¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


jueves, 26 de febrero de 2015

ALCACHOFAS TOSTADAS



A muy pocas personas no les gustan las alcachofas. Cuando leo comentarios de alguna receta de los blogs de mis compañer@s que las llevan, casi siempre todos coinciden en el gusto por ellas. No voy a ser menos, tal vez cuando muy pequeña no las aceptara de buen grado, pero ya de adolescente las comía feliz en prácticamente todas sus variantes.

Esta manera de preparar, las que ahora os explicaré, es una de mis favoritas. Es sencillísima de hacer y está para chuparse los dedos. Con pocos ingredientes tenemos una "delicatessen" en casa.

Aquí os la dejo:


Ingredientes:


- Alcachofas de parecido tamaño 6.
- Ajos 1 diente mediano.
- Perejil un manojito.
- Zumo de limón.
- Aceite de oliva.
- Sal.




Elaboración:


Quitamos las hojas exteriores y duras a las alcachofas. Recortamos las puntas y pelamos el tronco, que no desechamos. Sumergimos mientras las vamos limpiando en agua con limón para que no se ennegrezcan.

 




Escurrimos bien y las pasamos a una sartén con un dedo de aceite. Bajamos la llama al medio y las vamos girando para que se hagan por todos lados, por la zona del corte y la base.




 



En veinte minutos suelen estar listas, para ese tiempo tienen que haber tomado un color "tostado". Debemos tener cuidado y no quemarlas. Apagamos el fuego y las dejamos dentro cinco minutos, con una tapadera puesta, para que terminen su cocción y se mantengan calientes.









Mientras se hacían, hemos batido el ajo (sin el germen), el aceite de oliva (150 ml.), una cucharada de zumo de limón y sal.







Disponemos las alcachofas en una bandeja boca abajo y regamos con esta salsa. Servimos calientes.


lunes, 23 de febrero de 2015

LENTEJAS CON MORCILLA



Un plato de legumbres debía ser obligatorio dos veces a la semana. Estas lentejas llevan premio, por habernos portado bien y haber dado buena cuenta de verduritas todos los días. Lograremos no añadir más calorías a nuestro cuerpo eligiendo una buena morcilla, que no lleve prácticamente nada de grasa, claro está que bien condimentada, con ese gustillo sabroso de los cominos y la matalahúva.

Para entrar en calor y aprovechar sus nutrientes beneficiosos os animo con las legumbres, que se nos olvidan. Os cuento cómo va la receta, muy fácil.




Ingredientes:



- Lentejas de Lanzarote 250 g.
- Cebolla 1.
- Laurel 1 hoja.
- Morcilla de cebolla, media curación (vuestra preferida).
- Aceite de oliva.
- Pimienta en grano.
- Sal.





Elaboración:


Lavamos las lentejas y las escurrimos. Las ponemos a cocer con agua que las cubra y dos dedos más por encima.

 




Añadimos la cebolla, el laurel, los granos de pimienta y seis cucharadas de aceite de oliva. Mezclamos y dejamos que cueza todo junto.







A los treinta minutos sacamos la cebolla y la trituramos. Retiramos el laurel. Volcamos sobre las lentejas e integramos. Sazonamos. Ponemos más agua para que sigan cubiertas las lentejas y dos dedos más. Cocemos diez minutos más.





En una sartén pincelada de aceite sofreímos, unos instantes, la morcilla en ruedas.








Servimos las lentejas individualmente y repartimos rodajas de morcilla encima. Acompañamos de una guindilla vasca en vinagre.


viernes, 20 de febrero de 2015

BARRITAS VILLEROY DE PAVO



Pensando en los niños ideé esta receta, sin esperarme que a los mayores les iba a gustar igual que a ellos.
Para hacer estas barritas prefiero usar pavo en lugar de pollo, pues es más rígido y así es menos probable que se nos rompan. Los niños agradecerán que las acompañemos de patatas fritas y sus "imperdonables salsas", los mayores querrán mejor un tzatziqui, un chimichurri, un guacamole, una salsa picante... eso lo dejo a vuestra elección, pero no os olvidéis de poner una gran ensalada con un buen aliñito.

Hace un par de días que un blog amigo me mencionaba en una de sus entradas, dedicándome una receta, me refiero al blog Las recetas de Francisco y Pablo, no sé si lo conocéis y por eso y porque les agradezco el detalle quiero hacéroslo llegar e invitaros a entrar en su espacio. A Pablo tengo el gusto de conocerlo personalmente hace años y de él no tengo palabras para contaros la persona tan buena que es, además de su educación perfecta, tiene a quien salir, jejeje. Son muy jovencitos y se manejan muy bien en la cocina, seguro que os gustará conocerlos, ellos os esperan con los brazos abiertos. Tienen alma de artistas y por esto también trabajan en figuras del Belén haciendo verdaderas preciosidades, si os apetece visitar la página que tienen dedicada a ésto buscadlos en AnimalesDeBarro. Muchas gracias por adelantado chic@s.




Ingredientes para 22-23 barritas:


- Filetes gruesos de pechuga de pavo 6.
- Mantequilla 50 g.
- Harina 75 g.
- Leche entera 400 ml.
- Parmesano en polvo 3 cdas.
- Sal, pimienta.
- Aceite de oliva.
- Un huevo batido con leche.
- Harina para rebozar.
- Pan rallado para rebozar.





Elaboración:

 




Salpimentar los filetes y pasar por la sartén con un poco de aceite. Hacerlos por las dos caras y en cuanto cambien de color los retiramos a un plato. Dejamos que templen. Procuramos cortar en tiras parejas los filetes, los restos podemos guardarlos para sopas, croquetas...





Preparamos una bechamel. Fundimos la mantequilla, incorporamos la harina y la cocinamos un poco. Añadimos la leche fría. Salamos discretamente. Removemos con varillas deprisa, con movimientos circulares. Cocemos quince minutos. Apartamos del fuego y agregamos el queso, que se fundirá con el calor, y mezclamos bien. Dejamos que temple.


Envolvemos cada barrita de pavo en un trozo de bechamel, que ponemos aplastada debajo y cerramos por arriba perfectamente, si no queda bien cubierta ponemos un poco más por encima, lo importante es que queden bien cerradas. Las hacemos rodar emparejando por todos lados.


Rebozamos primero en harina, luego en el huevo, por último en pan rallado. Las metemos en el frigo un par de horas o tres.


 




Freímos en abundante aceite, en tandas y de pocas en pocas.








Servimos calientes.



martes, 17 de febrero de 2015

RAMEN CON FIDEOS UDON JAPONESES



Como estos días atrás os comenté que traería alguna otra receta oriental, aquí tenéis la clásica sopa ramen, que después de mucha insistencia por parte de mi hija me decido hoy a compartirla con vosotros, os dejaré un enlace a su canal de YouTube por si queréis verla en vivo y en directo.

Sobre esta sopa, que en mi viaje a París pude comprobar se servía en el Barrio Chino en prácticamente todos los restaurantes, hay distintas versiones y algunas de ellas difieren por el tipo de fideos que se utilizan para su elaboración. Os traigo el ramen con los “Udon”, que son los fideos tradicionales usados en Japón. Los ingredientes de los que se compone esta sopa pueden ser un problema a la hora de conseguirlos, fácilmente si os animáis con ella podréis pedirlos en la página: www.japonshop.com No me llevo comisión, jajaja, pero es la única manera que he encontrado para obtener productos japoneses, los traen pronto y no son caros ...¡y duran!

Si queréis acentuar aún más los sabores, os animo a poner un tanto más de cada uno de los ingredientes.


Ingredientes:





Para la sopa (fondo):

- Carcasa de pollo 1.
- Ajos 2 dientes.
- Jengibre 1 cda. (mejor fresco).
- Cebolleta 1 (con 3 cm. del tallo verde).
- Zanahoria 1.
- Cebolla ¼.
- Algas Kombu 6 hojas.
- Agua para la cocción (suficiente para cubrir los ingredientes).
- Sal 2 cdas. rasas.





Para la salsa:

- Magro de cerdo 250 g.
- Sake 50 ml. (se puede sustituir por Jerez dulce).
- Salsa de soja 50 ml.
- Tallo de cebolleta verde 3 cm (yo añadiría 3 más).
- Agua para cocer la carne (suficiente para cubrir la carne).




 


Para añadir a la sopa:

- Fideos Udon 90 g.
- Komatsuna (en su defecto espinacas frescas).
- Brotes de bambú 50 g. (en grandes superficies)
- Huevo cocido (½  por persona).







Elaboración:


Aunque a primera vista asusten tantos ingredientes a la hora de la verdad no tiene ninguna complicación. Se trata de preparar un fondo que nos servirá de base para componer el ramen.


 


En una olla rápida, no teniendo vale una olla exprés convencional, preparamos un caldo con los ingredientes arriba indicados. Cocemos hasta ablandar las verduras y que quede desarmada la carcasa. Colamos y reservamos.





  
Mientras, coceremos en agua que lo cubra, el trozo de cerdo con el sake y la soja. Reduciremos el caldo a fuego medio (si ponemos sal, discretamente). Sacamos la carne y la troceamos. Reservamos. Sobre la salsa, estando caliente, ponemos el tallo de la cebolleta cortado en rodajitas, dejando que infusione dentro. Reservamos.


 





Hervimos las espinacas (no pude conseguir la komatsuna que es un repollo japonés, difícil de encontrar) tres minutos.






Ponemos agua abundante a hervir, sin sal y sin aceite y cocemos los fideos Udon ocho minutos. Colamos el agua y escurrimos.





Nos queda montar el ramen:
Sobre una sopera o cuenco individual echamos toda o parte (según el recipiente) de la salsa, sobre ella la sopa o caldo, removemos, a continuación los fideos, los brotes de bambú, las espinacas, el cerdo cortado en laminitas y el huevo cocido partido por la mitad.





A los japoneses les gusta colocar a la hora de comer los ingredientes por separado, nosotras hemos hecho lo mismo.

Servimos caliente.



Y aquí os dejo un vídeo que ha hecho mi hija en su canal de la misma receta que hicimos juntas:


sábado, 14 de febrero de 2015

REVUELTO DE PATATAS CON HUEVOS



No está mal que de vez en cuando nos tomemos un plato de nuestro agrado, aunque sea hipercalórico. Recuerdo que cuando éramos pequeños solía estar presente, al menos un día a la semana,  el combinado de patatas y huevo frito y nadie ponía el grito en el cielo, a pesar de ésto los niños de entonces no éramos, salvo excepciones, obesos ¿qué habrá cambiado? tal vez la placeta, ya olvidada por los niños de hoy, en dónde jugábamos a correr y a saltar ( nosotros ya no tenemos edad de placeta,jajaja, hay otras opciones ¿no?) y que hemos dejado por el ordenador y demás "juegos de silla" en los que incluyo el "sagrado televisor", que requieren pasar montones de horas diarias sentados frente a sus pantallas, que nos atrapan, gastando nuestro tiempo. Claro, de esta manera ¿quién se atreve con un plato como éste? Lo que no me podéis negar es que nunca hemos vivido tan obsesionados por nuestra figura. Esto es un hecho y no podemos dar marcha atrás, alguna fuerza nos empuja a proceder como lo hacemos. También la sociedad nos obliga a cambiar nuestra manera de vida y lo que está claro es que no podemos ir contra corriente. Ahora llaman a los que no saben de tecnologías analfabetos, xD ¡qué nos quedará por ver!

Lejos de historias, que lo único que hacen es darnos motivos para pensar, sin deseos de hacerlo, disfrutemos, aunque sea un día, de este suculento plato. Ojalá que el remordimiento no surja de comernos este revuelto de patatas y huevos, que hay otros motivos con más fundamento para atacar consciencias ¡Y lo buenísimas que están!


 



Ingredientes:


- Patatas.
- Huevos.
- Jamón serrano.
- Aceite de oliva.
- Sal.






Elaboración:


Escogemos unas patatas de similar grosor, las lavamos, secamos y las ponemos a asar en el microondas. Diez, doce minutos a máxima potencia, si no son más de cuatro o cinco y de mediano tamaño.

Tapamos con film el recipiente y agujereamos por varios sitios con la punta de un cuchillo.

 




Esperamos que templen y les quitamos la piel. Cortamos en bastones gruesos con cuidado de no romperlas y las colocamos sobre una fuente hasta el momento de freírlas.






Esta técnica de freír patatas me la inventé, eso creo. Con ella las patatas no tardan casi nada en hacerse ya que están perfectamente cocidas por dentro y además no absorben tanto aceite.

Ponemos una sartén con abundante aceite a calentar y cuando esté a punto de humear echamos las patatas, de pocas en pocas para no rebajar la temperatura. Estarán listas cuando hayan alcanzado color dorado. Casi a punto de retirarlas, quitamos aceite, dejando lo mínimo y enseguida rompemos los huevos encima, revolviendo hasta que cuajen.


Servimos escurridas y distribuimos unas lonchitas de buen jamón serrano entre ellas.


miércoles, 11 de febrero de 2015

LOMO DE CERDO AGRIDULCE



De María Pilar Jerez Gaeta aprendí esta receta y muchas otras, tal vez su libro fue el primero de otros tantos que llegarían después a mis manos. Le mando desde mi humilde blog un abrazo cariñoso y un gracias enorme por haberme enseñado parte de su cocina a la que le tengo mucho aprecio. He modificado algunas cantidades.
Me gustaría, que si os habéis apuntado al sorteo, comprobárais que no os falta el mail ¡qué pesada! ¿no?Y para mis nuev@s seguidores, además, un lugar dónde localizarlos. Gracias miles.




Ingredientes para macerar:


- Carne magra de cerdo (yo le he puesto lomo) 300 g.
- Ajos 2-3.
- Jerez 2 cdas.
- Salsa de soja 2 cdas.

Ingredientes para la salsa:


- Piña en su jugo 250 g.
- Zanahorias 2.
- Pimiento verde 1.
- Maizena 1 cda.
- Salsa de soja 3 cdas.
- Aceite de oliva o girasol 2 cdas.
- Vinagre de vino blanco 1 cda.







Elaboración:

 



Troceamos la carne en dados no muy grandes (dados de bocado) y la maceramos con los ajos picados, el Jerez y la salsa de soja durante una hora o más.



 




Cocemos, cortando en trocitos las zanahorias y el pimiento, en la mitad del jugo de la piña y otro tanto de agua. A mi me gusta cocida "al dente". Reservamos.










Hacemos una mezcla con la Maizena, la soja, el aceite y el vinagre, y batimos con un tenedor.







Pasamos la carne a una sartén con el aceite sin dorarla demasiado.






Unimos el lomo con la verdura ya cocida y la piña troceada.Vertemos la salsa de soja sobre la carne cocinando unos minutos más.







Servimos, según aconseja María Pilar, con arroz blanco y ensalada de lechuga.

domingo, 8 de febrero de 2015

PECHUGAS DE POLLO AL CURRY DE MADRÁS



Como casi siempre, os dejo una receta fácil. Se pueden hacer muchas cosas ricas en la cocina sin demasiados líos, mostrároslas es uno de mis propósitos desde que me inicié en este mundo, con la sana intención de llegar hasta vosotr@s y que no os rindáis en el intento. A mis compañeras, fabulosas cocineras donde las haya, no les enseño nada, pues ellas se bastan solitas.

Me gustaría que probarais este pollo y que luego vengáis a contarme cómo os quedó. Siguiendo la línea de reducir calorías a nuestra dieta, os dejo con él.



 

Ingredientes:



- Pechugas de pollo en filetes 500 g.
- Cebolla en polvo 1 cda. sopera.
- Leche evaporada 400 ml.
- Curry de Madrás 1 cdta.
- Aceite de oliva.
- Pimienta molida.
- Sal.








Elaboración:


 





Pasamos las pechugas por el aceite caliente y sellamos. Salpimentamos. Reservamos.





 




En el aceite que ha sobrado echamos la cebolla en polvo y la doramos sin quemarla.




 




Cubrimos con la leche evaporada, añadimos el curry y disolvemos mezclando bien.Si os apetece un sabor pronunciado poned un poco más.






 





Sumergimos las pechugas en la salsa unos minutos, hasta que se espese.








Servimos enseguida.