¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


viernes, 25 de julio de 2014

SOPA RUSA FRÍA DE REMOLACHA



Aquí os traigo otra sopita fría para el verano que os tiene que gustar. La aprendí de una de mis maestras de cocina ¿quién no conoce a Simone Ortega? Yo creo que poquísimas personas en España no saben de quién hablo y muchas de ellas tienen su primer libro: 1080 recetas. Simone ha sido una excepcional guía para todos nosotros, aquellos que empezábamos a desenvolvernos, ya con cierta experiencia, "en el mundo de las cacerolas". Le agradezco mucho sus lecciones y consejos que tengo en mucha estima.
Pues bien, después de esta mención que era imprescindible y necesaria sigo contándoos de la sopa que tiene alguna variación con la original. Añadidla a vuestras recetas este mismo verano, después vendrán más veranos en los que no va a faltar ya que la hayáis probado.



Ingredientes:




- Remolachas cocidas 4.
- Caldo de carne o agua con dos pastillas de carne 600 ml.
- Mantequilla (o margarina, según Simone) 20 g.
- Vinagre de vino blanco 1 cda.
- Sal.
- Crema de leche (nata) 6 cdas.








Elaboración:


 



En una cacerola ponemos a fundir la mantequilla, a fuego medio, a continuación añadimos la remolacha cortada en láminas gruesas. Doramos cinco minutos.





 




Añadimos enseguida el caldo o el agua con las pastillas. Dejamos que cuezan veinte minutos. Agregamos el vinagre y disolvemos.





 




Pasamos por la batidora y colamos. Dejamos templar y la introducimos en el frigo.








La tomamos bien fría servida con crema de leche por encima.


  
 Y con esta receta de sopa rusa muy  refrescante me despido de vosotros una temporadita, la que pienso aprovechar para tomarme un descanso que buena falta me hace, me basta con desconectarme un tiempo "del mundanal ruido", más bien cambiar de chip que por ahí me vienen, casi seguidos, días de mucho ajetreo. Nos vemos a la vuelta, muy pronto, mil saludos.


miércoles, 23 de julio de 2014

TAQUITOS DE LOMO DE CERDO CON PIMIENTO ROJO




Un plato para correr en la cocina y que nos resultará muy sabroso. Tenía un trozo de lomo en el frigo que era muy tierno y un pimiento muy hermoso rojo, de asar bueno, pero para esta ocasión lo he empleado en acompañar el lomo. Una receta muy clásica andaluza es el lomo con pimientos verdes, no sé si en otros lugares lo es también, aunque si lo pienso recuerdo hace algunos años en Pontevedra que nos pusieron a mi marido y a mí un plato al que creo que llamaban Rixada, no me hagáis mucho caso con el nombre porque me suena también algo como Raxo,en ese caso la carne era de ternera, francamente buena, y se acompañaba con pimientos de padrón fritos y patatas en bastones, igualmente fritas. Me supo a gloria este plato y ahora que lo he recordado lo comparo con esta receta y le encuentro sus semejanzas. Os dejo con él.



Mi amiga Elisa Gómez del blog "que no te falte un perejil" me ha concedido generosamente un premio a la amistad, se lo agradezco muchísimo, ella lo sabe bien, es un gran honor que me considere su amiga, es lo que yo más valoro. Detrás de estas páginas existen personas fantásticas, gracias Elisa por ser como eres.




Ingredientes:





- Lomo de cerdo 500 g.
- Pimiento rojo de asar 1 grande.
- Aceite de oliva.
- Sal.








Elaboración:

 





Lavamos y cortamos el pimiento y el lomo en dados.






 




En una sartén con 6 cucharadas de aceite comenzamos friendo el lomo con un poco de sal.










Cuando el lomo haya cambiado de color, agregamos el pimiento, y dejamos que se hagan juntos hasta que éste se haya ablandado. Rectificamos de sal.








Si es de nuestro gusto acompañamos con patatas fritas. Servimos caliente. ¡Yo le pondría un buen gazpacho! ...¿ y porqué no patatas fritas?

lunes, 21 de julio de 2014

FLANES DE CREMA DE QUESO



Sobre flanes hay mucho escrito, ya que se dice que provienen de los antiguos romanos. Esencialmente su fórmula se reduce a huevos, leche y azúcar, que después de batirlos se mezclan y se cuecen al baño María en un molde caramelizado, luego después de cocido se invierte. He leído que los primeros flanes se hacían utilizando en lugar de azúcar, pimienta ¡pues bueno! no digo que no, que pudieron estar hasta buenos (tal vez se refieren a un tipo de flanes salados ¡vaya usted a saber!). De momento os voy a dejar éstos hechos con queso crema, que están muy buenos, son más densos que los tradicionales, no llevan huevo y tienen una textura increíble.



Ingredientes:





- Queso crema tipo Philadelphia 200 g.
- Nata 35%, 200 ml.
- Leche evaporada 250 ml.
- Azúcar 100 g + azúcar para caramelizar los moldes o caramelo líquido tipo Royal.
- Gelatina neutra 4 hojas.





Elaboración:


Escoged moldes que puedan después dejar flanes de distintas formas. Poned caramelo en la base de los moldes.


 




Hidratamos la gelatina en agua.






 



En una cacerola ponemos todos los demás ingredientes a cocer, despacio y sin que hierva. Cuando se hayan disuelto el azúcar y el queso y después de diez minutos cociendo, apartamos del fuego y echamos la gelatina escurrida de agua. Disolvemos y si queremos pasamos la batidora para integrar mejor y hacer más fina la preparación.


 



Llenamos los moldes y cuando templen los metemos en el frigo hasta el día siguiente. Para desmoldar pasamos la hoja de un cuchillo de pala por todo el borde, con cuidado de no romperlos, o bien los sumergimos unos segundos en agua caliente.






Decoramos a nuestro gusto.



sábado, 19 de julio de 2014

SARDINAS MACERADAS RELLENAS DE VERDURA



La primera vez que me aventuré con esta receta no sabía cómo me iba a quedar, la verdad es que cuando la vi hace algunos años en una revista me conquistó su presentación y por eso me puse, sin pensármelo manos a la obra. No me arrepiento en absoluto, pues si ya me gustó su vistosidad en el plato, más me conquistó su sabor. Aún es tiempo de buenas sardinas, corred a compradlas... es una auténtica delicia.




Ingredientes para la maceración:




- Sardinas medianas 12.
- Ralladura de ½ limón.
- Zumo de 1 limón.
- Aceite de oliva 100 ml.
- Vinagre de vino blanco 100 ml.
- Sal.




 

Ingredientes para el sofrito de verdura:





- Calabacín ½.
- Zanahorias 2.
- Ajos 1 diente grande.
- Perejil.
- Aceite de oliva 3 cdas.
- Pimienta negra recién molida 1 pizca.
- Sal.




 


Ingredientes para el aceite de aceitunas negras:




- Aceitunas negras 12.
- Aceite de oliva 100 ml.
- Tomillo fresco unas hojas.







Elaboración:


Empezamos como es normal en estos casos con la limpieza del pescado. Si el pescadero es amable podrá quitar las vísceras, la raspa central, las cabezas y las colas de las sardinas, si no es así nos toca hacerlo a nosotros, os dejo un enlace a mis boquerones en vinagre para que os hagáis una idea. Las he visto algunas veces envasadas ya limpias en el súper, esto ahorra algo de tiempo.  Debéis congelarlas ya limpias, al menos 2 días.






Ya descongeladas les quitamos las escamas, lavándolas bien, y las raspas del vientre (con pinzas o a mano). Disponedlas divididas por la mitad en una bandeja cubriendo con los líquidos de la maceración, la sal y la ralladura. Tapad con film y meter al frigo veinticuatro horas.



 



Al día siguiente sacad del líquido y secad con papel de cocina. Cerrar cada una con un palillo haciendo un rollito, dejando un hueco en el centro y ponedlas en la bandeja de servir elegida (ya de aquí no las movemos, pues puede que el relleno se salga al trasladarlas a otro plato).









Preparamos un sofrito cortando las verduras en cuadritos diminutos. Basta con cuatro minutos para que queden en su punto. Sazonamos y dejamos templar.



 





Rellenamos a continuación el interior de las sardinas con una cucharilla pequeña.











Hacemos, para aliñar, un triturado de aceitunas negras, aceite y tomillo (no ponemos sal, que ya salan las aceitunas).




 




Filtramos con un colador y ese aceite extraído lo usamos para regar por encima cada sardina (la pasta de aceitunas podéis, si os gusta, aprovecharla para una tapenade)  minutos antes de servir.







Servimos frías.


jueves, 17 de julio de 2014

PINCHITOS DE MAGRO DE CERDO




Llegó el verano y con él las cenas y en general las comidas al aire libre, por eso he pensado en estos pinchitos que bien nos pueden servir para formar parte de ellas. No es imprescindible tener una barbacoa, con una plancha bastará para prepararlos. No son morunos porque se aliñan con vino, aunque si preferís podéis suprimirlo, a mí particularmente me gusta el toque que le da éste. Fáciles de hacer y muy sabrosos os los aconsejo. Preguntadle a vuestro carnicero qué carne es la más tierna para los pinchitos.



Ingredientes:




- Magro de cerdo en dados no muy grandes 1 kg.
- Especias para pinchitos 1/3 del envase.
- Vino de Jerez 1 copa.
- Ajos picados.
- Perejil picado (opcional).
- Sal.
- Aceite de oliva.








Elaboración:


 



Cortamos la carne en trozos similares de tamaño y la ponemos en un bol. Esparcimos las especias, picamos los ajos menuditos, salamos un poco y volcamos el vino. Mezclamos y dejamos un par de horas tomando el aliño.

 


















Preparamos una plancha untada de aceite y en cuanto esté muy caliente pondremos la carne ensartada. Dejamos caer un hilo más de aceite por encima y los vamos girando de posición para que se hagan al parejo.






Servimos enseguida con una enorme ensalada  ^o^ y una copa de buen vino tinto español  0_0



¡Salud!




martes, 15 de julio de 2014

CHAMPIÑONES A LA PLANCHA RELLENOS DE JAMÓN SERRANO



Se pueden poner a la plancha, sobre una sartén, los "champis" y están también muy buenos. No siempre me gustaron, sin embargo con las setas no he tenido problemas, ellas han gozado siempre de mis preferencias. Pero de un tiempo a esta parte, largo tiempo, no me faltan. Raro es que una vez en semana no entren a formar parte de nuestro menú. Para cocinarlos existen algunas recetas y en crudo aliñados y macerados se han puesto de moda no hace mucho (a mí no me acaban de convencer) y no sé si habrá algo de cierto, corren rumores de que no son muy saludables, como siempre os digo ignoro qué hay de verdad, de momento prefiero no tomarlos crudos porque no me acostumbro al sabor, tal vez poco a poco y con el tiempo.



Ingredientes:


- Champiñones 300 g.
- Jamón serrano picado 60 g.
- Ajos 3 dientes.
- Perejil un manojito.
- Zumo de limón (opcional)
- Pimienta negra molida (opcional)
- Sal una pizca.
- Aceite de oliva 3 cdas.

Escoged siempre champiñones frescos, para comprobarlo volvedlos y si la parte inferior de la cabeza presenta color beige serán los adecuados para comprar, si están ennegrecidos desechadlos.

Elaboración:


Si es vuestro gusto, el mío siempre lo es, peláis los champiñones quitándoles la pielecilla que recubre la cabeza. Cortar la parte terrosa del pie. Separar los pedúnculos (los pies).

Lavarlos sin sumergir en agua, rápidamente, ya que si toman mucha la absorberán y deslucirán el cocinado.







Pincelar una sartén con aceite y pasad los champiñones (las cabezas) a asar boca abajo. Mantenemos tres-cuatro minutos, salando muy poco y los retiramos a un plato.




 



Picamos menudos los ajos y los pies.
En dos cucharadas de aceite, en una sartén pequeña, doramos los ajos y el picado de los pedúnculos. Añadimos el jamón y enseguida apagamos el fuego, dejando templar.









Rellenamos con esta farsa los champiñones y los volvemos a poner sobre la sartén, nuevamente pincelada de aceite. Cubrimos con una tapadera y dejamos cinco minutos terminar a fuego fuerte.






Espolvoreamos perejil picado por encima y servimos calientes, rociados de zumo de limón si nos gusta.




domingo, 13 de julio de 2014

ENSALADA TIPO CAPRESE CON AGUACATE



De Capri es originaria la deliciosa ensalada caprese, de ahí su nombre. En la bella isla italiana se cree que se inventó este plato llevando los colores de la bandera del país, el rojo del tomate, el blanco de la mozzarella y el verde de las hojas de albahaca. Italia la ha convertido en plato nacional y muy raro es que no se sirva en cualquier restaurante, aunque sea modesto. Yo la descubrí hace ya algunos años en un restaurante que regentaba una señora italiana un poco seria, si le sonreías intentando ser amable te miraba con indiferencia, pero sin embargo manejaba de maravilla el local, impecable, diría yo ¡y la comida!  ...todo un lujo. De la auténtica caprese a ésta hay ciertas diferencias, por eso la he llamado "tipo" pero no es menos buena... está para comérsela (si me leyera la italiana no sé qué diría, jejeje).




Ingredientes:





- Tomates rojos y prietos.
- Queso de cabra.
- Aguacates.
- Jamón serrano.
- Aceite de oliva.
- Sal.







Elaboración:


 



Lavamos los tomates y los disponemos en una bandeja de servir, cortados en láminas de medio grosor. Cortamos el queso, o lo compramos ya cortado, intercalamos con el tomate y con el aguacate en láminas rociado previamente con zumo de limón. Salamos y repartimos un hilo de aceite de oliva por encima. Servimos acompañada de jamón serrano 




¡¡¡Buenísima!!!





viernes, 11 de julio de 2014

ZARANGOLLO MURCIANO



Es tiempo de llevar los productos de la huerta a nuestra mesa, siempre lo es, así es que he dicho una tontería, me lo podía haber ahorrado, jejeje. Digo que es tiempo, porque ahora en verano parece que estén más presentes y nos llaman más la atención. Seguro que os pasa como a mí cuando vais al mercado, todas las verduras os parecen pocas y se os pegan a las manos ¿qué hacer con ésta? ¿y con aquella? ¡hay tantas maneras de prepararlas...! siempre saben muy bien y sobre todo son muy, pero que muy saludables.
Hoy os traigo este delicioso plato regional, de nuestra Murcia (perdonadme si no lo reproduzco bien) a petición de un amigo "cocinillas" que no lo conoce y está muy interesado en él. Agradezco la materia prima que vino de su huerta y se la dedico especialmente.



Ingredientes:






- Calabacines 3.
- Cebollas 2.
- Huevos 4.
- Aceite de oliva 1 vasito.
- Pimienta negra molida (opcional).
- Sal.








Elaboración:


 




Pelad y cortad las cebollas en cuartos y sumergirlas en agua con hielo (si no os apetece llorar).







Mientras, cortamos los calabacines, después de lavarlos muy bien, en dados regulares (se pueden pelar si queréis).


 



Retiramos las cebollas del agua y las cortamos en pluma. Las ponemos a pochar a fuego medio, salando un poco. Cuando se vuelvan transparentes añadimos los calabacines, mezclamos y salpimentamos, dejando que se hagan despacio y moviendo de vez en cuando con cuidado para no deshacerlos, deben quedar blandos pero enteros.




 




Al principio pensé que con tres huevos tendría suficiente, pero a última hora decidí poner uno más para aportar más jugosidad. Batimos los cuatro huevos y los volcamos sobre la verdura, mezclando bien y esperando que cuajen.






Servimos enseguida, muy calentito, con un buen trozo de pan del bueno.