¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

VASITOS DE CHOCOLATE NEGRO CON MOUSSE DE CAVA






Con esta receta me despido de vosotros hasta dentro de unos días, me voy a tomar un descansillo, pues el barco se me llena (como diría un amigo) y hay que estar "al cien por cien".

Tenía en borradores algunos otros postres que habrían ido igual de bien para estas fechas, pero al final me he decidido por éste por su originalidad, por aunar chocolate y cava en un solo bocado, por llevar ingredientes clásicos navideños. 

La novedad para mí ha sido la mousse pues otras veces he elegido rellenar con mousses más asequibles como las de chocolate, café, turrón, frutas distintas... He visitado algunas páginas para ver cómo podría hacerla con cava y salvo las cantidades que me aporta el magnífico blog  Unodedos nada me convencía, tampoco hay demasiada literatura al respecto (con la excepción de Paco Torreblanca que se alejaba de mi idea). El resultado ya lo habéis visto y la verdad es que quedan muy bien, pero no esperéis un sabor acentuado del cava pues es suave.

Os deseo mucha  felicidad, que estos días se conviertan en los mejores de vuestra vida junto a los que queréis y os quieren y que el año próximo nos traiga a todos un mundo mejor lleno de gentes sin maldad.


Ingredientes:

Para rellenar siete, ocho vasitos:

- Chocolate negro especial fundir, 6 barritas.
- Nata 35 % materia grasa, 75 g.
- Cava 50 ml. (he usado Anna de Codorniú)
- Azúcar glas 50 g.
- Claras de huevo tamaño L, 2.
- Gelatina en hojas, 4.
- Zumo de limón unas gotas.
- Sal un pellizquito.
- Bolitas doradas comestibles para decorar.

Elaboración:

Fundir el chocolate troceado al microondas a intervalos cortos (minuto, minuto y medio) remover en cada uno. No fundáis mucho chocolate de golpe, dependerá de las cápsulas que vayáis a rellenar, habré usado unas seis barritas, lo tendréis en cuenta para proporcionar la mousse.

 


Haceros con moldes de trufas y poner varios juntos para dar mayor resistencia. Cuando el chocolate esté lo suficientemente fundido, que se haya vuelto casi líquido, lo dejamos caer con una cucharita en cada uno de los moldes, girándolos  para extender bien y que se cubra el molde entero, atentos a los laterales.












Meter en el frigo hasta que solidifiquen. Repetir la operación una vez más. Retirar el papel al que están pegados y despegar los vasitos con mucho cuidado. Reservar en el frigo en un recipiente cerrado para que no tomen olores.






Hidratar 4 hojas de gelatina en agua fría.






Montar dos claras a punto de nieve con un pellizquito de sal y cuatro gotas de zumo de limón. Casi montadas añadir 25 g. de glas y terminar de montar. Reservar tapadas en el frigo.







Semi-montar la nata fría y añadir 25 g. de glas al final del montado. Reservar tapada en el frigo.

Escurrir la gelatina y calentarla 50 segundos al microondas. Remover y si no hubiera terminado de licuar poner algún segundo más.

Dejar templar y mezclar batiendo con 50 ml. de cava.

 



Agregar, a la gelatina con el cava, primero la nata, suavemente, y después en dos veces las claras de arriba a abajo envolviendo. Introducir al frío dos horas. Meter en la manga pastelera con boquilla rizada y rellenar los vasitos.






Decorar con algunas bolitas doradas. Conservar en el frigo tapados. ¿Un brindis?





martes, 22 de diciembre de 2015

ROLLITOS DE JAMÓN COCIDO





Receta cortita para no cansaros.

Pensé despedirme  antes de lo que imaginaba pero por peticiones de amigos a los que no quiero dejar esperando, pues la Navidad no espera, aún sigo aquí. Ésta, y una más de postres, y os digo hasta pronto, que será después de Reyes imagino.

Tenía que ser un aperitivo y de los facilitos y rápidos. Teniendo un quemador, o mejor un soplete de cocina, lo más difícil está superado.

Y como en la pasada receta me alargué más de lo necesario con esa historieta de "ciudadanos del mundo y algunos más" hoy seré breve. A ver si os gusta que viene con fuegos artificiales incluidos, jajaja.


 

Ingredientes:

- Jamón cocido especial sándwiches de buena calidad.
- Ciruelas pasas.
- Huevo hilado.
- Mantequilla para untar.
- Azúcar.




Elaboración:

Disponer las lonchas de jamón sobre una bandeja.

Colocar en cada loncha un cordón de huevo hilado en unas y en otras las ciruelas extendidas.









Enrollarlas.








Pincelar la parte de arriba con mantequilla fundida.  Esparcir una capa generosa de azúcar.




 





Antes de servirlos quemar con el soplete. 









Ponedlos enteros o cortados en bisel.



lunes, 21 de diciembre de 2015

RODAJAS DE SALMÓN AL CAVA



 ¡Vamos con el pescado que hoy es Nochebuena y os vais a quedar sin cena!  ARRRRFFFF. Así voceaba Armando encaramado a su puesto del Mercado de Abastos, puesto nº 13 para más señas, no es broma. Su metro cuarenta y cinco, de los pies a la cabeza, apenas le dejaba asomar la peluca por lo alto del mostrador ¿A dónde fueron a ponerlo que más parece un altar a falta de su santo que un sitio de venta al público? Añadida a su tamaño, no muy elevado, se hallaba su voz ronca y cascadilla "de darle al cigarrillo" sin treguas ni descansos ¡Esto sí que tiene mérito! Y entre rima y rima una tosida con carraspeo, llevando más o menos abecedario.

- ¡Eloísa! ¡Eloísa! ARRF ¿Es que no tienes prisa? AGGG.

- ¡Abelardo! ¡Abelardo! ¡No me pases de largo! AFFFFF.

Todo por vender en la mañana del día veinticuatro. Si no está el pescado vendido... mala faena. Pero ni por rimas, esfuerzo inútil y desperdiciado. A veces algún transeúnte miraba hacia el lugar en cuestión pero no se veía al despachante y encima hacía una semana que sonaban por megafonía ininterrumpidamente "y a toda pastilla" los clásicos villancicos, los de toda la vida:  Los peces en el río, Dime Niño, Los campanilleros, Gatatumba, Fum, fum, fum, Adeste Fideles, Campana sobre campana y... ¡Ay del Chiquirritín! (no me seáis mal pensados que os conozco, jjj). Las gentes que por allí pasaban ni lo oían acostumbradas a que todo se vocea en la plaza.

Habría sido un día normal si la tarima que encargó para elevarse hubiera llegado a tiempo. No os canso queridos lectores que estamos en Adviento y hay mucho que preparar y me pongo, me pongo y me alargo sin pensar ¡pues no es bueno que ya imito a este señor! Resumo diciendo que desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde discurrió el buen Armando, mucho nombre, mil y una maneras de rimar al personal, con los correspondientes tosidos en su sitio y apenas vendió un cuartillo de almejas y medio de salmonetes.

¡A recoger benditos! Instaban desde los megáfonos ¡Arreando que es gerundio! Tenía humor el del otro lado.

Derrengado el pobre y "más p’allá  que p’acá", con esas malas ideas que cruzan los cerebros cuando pasa lo que pasa y ya te da igual ocho que ochenta, se tumbó dando un saltito todo colorado, casi bermejo, medio en asfixia, en la encimera justo al lado de los cabrachos, de los bogavantes, de los salmonetes y de un trozo de un kilo de atún rojo, cuando acertó a pasar por allí el último cliente del día veinticuatro que no veía tres en burro -olvidó las gafas en casa- y se precipitó sobre Armando tanteando con un dedo lo que le pareció un pescado de grandes proporciones con intención de llevárselo a casa y el pescadero, todo irritado fue a decir algo pero lamentablemente sólo pudo, abriendo una boca descomunal, toser de nuevo:

- ARRRRRRRRGFFFFFFFF...

¡Madre mía si hubierais visto lo que yo compañeros y amigos! Corría calle abajo aquel  cliente trasnochado que ni los pies se le veían, habría ganado una carrera al  Correcaminos, mik mik.

¿Una sonrisilla prenavideña?


Ingredientes:
 
- Salmón fresco 4 rodajas.
- Chalotas 2.
- Ajos 1.
- Mantequilla  1 cda,
- Aceite de oliva 2 cdas.
- Cava 300 ml.
- Harina 1 cda, sopera.
Azafrán unas hebras.
- Perejil.
- Pimienta molida (opcional).
- Sal.


Elaboración:

Descamar y retirar las espinas del salmón. Lavar y secar con papel de cocina. Salpimentar.

 




Pasar las rodajas por el aceite y la mantequilla calientes y sellar las dos caras. Retirar a un plato y reservar. 






 



En la misma sartén sofreír las chalotas, el ajo y el perejil picados. Añadir la harina y cocinar unos minutos. Volcar el cava poco a poco y diluir enérgicamente para evitar grumos. Incorporar las hebras de azafrán. Dejar reducir al punto de salsa no muy densa.













Para calentar sumergir el pescado en la salsa unos minutos.







Servir caliente.



sábado, 19 de diciembre de 2015

PECHUGAS DE PAVO A LAS HIERBAS CON BECHAMEL DE SETAS





Y de nuevo rompiendo una lanza en favor de la carne de pavo, carne blanca, sin apenas grasas y muy asequible. Esta receta os puede gustar para innovar vuestro menú navideño. Como siempre procuro no complicaros la vida con elaboraciones difíciles pero no me olvido de los sabores. Por eso hoy vamos a usar todas las hierbas que tengamos a mano y que no sean demasiado potentes, si lo fueran poner medida en su uso, siempre es mejor quedarse corto que pasarse, un abuso de ellas nos arruinaría el plato comunicando amargor. Esta receta no es nueva, hace años que la conozco, aunque mucho no la he cocinado, alguien debió contármela y yo la he transformado a mi gusto.




Ingredientes:

- Pechugas de pavo 7.
- Aceite de oliva 3 cdas.
- Pastilla de carne 1.
- Martini rosado 1 copa (o Jerez dulce, Moscatel...).
- Piñones ibéricos.
- Pasas sultanas maceradas en el Martini.
- Mejorana, orégano (seco), tomillo, perejil, un poco de cada uno.




Para la bechamel de setas:

- Jugos de asar las pechugas al horno.
- Leche evaporada 200 ml.
- Harina de repostería 1 cda. sopera.
- Aceite 2 cdas.
- Setas 6 (1 más por persona para asar y usar en el emplatado).
- Chalotas 2.

Elaboración:





Limpias las pechugas y bien secas las ponemos en la placa de horno untada de aceite. Distribuimos por encima todos los demás ingredientes, y desmenuzamos la pastilla. Regamos con  más aceite, mojando con el Martini. Introducimos en el horno precalentado diez minutos a 200 ⁰C. Asamos hasta que las pechugas cambien a color blanco.





Recuperamos el caldo del asado, apagamos el horno y reservamos al calor mientras hacemos la bechamel.





Sofreímos las chalotas en el aceite y cuando ablanden incorporamos las setas muy troceadas rehogando juntas. A continuación incorporamos la harina y la cocinamos un par de minutos agregando la leche evaporada y los jugos del asado, sin parar de mover hasta que espese al punto de salsa no muy espesa (aprox. seis-siete minutos). Comprobamos la sal. Recomiendo triturarla y colarla para asemejar una muselina.





Pasamos por la plancha una seta por persona, sazonando con escamitas de sal Maldon. Servimos sin mezclar, las pechugas por un lado y la salsa por otro con su seta asada.





jueves, 17 de diciembre de 2015

MUSLO DE PAVO AL HORNO




Ya se nos ha echado encima la Navidad, como siempre, sin darnos mucha cuenta. Esta receta puede adaptarse para ella, aunque la podamos hacer el resto del año. No sale muy cara y queda muy bien. Dar un toque festivo asando el pavo al horno es una buena alternativa. Un muslo grandecito puede dar para tres personas, teniendo en cuenta que se sirven aperitivos y mariscos, luego postres, sin faltar turrones y dulces variados. He acompañado el pavo con patatas, si preferís otra guarnición ponedla a vuestro gusto. No he comprado patatas especiales, son de las pequeñas que suelen venir revueltas en los sacos de cinco kilos. Como veis en esta ocasión compensaremos un poquito por el gasto de horno que vamos a hacer.

Ingredientes:

- Muslo de pavo grande.
- Salvia.
- Caldo de carne 1 cubito.
- Sal y pimienta molida.
- Fino 1 copa.
- Aceite de oliva.
- Patatas pequeñas.

Elaboración:

 


Encender el horno a 200 ⁰C. Untar una bandeja de horno con aceite. Colocar el muslo en la bandeja y salpimentarlo un poco. Regad con aceite que quede bien impregnado. Hacer unos cortes atravesados, no demasiado profundos, en la parte superior. Poner sobre él algunas hojas de salvia (valdría cualquier hierba aromática que os guste). Desmenuzarle la pastilla de caldo.





 



Introducir en el horno. Asar media hora. Rociar con el vino. Sacar la bandeja y dar la vuelta a la carne. Terminar de asar otra media hora más si lo queréis hecho, si no, lo retiráis diez minutos antes.







Ponerlo, ya asado, sobre una fuente resistente al horno, que vayamos a usar para emplatar, para que se mantenga caliente mientras hacemos la salsa, dejar dentro del horno apagado y cerrado.

Echar sobre la bandeja caliente medio vaso de agua, rascar lo pegado en la bandeja del horneado con una pala y  calentar en un cazo para reducir y que se concentre el sabor. Colar.


Durante el asado pondremos las patatas, lavadas y secadas, en el microondas diez minutos a 800 w. Cuando estén templadas las pelamos y las partimos en dos (esto depende del tamaño, si son más pequeñas las dejamos enteras). Terminando de reducir la salsa las doramos en aceite caliente.


Servimos el pavo con las patatas, regados con algo de salsa y el resto en salsera aparte.



lunes, 14 de diciembre de 2015

EMPANADA KEBAB O EMPANADA ESPECIADA





Es muy fácil preparar una empanada de cualquier cosa. Esta vez y para probar pensé en hacer una que tuviese el sabor del kebab, que por cierto no sé qué tiene que engancha tanto a nuestros hijos. La ventaja de hacerlo en casa es que cuenta con todas las garantías. No lleva grasas que puedan perjudicarnos y trabajamos con la seguridad de una total higiene, como a mí me gustan las cosas.

De sobra sabéis que no soy muy de carnes y que cada día más las voy sustituyendo por otras cosas, sin llegar a ser vegetariana. Pero no voy a imponer en casa mi decisión, respeto el gusto de cada uno. El cordero gusta y yo lo pongo sin problemas. Para hacer esta receta he empleado algo de tiempo limpiando escrupulosamente la carne, fuera ternillas, fuera bordes blancos, fuera huesos y fuera todo lo desconocido para mí, jajaja. El cordero cuando lo compré pesaba ochocientos gramos y al final quedó en cuatrocientos ¡por pocas tengo que acudir al pollo que tenía en la nevera!

El resultado gustó mucho a todos, yo me comí un trocito y no me disgustó, por algo sería, y es por eso que os lo cuento y lo comparto con vosotros para que también lo disfrutéis. Un par de estas empanadas para las cenas navideñas nos solucionarán un estupendo aperitivo y se pueden preparar con antelación, tomadlas frías o calentadlas al horno unos minutos antes de servir.

Ingredientes:

- Cordero 400 g.
- Bases de pasta brisa o quebrada redondas, 2.
- Cebolla 1.
- Ajos 3.
- Tomates prietos y rojos 2.
- Curry de Madrás 1 cdta.
- Jengibre en polvo 1 cdta.
- Cilantro fresco 1 cda.
- Escamas de guindilla roja ½ ó 1 cdta (al gusto).
- Hierbabuena unas ramitas.
- Huevo batido para pincelar.
- Aceite de oliva 4 cdas soperas.
- Sal.

Se puede acompañar con yogur blanco, tipo griego.

Elaboración:

Limpiar el cordero y picar a cuchillo muy menudo. Sofreír en el aceite sazonando con sal y las escamas de guindilla. Cuando cambie de color echamos sobre él los ajos muy picados y el jengibre. A continuación incorporamos la cebolla igualmente picada y el cilantro fresco. Dejamos que se ablande con una tapadera puesta. Ya ablandada ponemos los tomates pelados y cortados en daditos y el curry, de no tenerlo lo podéis sustituir por cominos molidos y cúrcuma. Sofreímos cinco minutos y apartamos del fuego dejando que temple. Picamos la hierbabuena fresca y distribuimos por encima, mezclándola.



 

Mientras enfría encendemos el horno a 200 ⁰C y preparamos las bases de la masa quebrada, que debemos sacarlas del frigo al menos diez minutos antes de usarlas para que no se fracturen al desenvolverlas. Dejamos extendida la primera plancha sobre el papel de fábrica, no es necesario pincharla pues sobre ella irá el relleno. Repartimos el relleno dejando un borde de 1 cm.





 




Pinchamos con un tenedor la otra plancha y tapamos con ella procurando que queden emparejadas. Sellamos los bordes presionando con los dientes de un tenedor. Pincelamos con huevo batido.






Horneamos hasta que quede dorada. Servimos templada sola o con yogur.




viernes, 11 de diciembre de 2015

BACALAO AL HORNO


  



No salgo de pescados, verdura y mariscos últimamente ¡Cómo se nota por dónde van mis inclinaciones! Si sois de mi gusto estaréis contentos, y si no, no tengáis pena que próximamente caerá algo de carne por estas páginas.

El bacalao es uno de mis pescados favoritos. Nos hemos "educado" con él, por decir algo. Sin embargo, y hace años, leí que no le queda mucha vida en el mundo culinario pues se cuenta que está en peligro de extinción. No puedo deciros si hay algo de verdad en esto, pero cuando el río suena...

Algo parecido pasa con lo del cambio climático, no lo creemos, o no lo queremos creer por la cuenta que nos trae. Yo quiero pensar que no es verdad y a muchos de vosotros os pasará como a mí, pero si hubiera alguna manera de evitar que esto ocurra y dependiera de nosotros ¿no deberíamos poner nuestro granito de arena para frenarlo? Siempre será mejor hacer algo, aunque sea insignificante, que estar impasibles viendo si ocurre o no y comportándonos como si fuera ajeno a nosotros.

Mientras no se dé la voz de alarma seguiremos cocinando este magnífico pescado que tan generosamente nos regala la Naturaleza.

Ingredientes:

- Lomos de bacalao desalado 4.
- Zanahorias 2.
- Patata 1 grande.
- Cebolla ½.
- Ajos 3.
- Tomate 1.
- Orégano 1 cda.
- Perejil 1 cda.
- Pan rallado 1 cda.
- Pimienta molida.
- Aceite de oliva.
- Sal.

Elaboración:
 





Untar con aceite una bandeja de horno. Colocar el bacalao alineado.








 




Sofreír las patatas y las zanahorias cortadas en rodajas medianas en una sartén hasta casi ablandarlas, alrededor de doce minutos, salando un poco. Este paso lo hago obligado, pues tanto la patata como la zanahoria tardan más en hacerse que el pescado.






Escurrir y cubrir con ellas el bacalao. Cortar el tomate en rodajitas y la cebolla en juliana muy fina y disponerlos encima. Añadir picados el ajo y el perejil, espolvorear el orégano. Sazonar con sal y pimienta y regar con algo de aceite de la fritura.



Hornear veinte-treinta minutos (depende del grosor del pescado) en horno precalentado a 180 ⁰C con la bandeja cubierta de papel de aluminio. Destapar y rociar con el pan rallado. Volver a introducir en el horno con gratinado, sin tapar, otros diez minutos más. 



martes, 8 de diciembre de 2015

CREMA DE CALABAZA CON LONCHITAS DE IBÉRICO





Hace tiempo que una amiga me pidió la receta de la crema de calabaza, la tradicional por decirlo de alguna manera y he aprovechado que estamos en vísperas de Navidad para traerla y de paso darle un toque más especial, el que sin duda le aporta el jamón ibérico, la mejor manera para convertir esta crema, valga decirlo buenísima, en un plato de categoría para la cena navideña.

¿Estáis cansados de sopas de pollo y pavo, de mariscos, de consomés al Jerez, de las habituales de Nochebuena? Pues debéis probar con la que os enseño, no requiere de mucho tiempo para elaborarla, es fácil y delicada, estupenda para una noche más especial. Si los bolsillos andan un poco flojos un buen jamón blanco será un sustituto perfecto y si os lo podéis permitir un par de lonchitas de ibérico por plato no nos subirán demasiado el presupuesto.

 
Ingredientes (4-6 personas):

- Calabaza troceada (sin cáscaras ni semillas)  1k y 200 g.
- Patata 1 grande,
- Puerro 1.
- Aceite de oliva 6 cdas.
- Cubitos de caldo de carne 2.
- Nata para cocinar 125 ml.
- Pimienta blanca molida (al gusto).
- Sal (si se necesita).
- Lonchitas de ibérico (2 por plato).


Elaboración:

 




Sofreír en una cacerola el puerro limpio y cortado. Cuando haya ablandado ponemos la patata y la calabaza troceados parejos.











Después de cinco minutos moviendo el sofrito, cubrimos con agua sin excedernos, basta con que quede un par de dedos por encima.

Añadimos los cubitos (si preferís ponedlos de verdura). Dejamos que cueza a fuego medio hasta que se ablanden la calabaza y la patata.




 




Trituramos y colamos para que quede más fina. Comprobamos la sal (no suele ser necesaria) y ponemos, si nos gusta, la pimienta molida.






 





Antes de servirla y caliente aún, agregamos la nata y disolvemos, no conviene hervirla pues puede cortarse y nos estropearía su aspecto.







Servimos con dos lonchitas por persona.