¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


lunes, 30 de noviembre de 2015

CURRY CON GAMBAS Y MANGO




Lo sé, de nuevo plato exótico. Y muy rico. De la India, o por esos contornos viene esta receta para quedarse en mi cocina, y por tiempo, pues nos ha gustado tanto que no la voy a perder de vista. Si queréis probarla y sorprender no dejéis de hacerla. Era una receta que tenía perdida en apuntes esperando su momento. De no tener el blog creo que ahí se habría quedado como muchas otras que ya se han leído por aquí.

Hemos probado el curry con carne pero ¿con gambas? ¿con mango? ¡como que no! al menos en esta bendita casa ¿será un buen plato para Navidad? ¿o me alejo mucho de lo típico? Bueno, ahí queda para los aventureros.

He servido en un plato muy bonito, me lo ha regalado mi querida amiga Bea, que junto a otras amigas me animan a seguir publicando, siempre están pendientes de mis recetas y hasta incluso tienen regalos para mí. Desde estas páginas con todo el cariño para ellas. Muchas gracias amigas.


Ingredientes:
- Cebolla grande 1.
- Mango (en su punto de maduración) 1 kg.
- Jengibre fresco rallado un trocito.
- Ajos 3.
- Garam Masala 1 cdta.
- Canela molida ½ cdta.
- Tomate natural triturado 300 ml.
- Leche de coco 400 ml.
- Gambas peladas 250 g.
- Aceite de girasol 4 cdas.
- Sal y guindilla (opcional).


Elaboración:

Sofreír en el aceite de girasol la cebolla, los ajos y el jengibre rallado. Cuando haya ablandado la cebolla incorporamos las especias, el tomate y la leche de coco.




Troceamos el mango pelado en dados parejos. Cocemos doce minutos a fuego medio. Tres minutos antes de retirar añadimos las gambas. Le damos un reposo de otros tres minutos.



Servimos con arroz basmati.



viernes, 27 de noviembre de 2015

TARTA TOFFEE CON CARAMBOLOS



  
Me gustaría saber qué le parece esta tarta apresurada que he hecho a Isabel Rescalvo (Cakes para ti), seguro que no hay por aquí nadie que no la conozca, a no ser que sea algún "despistadillo". Me insistió en esta tarta, o en cualquier otra, que ella ni sabía ni tenía especial interés por alguna. Como no estoy tranquila, que yo soy de las "recomellosas", hoy por fin la subo a estas páginas esperando que sea de su agrado, a ella y a cada uno de vosotr@s os invito a una porción, que os podéis llevar en la dosis que queráis ¡será por tarta! ¡Ésta es de las que no se agotan! jjjj. Con unas velitas habría estado mejor.

Muchas gracias amigos por venir a verme, por comentar, por seguirme, por compartir. Gracias Isabel, amiga, por no perderme la pista.

Hablando de la tarta os diré que le he puesto como base carambolos pues nuestro arbolito este año, como el pasado, ha sido espléndido y nos ha regalado montones de estos frutos, si no los podéis conseguir haceros con manzanas, peras o melocotones os irán igual de bien.

Ingredientes para la salsa de toffee:

- Azúcar blanquilla 60 g.
- Mantequilla 100 g.

Ingredientes para la tarta:

- Carambolos 300 g.
- Harina de repostería 150 g.
- Levadura Royal 1 sobre.
- Huevos L 3.
- Mantequilla 150 g.
- Azúcar moreno clarita 150 g.

Elaboración:




Poner papel de horno engrasado con mantequilla en el fondo de un molde desmontable. Engrasar también las paredes. Si el molde es más grande la tarta quedará más plana, si es más pequeño más alta (verdades de Perogrullo, jajaja) hay que tener esto en cuenta para el horneado, pinchar el centro para comprobar la cocción.  Encender el horno a 180 oC.








Para hacer la salsa de toffee, en un cazo mediano echamos el azúcar blanco y la mantequilla, movemos hasta que se vuelva dorado. A continuación, añadimos los carambolos (sin huesos) en daditos y seguimos la cocción hasta que se ablanden sin romperse, 6-7 minutos. Reservamos.





Para la tarta batimos con varillas el azúcar moreno y la mantequilla tibia hasta que se integren bien. Incorporamos a la pasta los huevos enteros de uno en uno, batimos entre cada adición. Mezclamos la harina con la levadura y las cernimos uniéndolas con el preparado anterior con movimientos de arriba a abajo, suavemente.


Escurrimos los carambolos en un colador sobre el toffee que dejamos en el cazo.

Por precaución, el molde sobre el que irá la tarta deberíamos meterlo dentro de otro o de una bandeja resistente por si soltara líquido mientras se hornea.

Cubrimos la base del molde con la fruta y sobre ella extendemos la pasta. Horneamos aprox. cincuenta minutos.



 





Cuando esté fría hacemos orificios en la tarta con un palillo o tenedor, calentamos la salsa y la calamos.



 














 Adornamos con la fruta escogida. Desmoldamos y servimos.





martes, 24 de noviembre de 2015

POLLO AL LIMÓN ESTILO CHINO





 A ver si atino con la receta de pollo al limón que me pidieron mis amigas, Merche, Rebeca y Celia. Después de que hace algún tiempo estuvieron explicándome con todo lujo de detalles qué llevaba ese pollo para saber si conocía la receta, pensé que ésta se podía ajustar a lo que me estaban diciendo. He tardado en subirla porque me he distraído subiendo otras recetas que tenía hace tiempo en borradores y que necesitaban salir ya "por agolpamiento". Hoy verá la luz este pollo al limón al estilo chino y espero haber acertado, y si no, ya vendrán otras recetas y probaremos de nuevo. Lo que sí es verdad es que de cualquier manera que vaya el pollo cocinado con limón está muy rico... éste está así, no lo digo yo, que no me gusta nada colgarme medallas, os lo dirán mis hijos si les preguntáis, algo de cariño hay por medio, natural.

Ingredientes:

- Pechugas limpias de pollo (medias) 4.
- Maizena para emborrizar.
- Zumo de 2 limones.
- Azúcar 2 cdas rasas.
- Maizena 2 cdas, rasas.
- Agua fría ½ vaso.
- Vinagre de arroz 1 cda, sopera (lo compro en Lidl).
- Pimienta molida (opcional).
- Aceite de girasol para freír.
- Sal.

Elaboración:

 



Salpimentar las pechugas ya limpias de pieles, ternillas y huesos. Cortarlas en líneas horizontales del grosor de un dedo aprox. sin llegar a separar. Pasarlas por Maizena, que queden bien impregnadas. Sacudir el exceso.












Freírlas por ambos lados. Ponerlas sobre papel de cocina. Reservarlas al calor. Mientras freímos hacemos la salsa.






 






Calentar en un cazo el zumo, el azúcar y el vinagre, mezclar bien. Aparte diluimos la Maizena en el agua fría e incorporamos al cazo, removiendo hasta que espese, no hervir demasiado.


 






Así tiene que quedar la textura.







Volcamos sobre las pechugas y servimos enseguida.




sábado, 21 de noviembre de 2015

PIMIENTOS ROJOS ASADOS EN LA EXPRÉS





Hoy toca una receta rapidita que es muy fácil de hacer y que nos permite asar nuestros pimientos sin necesidad de encender el horno. No tengáis miedo a que se os queme la olla, ni a que se os quemen los pimientos, controlando la llama de la hornilla  todo va a salir sobre ruedas.

Escoged unos buenos pimientos de parecido peso, acompañadlos en el asado con unas ramitas de vuestra hierba favorita, unos dientes de ajo o unos cascos de cebolla y tendréis un bocado delicioso para añadir a cualquier guiso o arroz, también como guarnición de una carne o pescado y por descontado como ingrediente principal en una ensalada tibia o fresca, en este caso no olvidéis servirlos con aceite de oliva virgen extra.

Ingredientes:

- Pimientos rojos de asar 4.
- Ajos 3 dientes.
- Laurel 1 hoja grande.
- Aceite de oliva.
- Orégano.
- Aceitunas sin hueso.
- Sal.





Elaboración:




Lavar bien los pimientos y secarlos. Disponerlos en la exprés y regarlos con un poco de aceite, salpicar una pizca de sal. Añadir los dientes de ajo sin pelar y la hoja de laurel.






Tapar la olla y poner la válvula. Esperar a que gire y bajar la llama, dejando que dé vueltas, pero muy despacio. A los ocho minutos destapar y recolocarlos con cuidado de no romperlos, para que los de abajo que han estado más en contacto con el fondo queden ahora arriba y éstos abajo. Volver a tapar y cocer ocho minutos más. Destapar la olla, sacarlos y meterlos en un recipiente, cubrirlos para que no pierdan calor, esto ayudará a que luego cuando vayamos a quitarles la piel se desprenda fácilmente.



 



Dejarlos que se enfríen. Retirar las pieles y semillas. Conservarlos en un táper, cubiertos con el jugo que han soltado, colado para que no queden restos de semillas. Podéis congelarlos, o mantenerlos en el frigo un par de días o tres, si no los vais a usar enseguida.






Escoger el condimento nos da mucho juego, así los aromatizaremos como más nos guste y si somos de picante los asamos con una guindilla o chile.

Una propuesta rica y facilísima para un aperitivo: tiras de pimiento, aceitunas sin hueso, orégano, unos granitos de sal gorda seca y un hilo de buen aceite de oliva.





miércoles, 18 de noviembre de 2015

ENSALADA DE ANCHOAS AHUMADAS Y TOMATITOS





No debemos cansarnos de las ensaladas, hay que obligarse a ponerlas dos veces al día, en el almuerzo y en la cena, cambiando los ingredientes a nuestro gusto. Hacerlas diferentes es la mejor manera para no aburrirnos de ellas. Me habían regalado unos tomatitos preciosos, con un sabor fuera de serie y tenía que darles salida. Tal vez lo mejor y menos complicado era hacer una ensalada con ellos, pero pensé en acompañarlos con otro ingrediente, para mí, estrella. Probadla amigos "ensaladívoros" que os va encantar.



Ingredientes:
 
- Anchoas ahumadas 80 gr.
- Tomatitos variados 10-12.
- Jamón serrano deshidratado 2 lonchas finas.
- Aceitunas verdes 10-12.
- Rúcula.
- Lacitos (pasta) 40 g.
- Aceite de oliva 3 cdas. soperas.
- Caldo de las aceitunas 3 cdas. soperas.
- Zumo de limón o lima 1 cda. sopera.
- Sal para cocer la pasta.


Elaboración:

Cocer la pasta en abundante agua hirviendo, ocho minutos, pasar por el grifo de agua fría y reservar.

 





Colocar las anchoas (enteras) sobre una bandeja y mezclar con los lacitos.







Deshidratar el jamón extendido y liado en una servilleta de papel al microondas, máximo dos minutos a potencia alta. Destapar y dejar airear.

Picar las aceitunas, reservando algunas enteras. Incorporarlas a una vinagreta (emulsionada) hecha con el caldo de la conserva, el aceite y el zumo. Regad la ensalada.

Fracturar con las manos el jamón serrano y esparcir. Colocar el resto de las aceitunas y unas hojas de rúcula. Servir fría.





domingo, 15 de noviembre de 2015

SOPA DE PATATAS Y ALMEJAS DE MANHATTAN





 ¡A dónde me he ido a buscar una sopa!  Habiendo sopas aquí que quitan el sentido (me adelanto a lo que vosotros me habríais dicho, jjjj). Os diré en respuesta que no me gusta inmovilizarme y que me gusta, por el contrario, investigar y si el resultado merece la pena contároslo enseguida. Esta receta la aprendí de uno de tantos libros de los que me he servido para mi cocina y ahora no sé ni qué libro es, el caso es que tal vez haya olvidado algún ingrediente, o puede que también algún paso, pero lo principalísimo es lo buena que "me está". Hace ya algunos días, bastantes, que las sopas están rondando por los blog, porque apetecen, yo os propongo hoy probar con ésta, si os gustan las almejas, y no dudo que las patatas, os agradará haceros un platillo tan sabroso y ¿singular?

Para compensar en unos días os traeré una sopa española tradicional y rica. Yo (al contrario de Mafalda, de Quino) soy una gran sopera.

Ingredientes:

- Puerro 1.
- Zanahoria 1.
- Apio una ramita.
- Bacón ahumado 100 g.
- Almejas 300 g.
- Patatas 6 medianas.
- Tomate concentrado (frito o crudo de lata) 6 cdas.
- Vino blanco de calidad 250 ml.
- Perejil.
- Aceite de oliva 4 cdas.
- Sal.

Elaboración:

Sofreír en el aceite el puerro, la zanahoria y el apio, cortados menudos. Añadir el bacón y rehogar hasta que se ablande la verdura. Trocear las patatas en dados regulares, echarlas a la cacerola.



 




Poner el vino y el tomate e incorporar agua suficiente para que cubra. Iremos añadiendo más agua (caliente) durante la cocción a medida que la vaya necesitando, sin excedernos, debe quedar algo más densa que una sopa normal.





 



Unos minutos antes de que la patata esté en su punto agregamos las almejas (previamente puestas en agua salada para que suelten la arenilla). Dejamos que se abran en el caldo y retiramos sirviendo con perejil.






Tomamos caliente.


sábado, 14 de noviembre de 2015

RÉQUIEM






Contra los intolerantes, los incoherentes, los intransigentes... contra la impudicia, el deshonor, la falta de escrúpulos, la deshumanidad. Por un Dios que no mate.





jueves, 12 de noviembre de 2015

PAN KAIKEN


  



¡Mira que hay panes y con nombres que no sabemos de dónde han salido! Esto pensé hace algunos años cuando empezaba a indagar en el mundo del pan y que tan difícil me parecía de elaborar. No creí que pudiera meterme en ese lío.

Para empezar a hacer pan pregunté por algunos sitios a personas que estaban más o menos relacionadas con su elaboración y sólo obtuve de ellas un encogimiento de hombros y una expresión que se me antojó un tanto incrédula. Como a pesada no me suele ganar nadie, estaba por no quedarme quieta, muy lejos no iba a llegar, eso ya lo sabía de antemano. Bueno, no sería una buena panadera, pero sin probar un pan hecho con mis manos y cocido en mi horno ¡eso sí que no me iba a quedar!

Desde entonces he hecho panes muy distintos y en casa se los han comido muy felices ¡qué buena gente tengo por aquí! Pero ¿qué me decís del nombrecito kaiken? Ese pan que encontré un día en un libro de recetas andaluzas y que no parecía complicado de hacer. Sin harina de fuerza, sin levaduras, sin casi nada de amasado, sin levados ni fermentaciones largas y prolongadas en las cuales ni el aire las puede tocar, jajaja. Pues ese fue mi primer pan, y como os decía al principio, cuando me encontré con ese nombre tan extraño, me pregunté que de dónde habría salido,  pero era la única receta de pan con la que contaba.

Después traté de averiguar su origen, al menos, pero no he encontrado nada hasta el momento. No es un pan al uso, lógico y claro, es pesado (se puede matar a un cristiano de un solo golpe, jajaja ¡qué exagerada!) y su miga es prácticamente compacta, con algunos agujeritos ¡pero está más bueno! o al menos a mí me lo parece, pruebas un trozo y no puedes parar de comer. No se pone duro rápido, porque no es tierno, jajaja, también puede no llegar al día siguiente. Es una buena solución cortarlo en rebanadas, congelarlo y sacar las que se vayan a consumir un rato antes. Para acompañar carnes de caza, para tomar con el café o té, o para tomar entre horas... ¡Un pan muy curioso! ¿no creéis?

 
Ingredientes:

- Huevos L 3.
- Mantequilla 80 g.
- Brandy 75 ml.
- Ralladura de 1 limón.
- Harina de repostería Gallo 400 g. más un extra para amasar.
- Bicarbonato 1 cdta.
- Pasas sultanas sin semillas 50 g.



Elaboración:

Encender el horno a 200 ⁰C.

 




Mezclar en un bol los huevos, el brandy y la mantequilla (punto pomada). Añadir la ralladura. Batir con varillas.







 





Tamizar la harina con el bicarbonato y agregar. Hacer una pasta homogénea.







 



Pasar a la encimera con un poquito de harina y hacerla rodar, plegándola (no se pega), cinco minutos, más que amasar se trata de unir.

Incorporar las pasas y dar forma de pan.











Poner sobre la bandeja de horno ligeramente enharinada. Hacerle un corte en forma de cruz.






Cocer cuarenta y cinco minutos. Colocarlo sobre una rejilla, hasta que enfríe o se temple. Cortarlo en rebanadas.



lunes, 9 de noviembre de 2015

FLANES DE GUAYABA Y COCO (CON CREMA DE KIWI)





No me hubiera imaginado que volvería a comer guayabas, pero confieso que lo he hecho y que mi percepción ha cambiado. Ahora, no sólo me gustan sino que me encantan.


¿Alguna vez os he dicho que no podemos, ni debemos renunciar a los sabores…? ¡Unas cuantas veces! Confieso de nuevo, que esta fruta era algo que no entraba a formar parte de mi circulo de alimentos, la había tachado literalmente, y es por eso que hoy pienso que debo callar antes de hablar. Os aconsejé que no hicierais esto, cuando yo era la primera en pecar. Mal, muy mal me parece dar por bueno el refrán que dice: "Haced lo que yo diga pero no lo que yo haga". Desde ahora tendré cuidado con lo que me digo ¡Qué rollo me he marcado yo solita!

Cuando ese día me regalaron guayabas me quedé pensando si debía o no aceptarlas y me reté en el instante para darles otra oportunidad. De ese reto salieron estos flanes maravillosos, quiero invitaros a probarlos, hacedme caso, aunque sea una vez en vuestra vida, jajaja.

¡Menudo salto hemos dado del flan clásico de no hace muchos días! No me puedo estar quieta.
Se la dedico a mi amiga Tere, que le entusiasmaron.


 

Ingredientes:

- Guayabas medianas 2.
- Coco deshidratado 30 g.
- Leche 200 ml.
- Nata montar 200 ml.
- Gelatina 6 hojas.
- Azúcar 4 cdas. rasas.
- Limón ½, su zumo y su ralladura.



Elaboración:
 




Pelar, cortar y triturar las guayabas. Os aconsejo que coléis la pulpa pues yo no la colé y después pensé que era mejor haberlo hecho pues las semillas son un poco duras. Reservar.





Hidratar en agua la gelatina.

Calentar la leche, la nata, el coco y el azúcar. Añadir la ralladura y el zumo sin dejar de mover para que no se corte. En cuanto hierva lo retiramos e incorporamos la gelatina escurrida. Disolver muy bien para que quede perfectamente integrada. A continuación agregamos la pulpa de las guayabas y mezclamos.




 




Volcamos el preparado en moldes a nuestro gusto, pero que luego no nos vayan a dar problemas para desmoldar.







Templamos y los metemos en el frigo de un día para otro.

Si al volcar no cayeran fácil introducir un cuchillo de punta roma alrededor y dar unos golpecitos secos en la base. Si a pesar de eso "no hay tu tía" sumergir los moldes unos segundos en un dedo de agua templada.


Para adorno y para mezclar con los flanes les sienta muy bien una crema de kiwi, que hago con dos kiwis, dos cucharadas rasas de azúcar y media de mantequilla. Cuezo tres minutos, trituro, dejo enfriar y listo para usar. Si el color quedara apagado poner colorante verde alimentario. Esto es optativo.