¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


sábado, 31 de enero de 2015

MACARRONES CON ATÚN



Esta receta es de las facilillas, no me digáis que no los habéis hecho nunca, que no me lo puedo creer. Ha salido a estas páginas por mi hijo, que a miles de kilómetros de distancia, me ha pedido que se la publique para poder hacerla allá donde se encuentra. De todas formas seguro que hay jóvenes que aún no han probado a cocinarla y no es que ésta sea la manera mejor de elaborarla, es la que nos gusta a mi familia y a mí, ya sabéis, con unos toquecitos diferentes.

Pues aquí la dejo, con mucho gusto.

Y no me voy aún sin antes hablaros de Pilar, si conocéis a Concha, que es su hermana, seguro que sabéis de quien os hablo. Pilar tiene un blog de cocina que se llama La Olla Vegetariana, es una luchadora por la dieta vegetal, no muy estricta. Tenemos que aprender de ella pues estoy segura que su camino es un buen camino, aunque cueste renunciar a lo que nos gusta,  por la salud. Siempre que entro a su blog me llevo aprendido algo, sus recetas me agradan, quizás mi paso difícil es decidirme por su postura y prescindir de lo que no quiero prescindir por deseo de mis papilas gustativas, que suelen ser "un poco caprichosas". Entrad a su cocina y comprobaréis que os gusta y ella también.
Gracias Pilar, por acordarte de mí para un premio. Eres una buena persona. ¡¡¡Felicidades , hoy es tu cumple!!!



Ingredientes 4 personas:



- Macarrones rayados 400 g.
- Atún en aceite (conserva) 4-5 latas de 85 g.
- Cebolla ½.
- Ajos 2 dientes (no muy grandes).
- Perejil fresco.
- Tomate frito (mejor casero) 250 g.
- Aceite de oliva 4 cdas.
- Sal y pimienta molida.







Elaboración:

 





Cocer la pasta en agua hirviendo con sal. Mover al principio y durante la cocción unas cuantas veces. Para que quede al dente no la haremos mucho (suelo darles ocho minutos, pasándome un poco diez). Ya cocidos los macarrones los escurrimos del agua.






Mientras, podremos hacer el sofrito. Cortamos la cebolla menuda y la pochamos en el aceite, si veis que queda seca añadís un poco más. Casi hecha, incorporamos un ajo y unas hojas de perejil picadas. A continuación ponemos el atún, sin el aceite y desmenuzado, salpimentando. Cubrimos con la salsa de tomate y rehogamos cinco minutos.


Disponemos la pasta en una bandeja de servir y volcamos la salsa de atún encima. Para terminar, repartimos sobre ellos el otro ajo y más perejil fresco picados.

Servimos enseguida.


miércoles, 28 de enero de 2015

BOMBONES DE S. VALENTÍN



Aquí me tenéis de nuevo con otra receta para san Valentín, ¡no he tardado mucho!

Como no tiene complicación elaborarlos, he decidido traeros este postre, destinado para aquellos que celebrarán el día de los enamorados y están un "poquillo" perdidos. Si hemos decidido quedarnos en casa, tan a gusto, qué mejor que culminar una bonita cena con un bombón buenísimo y cuando os miréis a los ojos con vuestra pareja, con esos, los de "borrego desollado" (se dice por Andalucía), tan típicos, jajaja, os sentiréis casi en el Paraíso cuando los probéis.

Un abrazo para todos y feliz día.


 


Ingredientes para seis bombones:



- Queso Philadelphia 200 g.
- Nata 35% 250 ml.
- Azúcar 4 cdas. soperas.
- Chocolate Nestlé postres especial fundir 150 g.
- Mantequilla sin sal 35 g.
- Almendra crocanti para cubrir (se vende en casi todos los súper).





Elaboración:


Batimos el queso, la nata y el azúcar hasta integrarlos bien.

La mezcla obtenida la repartimos en flaneritas individuales. Rasamos.


Las ponemos a congelar, tres-cuatro horas.


 




Desmoldamos sobre platitos.






 





Troceamos muy menudo el chocolate, o lo rallamos.








Fundimos la mantequilla a fuego medio, la retiramos, y añadimos el chocolate, mezclamos muy bien para que no queden grumos. Incorporamos una cucharada de leche fría, sin parar de mover hasta que brille.




Con una cuchara sopera repartimos el chocolate encima de cada bombón, dejándolo caer por los lados, si se desborda un poco no pasa nada, luego lo recogéis, pero procurad que no se desperdicie mucho. Reparar los huecos con la hoja de un cuchillo, extendiéndolo para que quede cubierto por todos lados. Esto debemos hacerlo rápidamente antes de que se seque. Esparcir la almendra crocanti por encima. Retirar los flecos sobrantes de chocolate de la base. Volver a meterlos en el congelador y sacarlos unos minutos antes de servir.


domingo, 25 de enero de 2015

ENSALADA CUPIDO



Ya se nos acerca el famoso día de los enamorados y en estos días la red se atiborra de recetas para el evento. Aunque no soy mucho de estas corrientes sociales, quiero poner un granito de arena, traeros una aportación para una cena romántica que a la vez de sana sea bonita. Tal vez me anime y si dispongo de tiempo haré alguna cosilla más.

Felicito a las parejas del mundo y les deseo que se quieran siempre y de verdad, es lo principal.


 

Ingredientes:

- Remolachas cocidas y peladas 3.
- Nueces 6.
- Maíz en conserva media latita.
- Pepino 1.
- Rabanitos 5-6.
- Kiwis (optativo) 2.

Aliño:


- Jengibre fresco rallado 1 cdta.
- Zumo de ½ lima.
- Miel 1 cdta.
- Aceite de oliva 4 cdas.
- Escamas de sal Maldon 1 cdta.
                                                                                                                                 - Perejil para adornar.





Elaboración:

 



Elegid un plato o ensaladera medianos. Cortar la remolacha en círculos de parecido grosor y con un cortapastas de corazón hacer las formas (utilizar los restos para otras ensaladas), colocar en el borde del plato.





Lavar el pepino y pelar a bandas la piel. Laminar.

Lavar los rabanitos. Retirar los extremos. Laminar.

 



Colocar una rodaja de pepino y otra de rabanito encima, formando un círculo por dentro de los corazones. De usar kiwis ponemos, rodaja de kiwi, de pepino y de rabanito.

Rellenar el centro con maíz. Colocad un rabanito entero enmedio.





Distribuir alrededor las nueces.

Emulsionar el aliño, sin la sal y el perejil.

Regad la ensalada, esparcir las escamas de sal y adornar con unas hojitas de perejil.

Servir del tiempo.


jueves, 22 de enero de 2015

NIÑOS ENVUELTOS A MI MANERA



Hubo en mi adolescencia nombres de recetas que me llamaron la atención de manera especial, creo que éste de los que más. Me pregunté que a qué llamarían envolver niños, jajaja. Como es normal quería enseguida probarlos. Para hacerlos busqué información y no encontré demasiada, además entonces no manejaba Internet, ni tenía siquiera un ordenador, pero un día encontré un librito de aquellos que les regalaban a nuestras madres cuando compraban la olla exprés, y allí casualmente di con ellos, cuando casi había olvidado que me habían interesado en su momento. Por descontado esta receta que os traigo no es la misma que leí, la transformé a mi gusto quitando y poniendo de aquí y de allá. El nombre lo he conservado a pesar de que no sea muy ortodoxo. Hoy día sé que se elabora en muchos lugares de Sudamérica y que en la mayor parte de los casos se usan hojas de col o de parra para la envoltura, recordando a los dolmades o tabaquitos griegos (si queréis ver mis dolmades, aquí os dejo el enlace), el relleno también varía, pero como he dicho éstos son a mi manera.
Os cuento los niños.



Ingredientes:


- Filetes de ternera, especial asar 1 por persona.
- Salchichas pavo-pollo 1 por filete.
- Cebolla 1 mediana.
- Laurel.
- Vino blanco 1 copa.
- Harina.
- Aceite de oliva.
- Caldo de carne 1 pastilla
- Pimienta negra molida.
- Sal.



Elaboración:


Aplanamos los filetes con un mazo y salpimentamos un poco.






En 6 cucharadas de aceite doramos las salchichas. Dejamos templar.





 



Envolvemos cada filete con una salchicha dentro, girando a la vez que presionamos, hasta dejarlos bien cerrados. Si sobresalen las salchichas, recortamos los extremos para dejarlos a ras de la carne.




 





Pasamos por harina y los freímos donde hicimos las salchichas.





 


Cortamos menuda la cebolla y la ponemos a pochar en el resto del aceite (que de no haber quedado mucho, añadiremos un poco más), junto con el laurel. A media cochura incorporamos una cucharada rasa de harina y la sofreímos. Añadimos el vino y un vaso y medio de agua, dejamos cocer con el cubito de carne 5 minutos.


 




Trituramos la salsa, retirando el laurel, e introducimos los niños dentro para cocerlos. Si no quedaran bien cubiertos los iremos girando mientras se cuecen. Controlamos el espesor de la salsa. Hervimos a fuego medio 15-20 minutos.








Servimos.

lunes, 19 de enero de 2015

PAN DE POLENTA




Hace ya un tiempo que os prometí este pan ¿os acordáis de cuando subí la receta de la ensalada de polenta? ...yo sí, aunque digo tantas cosas que algunas se me tienen que olvidar.

Pues bien, de hoy no pasa y aquí la tenéis aquellos que sentíais curiosidad por él, y para los demás la dejo igualmente con mucho gusto, que tal vez se animen después de ver lo fácil que es de hacer y lo bueno que resulta. No es que tenga la receta exacta, eso pienso, pero se aproxima bastante a la original.

Os cuento que esta manera de hacer pan es peculiar del sur de Estados Unidos, al menos eso me dijo mi amiga y compañera de estudios Loli Sáez, que vive hace muchos años por allí y que tuvo la amabilidad de darme la receta. Por entonces no se comercializaba la polenta mucho en España y era complicado encontrarla (sí la maizena, que no es lo mismo, a pesar de que las dos proceden de maíz).

La primera vez que probé este pan fue en una barbacoa, al más puro estilo americano. De él me gustó mucho su sabor y su textura crujiente, claro conociéndome, no pude descansar hasta que me hice con la receta y la verdad era que Loli no sabía quién se la dio, ni de dónde la había sacado.

Mi consejo es que lo comáis recién hecho, si os sobrara tendréis que calentarlo al horno para devolverle su textura crujiente.

 

Ingredientes:



- Polenta instantánea 250 g.
- Sal fina 2 pellizquitos.
- Huevos tamaño L, 2.
- Levadura Royal 2 cdtas.
- Mantequilla 80 g.
- Suero de leche o buttermilk 250 ml.




 



Podéis comprar el buttermilk en Lidl o fabricarlo vosotros mismos.
Cómo elaborarlo:
Medís 250 ml. de leche desnatada o semi, incorporáis 1 cda. colmada de zumo de limón y removéis la mezcla. Dejáis reposar quince minutos y antes de usar mezclamos de nuevo.






Elaboración:

 



Derretir 50 g. de la mantequilla en el microondas y esperar que temple. La reservamos para utilizarla cuando hagamos la masa del pan. Encender el horno a 220 ºC. Untar con el resto de la mantequilla las paredes y fondo de una sartén de hierro (de no tenerla, valdría, aunque no es igual, un recipiente de pírex) apta para horno y con alguna profundidad, éste pan crece poco.





Unir en un bol los ingredientes secos, polenta, sal y levadura.

Batir el suero y los huevos, con varillas, montando lo que admita. Añadir a la mezcla de polenta poco a poco y suavemente. Por último echar la mantequilla y mover con tacto.


 


Introducimos la sartén en el horno sin nada, sólo para que se caliente y se tueste la mantequilla con la que la untamos. Ya incorporados los ingredientes, después de cinco minutos de estar la sartén en el horno, volcamos el preparado rápidamente, sin retirarla fuera, debemos oír cómo crepita la masa al caer dentro.




 



Horneamos veinte minutos. Antes de sacar el pan lo dejamos unos minutos dentro del horno, apagado.

Volcamos y cortamos en rebanadas.







Comer recién hecho, no lo olvidéis.


jueves, 15 de enero de 2015

ENSALADA DE ALGAS CON SALSA TERIYAKI



Para contrarrestar calorías nos vendrá de maravilla este plato. Algunos días traeré recetas del continente asiático a ver si de esta manera perdiéramos algo de peso (xD, jajaja) y por supuesto a ver si también  nos acostumbramos a sus productos y sabores.
Al principio puede que no os llame nada la atención: "...que me quede como estaba", decía el chiste (suponiendo que vamos a peor) pero estoy segura que estáis conmigo ¡¡¡los aventureros!!! No se puede ser inmovilista en la cocina, como en muchas otras cosas tampoco, se nos brinda la posibilidad de probar comidas exóticas y hay que aprovechar las ocasiones, más aún cuando se nos ha informado de sus características nutricionales beneficiosas. No pienso ofrecer cocina asiática a mi invitado, que sólo come lo de siempre y que hasta a lo de siempre le pone pegas si se le ha innovado algo.

Esta receta la leí en un librito hace ya varios años y el problema que tenía para poder hacerla era que no sabía dónde comprar los ingredientes, pero hoy los encuentro sin demasiada dificultad. Las latas de espagueti y de wakame son de Porto-Muiños "las verduras del mar" producción ecológica, compradas en Alcampo. El sake lo pido por internet. El Mirín lo compro en una tienda especializada en Almuñécar, supongo que será fácil que El Corte Inglés lo tenga también. Tanto uno como otro duran bastante.

Jugamos otra vez con las conservas para hacer un delicioso plato de ensalada que sabe a mar.
Me gusta esta receta ¿y a vosotros?


 

Ingredientes de la ensalada:


- Algas Wakame al natural 70 g.
- Espagueti de mar al natural 85 g.
- Sésamo 1 cda.
- Guindilla seca roja unos aritos.

Ingredientes de la salsa Teriyaki:


- Azúcar 1 cda. rasa.
- Salsa de soja 3 cdas.
- Sake 1 cda.
- Mirín 1 cda.




Elaboración:

 




Muy fácil de preparar, consiste en abrir las latillas y en un bol mezclarlas con el sésamo y la guindilla roja.









Emulsionar aparte los ingredientes de la salsa Teriyaki y cubrir las algas, removiendo.







Dejar en el frigorífico un rato y servir.

lunes, 12 de enero de 2015

CREMA DE RÚCULA CON VIEIRA



Estoy segura que os va a apetecer esta cremita, es muy fácil de preparar y para hacerla más saludable he sustituido la nata por leche evaporada.

Estos días, más o menos fríos, son de comidas que entonen el cuerpo y aunque no voy a tardar en subir comidas algo más calóricas, la de hoy es perfecta para un primer plato de dieta a la vez que reconforta nuestros estómagos.

El sabor de la rúcula casi no se percibe, es muy suave, lo digo por los que no gustan de esta rica hierba, queda muy agradable al paladar, os la recomiendo.

Las vieiras las compro congeladas y ya limpias, siempre salen más económicas que las frescas, Lidl, El Corte Inglés y Alcampo sé que las tienen.

¿Queréis probarla?



Ingredientes:


- 120 g. de rúcula.
- 1 cogollo (pequeño) de lechuga.
- 1 patata mediana.
- 1 cebolleta.
- 1 puerro (la parte blanca).
- 1 paquete de leche evaporada.
- 1 vaso de agua.
- Vieiras (descongeladas) 1-2 por persona.
- Sal.
- Pimienta molida.
- Aceite de oliva 5 cdas.




Elaboración:


Sofreír patata, cebolleta y puerro. Después de cinco minutos incorporar la lechuga y la rúcula, sofreír un rato más. Añadir sal y pimienta. Echar el agua y la leche evaporada. Cocer hasta ablandar la patata, a fuego medio.De necesitar más líquido, añadimos agua en pequeñas cantidades, para no aguar la crema.


Triturar muy fino o colar.


 



Secar las vieiras con papel de cocina para que pierdan el agua de congelación y asarlas en una sartén con un poquito de aceite, un par de minutos por cada lado, a fuego fuerte.







Componer el plato. Servir enseguida.

jueves, 8 de enero de 2015

MERMELADA DE PIQUILLOS



Aquí me tenéis de nuevo, después de varios días de fiesta acompañados de otros temas que prefiero no mencionar. En esta vida no se puede ser feliz nunca, siempre hay quien o quienes lo estropean todo, menos mal que aún queda fortaleza interna (poca ¡eh!) para ir superando baches y no sería justo que me quejara pues hay cosas infinitamente peores.



Cuesta un poco volver a la rutina de antes, meterse en el papel que voluntariamente me he asignado ¡Y cómo no! de nuevo tengo que agradecer a mi marido y a mis hijos el estar subiendo otra receta, ellos han insistido en que vuelva a publicar y aunque no hace mucho os traía una de dulce ¡pues hoy, repito! ...de dulce-salado, a ver si pasan las malas rachas y como cantaba la Poppins si hay "algo amargo" con azúcar pasará, jajaja.







Ingredientes:



- Pimientos del piquillo, escurridos del agua 240 g.
- Azúcar blanquilla 120 g.
- Aceite de oliva 1 cda.
- Vinagre de vino blanco 1 cda.
- Agua 4 cdas., ó 4 cdas. del líquido de la conserva.





Elaboración:


 




Dejamos escurrir los pimientos en un colador y reservamos el líquido sobrante.







Calentamos el aceite y sofreímos tres minutos los pimientos cortados en tiras gruesas. Incorporamos el azúcar, el vinagre y el agua o caldo. Disolvemos y cocemos a fuego bajo sin parar de mover (bueno, un ratillo corto vale, pero sin perderla de vista) durante veinte minutos.







Retiramos del fuego y trituramos con cuidado para no salpicar y que nos queme.





 



Volcamos en un recipiente de cristal o loza y dejamos que enfríe. Después tapamos y metemos en el frigo hasta usar. Como he dado poca cantidad no será necesario envasarla para conserva.







Servirla con queso fresco de cabra es muy buena idea, son excelentes compañeros.


Un beso y abrazo fuerte para todos los que me seguís y para todos los que me veis, me sentiré feliz al contar con vosotros. Que este año os dé lo mejor.