponemos el aceite con la cebolla cortada menudita, con un poco de sal y pimienta y dejamos que se haga junto a los piñones. Añadimos las salchichas sin la piel y las desmenuzamos con el canto de la rasera. Volcamos el vino y dejamos reducir.


 




Incorporamos la pulpa de los calabacines que habíamos extraído y mezclamos todo. Dejamos cocer cinco minutos para que pierdan parte del agua. Templamos y rellenamos con esta farsa los calabacines.






Metemos al horno precalentado y los colocamos sobre la placa untada ligeramente con aceite.
Los dejamos asar durante 40 minutos.

Preparamos la salsa pistou batiendo el aceite con el diente de ajo muy picadito, la sal y el azúcar. Troceamos de manera grosera la albahaca y las nueces. Mezclamos.

Al sacar los calabacines del horno los rociamos con la salsa y servimos.