¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


miércoles, 25 de marzo de 2015

HUEVOS RELLENOS DE SALMÓN MARINADO



¡Qué vistosos son estos huevos y cómo pueden convertirse siendo una cosa sencilla en algo atrayente! Quiero compartirlos con vosotr@s y más aún ahora que se van acercando los calores y van apeteciendo platos más refrescantes.

Combinándolos con lechugas bicolor conseguimos darles un aspecto de fiesta y ¿por qué no servirlos como parte de un buffet? Os explico de qué va la receta de hoy y veréis que además de bonita es muy fácil y sabe fenomenal.

Sin fotos de los ingredientes y sin el paso a paso os la presento.


Ingredientes:

- Huevos cocidos 6.
- Salmón marinado 150 g.
- Mayonesa.
- Huevas de lompo.
- Lechuga red lettuce.
- Tomates kumatos 2.
- Aceite de oliva.
- Vinagre de Módena.
- Sal en escamas.

Elaboración:

Cocidos los huevos, los pelamos y los cortamos a lo largo, sacando las yemas con cuidado de no romperlos, y las pasamos a un plato.

Lavamos bien la lechuga, la secamos, separamos sus hojas y la disponemos rodeando una bandeja de servir.

Cortamos menudo el salmón, reservando unas tiras para hacer luego unos rulitos para la decoración.

Chafamos las yemas y mezclamos con el salmón picado y unas cucharadas de mayonesa espesa. Mezclamos y rellenamos cada mitad de huevo, que vamos a colocar sobre el lecho de la lechuga. Encima ponemos un poquito de huevas y un rollito de salmón que colocamos esquinado.

Lavamos y cortamos los kumatos en cuadrados mini, sin despepitar ni quitar las pieles. Rellenamos el centro de la bandeja con ellos.

Aliñamos lechuga y tomate con aceite, vinagre y unas escamas de sal.

Servimos ¡¡¡Qué pedazo de ensalada!!!

Me voy unos días de descanso, quiero aprovecharlos al máximo y disfrutar todo el tiempo que me sea posible de mi familia, que he tardado un tiempo en reunirla. Gracias amigos, nos vemos después de las fiestas. Pasádlo bien ¡¡¡y muchos besos para todos!!!




domingo, 22 de marzo de 2015

ARROZ CON LECHE Y FRUTAS ESCARCHADAS



He querido aprovechar unas frutas escarchadas que tenía en el congelador, las compré esta navidad pasada para ponerlas a algunos postres. Haciendo memoria he recordado que alguien me contó que hacía un arroz con leche al que le ponía las frutas y que quedaba genial. Como no sé quién fue, no he podido contrastar la receta y la he improvisado. Me ha gustado mucho el resultado, no va a ser la última vez que la haga. Es tiempo de arroz con leche y me parece muy bien darle un toque distinto para variar. La textura parece una mousse, pero sin llevar clara de huevo.

El arroz con leche podéis hacerlo vosotros en casa, o bien comprarlo en el súper, suelen estar muy buenos y nos aligeran el trabajo. Para esta receta lo he comprado hecho.


 


Ingredientes:


- Arroz con leche Hacendado 450 g.
- Fruta escarchada variada.
- Nata montar 200 ml.
- Gelatina neutra 6 hojas.
- Anís (licor) para remojar la fruta.
- Azúcar.
- Cobertura para tartas del Lidl.







Elaboración:

 




Hidratamos la fruta escarchada en agua y anís (50%), cortada en daditos, media hora.







Hidratamos la gelatina en agua fría, diez minutos.

Separamos parte de la leche del arroz y la calentamos, diluyendo la gelatina, exprimida del agua de hidratación.

Montamos la nata, fría, y cuando esté casi montada añadimos poco a poco dos cucharadas soperas de azúcar.






Ponemos en un bol el arroz, añadimos la gelatina que hemos disuelto y mezclamos bien. Agregamos a continuación la nata y 2/3 de la fruta; mezclamos suavemente para no bajar la nata.







Elegimos un molde y volcamos el preparado. Metemos en el frigo, al menos seis horas. Desmoldamos y repartimos por encima el resto de la fruta escarchada. Pincelamos para dar brillo con la cobertura de tartas (seguimos las instrucciones del fabricante) a la que hemos añadido un poco de azúcar.


Dejamos enfriar.


jueves, 19 de marzo de 2015

PATATAS AL ESTILO LONDINENSE



Dicen que estas patatas se hacen por Londres siendo muy común encontrarlas en restaurantes de distintas categorías. Esta receta la conocí hace años en un libro que me regalaron y del que he tomado algunas ideas para mi cocina.

Si algún día os apetecen estas patatas, con toques ingleses, no tenéis más que, una vez que las hayáis asado al horno, ponerles este relleno y cambiáis su sabor. Son una estupenda guarnición, de hecho los londinenses las sirven para acompañar pescados y carnes. Quedan muy buenas, no os van a decepcionar. Fácil, fácil.

Muchas felicidades a todos los padres del mundo y a todos los Josés , Josefinas, Mª Josés...





Ingredientes:


- Patatas asadas de mediano tamaño, blancas (las rojas necesitan más horno) 2.
- Requesón.
- Anchoas picaditas.
- Chucrut.
- Jamón ibérico picadito.
- Sal.




Elaboración:


Lavamos bien las patatas y las asamos en el horno, pinchándolas, no muy profundo, por tres o cuatro sitios y envolviéndolas en papel de plata. Horno precalentado diez minutos antes a 200 ºC, asarlas aprox. 45 minutos. Comprobamos pinchando con la punta de un cuchillo, si entra fácil las retiramos. Las dejamos envueltas hasta tener listos los rellenos.






Abrimos las patatas por la mitad sin desprenderlas del todo. Salpimentamos.








Una de las patatas (cada mitad) irá cubierta por una capa gruesa de chucrut, encima ponemos el jamón picado y una cucharada de mayonesa. La otra patata (cada mitad) la cubrimos con requesón y encima las anchoas picadas.


Servimos antes de que se enfríen.

Si lo preferís podéis asar las patatas en el microondas. El chucrut se sustituye, si se desea, por col fresca picada en juliana muy fina.


lunes, 16 de marzo de 2015

BACALAO CON TOMATE RECETA TRADICIONAL


Tenía que aprovechar estos tomates tipo asurcados, que me ha regalado mi amiga Auxi. Son tomates muy especiales que aún conservan el sabor de lo antiguo, carnosos y prietos, los perfectos para hacer una buena salsa de tomate.

A ella le gustará que los celebre y qué mejor manera de hacerlo que usarlos para una receta del blog. Con tomate se hacen, al menos en España, multitud de platos, básicamente tradicionales. Hoy he elegido poner bacalao, pues había comprado días antes unos lomitos que me pedían una preparación ¡ya! Como veis no me olvido, amigos, de lo tradicional, aquí os dejo con una buena receta.


 

Ingredientes:


- Tomates rojos 1 kg.
- Cebolla mediana ½.
- Lomitos de bacalao 6.
- Harina.
- Huevo batido.
- Ajos 1.
- Azúcar.
- Aceite de oliva.
- Sal.






Elaboración:

 




Cubrimos el fondo de un recipiente de barro, con aceite de oliva y doramos el ajo chafado con la piel. Retiramos el ajo cuando se haya dorado.







Cortamos muy pequeña la cebolla y la ponemos a pochar en ese mismo aceite, despacio, con un poco de sal.

 




Lavamos los tomates y los cortamos en trozos, triturándolos con la batidora. Pasamos la pulpa por un colador, eliminando en este paso pieles y semillas.







Ya pochada la cebolla incorporamos el tomate filtrado. Sazonamos y añadimos una cucharada de azúcar. Dejamos cocer a fuego medio hasta que se haya concentrado, es decir, que haya perdido prácticamente toda el agua y el aceite salga a flote.


El bacalao lo habremos puesto a desalar treinta horas antes (previamente lavado debajo del grifo),cambiándole el agua tres veces. Lo mantendremos dentro del frigo durante este tiempo. Escurrimos y lo secamos con papel de cocina.

Lo pasamos por harina, a continuación por huevo batido y lo freímos en aceite caliente, no demasiado, hasta dorarlo.


Lo servimos sobre un lecho de tomate frito o lo sumergimos en él cociéndolo cinco minutos. Servimos caliente. Me gusta verlo con su encaje tostadito y crujiente.


viernes, 13 de marzo de 2015

SOPA DE FIDEOS A LA ZUCCA



¿No os habéis preguntado nunca por qué los fideos ejercen sobre las personas el efecto amor-odio? ...mejor me explico, hay quienes disfrutan comiéndolos y hay quienes no quieren ni oír hablar de ellos, no hay "medias tintas". Este plato por tanto no lo harán, ni lo comerán éstos últimos (verdades de Perogrullo). Para los primeros, entre los que incluyo niños y gran parte de jóvenes y personas mayores, será un verdadero gusto poder llevarse a la boca una cucharada de esta sencilla y rica sopa que exportaron los napolitanos fuera de sus fronteras. Muy purista no soy con la receta, siempre algo cambio.
Como a menudo, os dejo una receta fácil y económica a la que en casa llamamos así. La palabra italiana zucca se traduce al español como calabaza. Con el tiempo hemos abreviado el nombre y la llamamos sólo zucca. A la pregunta de que ¿qué comemos hoy? respondo: "Zucca", y nosotros nos entendemos.


 

Ingredientes:


- Calabaza 350 g.
- Fideos (cabellín o perla) 150 g.
- Ajos 2 dientes.
- Agua o caldo de pollo litro y medio.
- Aceite de oliva.
- Perejil.
- Pimienta molida.
- Sal.





Elaboración:


Quitamos la corteza y semillas a la calabaza y la troceamos a cuadros no muy grandes.

 




En una cacerola ponemos cuatro cucharadas de aceite y doramos los ajos, sin quemar, aplastados y con la piel. Retiramos del aceite y ponemos la calabaza rehogándola.


 



















Ya rehogada, volcamos el caldo de pollo (prefiero poner caldo a sólo agua), dejando que cueza hasta el punto de deshilachado.






 


Hirviendo, echamos los fideos, rectificamos la sazón y añadimos un poco de pimienta molida. Dejamos hacer "al dente". Si nos gustan los ajos utilizamos los que sofreímos, majándolos y disolviéndolos en el caldo. Deben quedar, los fideos, con densidad espesa, no seca, si han absorbido mucho líquido añadimos un poco de agua con cuidado de no pasarnos.





Servimos caliente con perejil picadito por encima.

martes, 10 de marzo de 2015

FABADA ASTURIANA



Atreverse con este plato tradicional y suculento, al menos una vez al año y cuando el frío aprieta no debe dejarnos con cargos de conciencia. En casa no lo hacemos con frecuencia, mal contadas cuatro o cinco veces anuales, que no es nada comparado con otras comidas, que siempre y por cuestiones saludables, se prodigan día a día.

Además, romper la tradición porque sí no me parece bien. Hay que defender nuestras costumbres, sin abusar. En nuestra vida todo no debe ser blanco o negro, nunca me gustaron los extremos.

Y dejando teorías a un  lado "nos dejamos caer" en el pote de barro que va a ir cociendo a fuego lento y trabando este plato de la gastronomía asturiana, que hoy es cocinado por una andaluza y que por lo tanto puede no ajustarse a la fabada auténtica.

He usado esta vez alubias de la Granja de Segovia, en lugar de las fabes típicas asturianas, ambas son deliciosas.

Una receta que viene ya prácticamente a despedir el invierno.

Saludos afectuosos para mis compañeras y amigas asturianas.


 



Ingredientes:


- Alubias de la Granja de Segovia 250 g.
- Chorizo al humo de haya 1.
- Morcilla al humo de haya 1.
- Panceta de cerdo ahumada 60 g.
- Tocino ibérico, unas laminitas.
- Hueso de jamón.
- Jamón serrano en taco 40 g.





Elaboración:

La víspera dejamos en bastante agua fría las alubias (mínimo 12 horas), deben quedar bien cubiertas.

 



En una cacerola ponemos agua a hervir y cocemos durante quince minutos el chorizo, la panceta y el hueso de jamón. Pasado este tiempo tiramos el caldo.










En un pote de barro echamos las alubias escurridas, les incorporamos el trozo de jamón y lo hervido (la morcilla la dejamos para el final). Cubrimos de agua, un par de dedos por encima.



 



Cuando rompan a hervir, interrumpimos tres veces la cocción con agua fría y bajamos la llama al medio. Reparamos cuando se consuma el caldo para mantener siempre tres,cuatro dedos por encima de las legumbres.









Tapamos. Cocemos tres horas cimbreando de vez en cuando el pote de las asas. Quince minutos antes de retirarlas incorporamos la morcilla (también le doy unos minutos de cocción antes de echarla, para desgrasarla algo).







Dejamos que repose una hora. Servimos caliente con el embutido troceado.



sábado, 7 de marzo de 2015

PIEROGI HOJALDRADOS


Y de nuevo aquí, con mis deberes hechos, os traigo hoy una recetilla que puede que os guste.
No quiero pasar por alto estas empanadillas típicas de Polonia, por eso tengo mucho interés en que conozcáis los pierogi y os enseño cómo cocinarlos, a mi manera. Se pueden rellenar de muchas cosas. La masa con la que se hacen en este país es similar a la de nuestras empanadillas: harina, aceite, agua, sal... Sin embargo, un día probé a usar el hojaldre y me gustaron más que los originales. El hojaldre consigue que sean menos densos y compactos, lo malo es, que eso hace que no te canses de comerlos y ya sabéis dónde caben diez... pues veinte o treinta ¡¡¡qué exagerada!!! parezco andaluza xD.
Un saludo grande para Polonia y para todos los Erasmus muchos besos.



Ingredientes:


- Chucrut  (conserva) 250 g.
- Champiñones frescos 125 g.
- Cebolla ½.
- Hojaldre 2 láminas rectangulares.
- Laurel 1 hoja.
- Pimienta en grano (opcional).
- Aceite de oliva (mejor que manteca o mantequilla).
- Sal.
- Semillas de sésamo.
- Huevo batido para pincelar.








Elaboración:

 



Ponemos el chucrut en agua hirviendo con un poco de sal, el laurel y unos granos de pimienta (opcional). Hervimos tres minutos y dejamos que repose mientras preparamos el sofrito.




 




Cortamos la cebolla menuda y la sofreímos en seis cucharadas de aceite, a fuego medio y sin dorarla. Cuando esté transparente añadimos los champiñones cortados en daditos. Salamos.




 




Ya hechos (se hacen enseguida), incorporamos el chucrut escurrido del agua y secado con una servilleta para eliminarle toda el agua posible. Sofreímos cinco minutos más. Dejamos que enfríe.






Encendemos el horno a 180 ºC.

Cortamos redondeles con el borde de un vaso de una de las láminas de hojaldre, del que saldrán nueve pierogi. Con la otra lámina haremos una empanada grande para variar. Todo este proceso lo hago sobre el mismo papel que trae.

Rellenamos cada círculo con una cucharada del chucrut, cerramos untando con agua y haciendo presión, después sellamos bien los bordes con los dientes de un tenedor. Sobre la otra lámina disponemos, en la mitad, el resto del relleno y doblamos uniendo con un poco de agua y, o bien hacemos un repulgue, o sellamos con el tenedor.


Aprovechamos el papel de fábrica y los colocamos separados entre sí. Pincelamos con el huevo batido. A la empanada grande le he puesto algunos granitos de sal y semillas de sésamo. Introducimos en el horno y esperamos a que se doren. La empanada grande no es la tradicional polaca, los aunténticos y que responden a su nombre son las empanadillitas, yo le quise, esta vez, dar otro formato.

Están buenos fríos pero los prefiero recién salidos del horno ¡Con cuidado que queman!

viernes, 6 de marzo de 2015

Ganador/a del sorteo


¡¡Ya salió la afortunada!! ¡¡enhorabuena!! deseo que disfrute cada uno de los regalos que le voy a enviar y que lo comparta con nosotr@s.
Ha sido un sorteo bonito en el que he encontrado apoyo por vuestra parte, aunque me han faltado muchos de los compañer@s de blogs a los que he echado de menos. Quiero pensar que no se han enterado, a pesar de que me habéis ayudado amablemente algunos con el logo, os agradezco muchísimo este detalle, seguro que me apreciáis como yo a vosotros. Para otros soy una "hormiguita" al lado de gigantes.
Me dejo de sentimentalismos y os animo, desde ya, a participar en el sorteo del año que viene, que vendrá cargado con muchas cosas prácticas para vuestra cocina.
Os vuelvo a dar las gracias de corazón amig@s blogueros.

Y la ganadora de este sorteo a la que rápidamente voy a pedirle su dirección es:

 Miriam de los blogs "Recetas fáciles de hacer" "El rinconcito de Miriam" y "Dulcinea", con el número premiado 44.




  ¡¡¡Muchas felicidades!!!

miércoles, 4 de marzo de 2015

BRAZO CROCANTI RELLENO DE CREMA DE NARANJA



El día comenzó muy oscuro y poco a poco se irían abriendo las nubes mostrando un sol brillante e implacable. Manuel no pudo esperar al sol y había salido de casa cuando los nublos cubrían su cabeza. Amenazaba tormenta y una leve brisa hacía que nada estuviese totalmente quieto. Se arrebujó en su pelliza, frunciendo el ceño, y con sus ojos grises a medio cerrar, miró al horizonte en donde se adivinaban destellos intermitentes de luz.

El pronóstico del tiempo estaba cerca de cumplirse, Brasero había de nuevo acertado. -Me gusta este chico-, pensó para sus adentros, es jovial y fiable.

Mientras se acercaba a su trabajo aceleraba los pasos para no verse sorprendido por la lluvia. Justo cuando salía por la puerta de casa había echado en falta el paraguas, retrocediendo en el umbral. Afortunadamente lo cogió en la antecámara, aunque se quedó un poco extrañado de que estuviera envuelto en un papel de regalo -cosas de su primorosa esposa- Antoñita es amante de los detalles hasta lo más increíble. No quiero que se entere nadie, pensaba Manuel, pero... ¿no le ha hecho una puntilla al orinal del abuelo? ¿y unas fundas a las cucharas? ¿y a las gallinas? a las gallinas les ha puesto volantillos en las patas de distintos colores para identificarlas ¡parece que se le está yendo la olla! ¡Si yo contara!

Sumido en sus pensamientos, se fue adentrando en el pueblo, tomó la plaza (no la conquistó, xD) y después, la callejuela lateral de la iglesia, para llegar hasta la carpintería, su trabajo. De pronto oyó sobre su cabeza un torrente de agua que descargaba con potencia, sin más aviso. -¡Me empapo! de aquí no salgo seco, fijo-. La lluvia empezó a caer y corriendo todo lo que pudo, sacó el paraguas de la bolsa donde lo había echado. Al pronto y en segundos pensó que estaba más blando de lo normal, pero ni siquiera tuvo tiempo para mirar, quitó el papel de regalo y esgrimió sobre su cabeza un alargado y rígido ¡¡¡brazo de gitano!!! justo cuando sus compañeros de trabajo salían a mirar qué era ese chaparrón inusitado.

Ni el mismísimo Cid el Campeador se vio tan bien armado. Aquel incidente lo recuerdan en el pueblo, "sin muchos cachondeos", a todo el mundo le puede pasar, jajaja.

Otro día os cuento qué hacía allí el brazo.

Os recuerdo que faltan dos días para cerrar el sorteo. Aún hay quien no me ha dejado su correo o no se ha hecho seguidor. Mientras, iré adjudicándoos vuestro número en la misma entrada del sorteo.



Ingredientes:



Para el bizcocho:
- Huevos 5.
- Harina de repostería 1 cda.
- Azúcar 150 g.
- Cacao en polvo 5 cdas.
- Mantequilla para untar el papel de horno.


 





Para la crema de naranja:
- Huevos 3.
- Azúcar 220 g.
- Zumo de naranja natural 150 ml.
- Ralladura de 1 naranja no tratada.
- Mantequilla a temperatura ambiente 120 g..







Para la cobertura:
- Crocanti de almendra.
- Adornos al gusto.



Elaboración del bizcocho, o plancha:


Batir las yemas con cincuenta gramos del azúcar, hasta blanquear. Tamizar los ingredientes secos y mezclar con el batido de yemas, sin agitar.

Batir las claras a punto de nieve y un pellizquito de sal fina. Ya firmes, echar el resto del azúcar y batir un poco más para unir.

 





Mezclar ambas preparaciones en dos veces, envolviendo.







En una bandeja de horno de aprox. 36 x 26 extender sobre papel de horno enmantequillado y nivelar la superficie.

Introducir en el horno precalentado a 200 ºC. Cocer 10-12 minutos en la parte media-baja.

Volcar del revés, sobre un paño húmedo, desprender el papel de horno y enrollar junto con el paño. Reservar.



Elaboración de la crema de naranjas:


Batir el azúcar con las yemas (guardar las claras para otra preparación). Añadir la ralladura. Mezclar bien con el zumo, diluyendo. Poner en un cazo al fuego, a medio gas, y sin parar de mover para que no hierva y se corten las yemas, dejamos que se espese. Añadimos la mantequilla disolviéndola y retiramos. Dejamos que enfríe.



Montaje del brazo:

 



Desenrollamos la plancha de bizcocho y la colocamos sobre papel de horno, untamos con la crema de naranjas y enrollamos suavemente (hay que tener mucho cuidado porque la crema es blanda) giramos presionando lo justo, ayudándonos del papel para facilitarnos la tarea. Guardamos en el frigorífico un par de horas.





Quitamos el papel y lo hacemos rodar sobre el crocanti, debe quedar totalmente cubierto. Recortamos los extremos que siempre quedan regular. Adornamos a nuestro gusto. Yo he adornado con guindas verdes y bombones hechos con chocolate de cobertura.
No esperéis un relleno compacto, es una crema suave y fluida, esto es lo que hace que sea un poco más especial.
Dedicado a mis mejores amigas con las que pasé una tarde inolvidable degustando este dulce.