¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


martes, 28 de junio de 2016

PRETZELS




Esta receta de pretzels es del año pasado, entre medias ya los he hecho varias veces más y he modificado algunos ingredientes, pero en lo básico siguen siendo los mismos.

No me voy a extender demasiado porque ando un poco escasa de tiempo en estos días y hoy no es precisamente uno en el que me sobra. Espero que me queden más ratos libres, ya os tendré al tanto.

La receta es de C. Bretherton.

 
Ingredientes:

- Harina de fuerza para pan 350 g. y algo más para enharinar la encimera.
- Harina normal de trigo 150 g.
- Azúcar 2 cdas.
- Levadura seca 2 cdas.
- Sal 1 cdta.
- Agua templada 300 ml.
- Aceite de girasol 1 cda. y algo más para engrasar

  


Elaboración:

Mezcla las harinas con la sal y azúcar en un bol.  Diluye la levadura con el agua (cuidado con no excederse de temperatura, basta tibia). A los cinco minutos de reposar la levadura añade el aceite. Vierte sobre las harinas y une bien. Haz una masa homogénea con las manos.

Pasa a la encimera y amasa diez minutos hasta que quede lisa y brillante. Mete en un bol untado con aceite de girasol y tapa con film. Deja que la masa crezca alrededor de dos horas.



Saca del bol y desgasifica sin golpearla sobre una superficie enharinada. Divide la masa en dieciséis porciones.

Haz un rollo con cada porción y sobre la encimera alarga cada rollo (dice Bretherton con 45 cm de largo y cuando me puse a extender me parecía que aquello no tenía fin, jajaja, se quedaron en treinta). Coge de las puntas cada rollo y da vueltas como cuando vamos a saltar a la comba y ya sobre la encimera cruza dejando un orificio central y cierra abrazando los extremos presionando ligeramente para que no se vayan a soltar (os dejo para que os sea más fácil entenderlo una secuencia de fotos).



 




Pon los pretzels en una bandeja de horno sobre papel parafinado, cubre con film y un paño y deja levar nuevamente una media hora (los dejo dentro del horno apagado).






Después, sería el momento de glasearlos, cosa que en esta receta no hice para no alargar demasiado el proceso. Probé en otra ocasión y no me funcionó, pero no desisto, estoy en ello. El bicarbonato y sus dos baños me han fallado, no supe hacerlo. Bueno, pero el resultado me gustó bastante y pienso, a mi modesto entender, que este baño no los hace más bonitos, aunque añadido a su forma, es su principal característica.

 




Antes de hornear (precalentar a 200 ⁰C), pincela con huevo batido y pon semillas de sésamo por encima (añadí unos granitos de sal gruesa). El tiempo de horneado es de aproximadamente quince minutos. 








viernes, 24 de junio de 2016

VARITAS DE LIMÓN




Con esta receta, ahora dulce, participo en el reto de Marisa de Thermofan. La he considerado buena por ser un dulce económico, fácil de hacer y con ingredientes saludables.

Espero que os guste y de nuevo agradezco a Marisa su invitación.

Esta es mi aportación dulce al reto BBsseo.


Ingredientes:

- Zumo y ralladura de ½ limón.
- Huevos L, 2.
- Azúcar 4 cdas.
- Aceite de oliva 4 cdas.
- Leche 2 cdas.
- Harina la que admita.
- Levadura Royal 1 cdta.
- Aceite para freír.
- Azúcar glas para espolvorear.

  

Elaboración:

Bate los huevos con el azúcar hasta que se espume la mezcla. Añade el aceite y la ralladura y sigue batiendo. Incorpora la leche, el zumo y la levadura. Cierne la harina integrándola poco a poco y añade más a medida que nos la pida para hacer una masa algo pegajosa.



 



Extiéndela sobre la encimera untada con un poquito de aceite de oliva y coge porciones de parecido tamaño dándoles forma alargada. Si es necesario, úntate las manos ligeramente con harina.








  


Calienta aceite, suficiente para que las cubra, con una piel de limón. Retira la piel y fríe las varitas girándolas para dorarlas por ambos lados.







Pasa a papel de cocina y después espolvorea glas por encima. Deja enfriar y ya estarán listas para comer.





martes, 21 de junio de 2016

TRES APERITIVOS



No me olvido de los aperitivos, hoy os traigo tres de ellos y otro día más.



PAQUETITOS DE PIMIENTO ASADO


Un aperitivo fácil y que gusta mucho son estos paquetitos de pimiento asado. No dejéis de probarlos que os van a sorprender.  Con esta receta acompaño dos más que en fiestas tipo buffet  sacan de apuros al anfitrión-a. Os aconsejo poner un servicio completo para cada uno, a pesar de la informalidad de la reunión de amigos.

Ingredientes:

- Tiras anchas de pimiento asado.
- Tronco de atún en escabeche.
- Aceite de trufa negra.*
- Vinagre balsámico.
- Flor de sal.

Elaboración:


Ya limpios los pimientos, asados en parrilla, cortamos tiras de dos dedos aprox.

Cruzamos, sobre la bandeja de servir, dos de las tiras y en la intersección colocamos unas lascas de atún. Cerramos los paquetes con la unión hacia abajo.

Ponemos unas lascas de trufa encima y aliñamos con el vinagre, el aceite de trufa y unas escamas de sal.


*El aceite de trufa lo obtengo llenando el tarrito de las trufas con un buen aceite de oliva, dejándolas macerar dentro al menos dos semanas.



QUISQUILLAS COCIDAS


"Y ya metidos en faena" y con vistas a días de vacaciones os enseño cómo cocer quisquillas y dejarlas en su punto. Maravilloso marisco "natural del Mediterráneo", destacan las de Motril (Granada) pues tienen una calidad insuperable y un sabor excelente.

Lavar las quisquillas con agua fría y escurrir. Poner al fuego una cacerola bien grande, espaciosa, con agua abundante. La medida de sal irá en relación a la cantidad de agua, yo le pongo sesenta gramos por litro aprox.

En cuanto hierva a borbotones volcamos el marisco bien repartido para que reciba por igual la misma temperatura, debiendo quedar bien cubiertas por todos sitios. Observar el cambio de color que se produce rápidamente, dejamos un minuto y enseguida las pasamos a un recipiente con hielo y agua. Escurrir, poner algo de sal gruesa por encima y servir.

  

  

ACEITUNAS EN ALIÑO DE CÍTRICOS



¿Queréis darle un aliño personal a vuestras aceitunas? pues os lo pongo fácil. A veces, hemos comido aceitunas en algún bar y pensando que sabían muy bien hemos dicho: Tienen arte, ¿cómo las aliñarán?

Por supuesto que hay multitud de maneras para hacerlo, os iré trayendo (si veo que os gustan) otras, poco a poco, hoy tocan unas de mis favoritas. Quedan con un sabor muy agradable: "Pruebe una y no quedará ninguna" ¡de verdad! jajaja.

Por la zona donde vivo, el agua tiene unas características que no se presta para curarlas en casa y se acaban ablandando, también he oído que les afecta el clima. Hay quienes se atreven con agua de mar (práctica que no recomiendo, no me parece muy saludable) hay también quienes compran agua mineral. Las técnicas son varias, hay quienes las parten, quienes las cortan y quienes las ponen enteras (curadas previamente con sosa, algunas) y ¿sabéis qué? que paso de rollos y me voy directamente a las que ya vienen envasadas y que me evitan todos estos líos.

Encontré de casualidad estas aceitunas (no me regalan nada, que conste) y vengo usándolas para casa. Para nosotros, perfectas, me admiten mucha variación con el aliño y soportan muchos días, claro, si llegan, pues al estar tan ricas un tarro, un mes, calculo.

Me voy por los cerros de Úbeda cuando cojo carrerilla xD. Aquí os dejo el aliño:

 

Ingredientes:

- Aceitunas de sosa verdes, con hueso, 1 bote (aquí podéis ver a qué aceitunas me refiero).
- Naranja 1 su piel y su zumo (no tratada).
- Limón 1 su piel y mitad de su zumo (no tratado).
- Ajos 4-5 dientes.
- Guindilla roja seca unos aritos.
- Pimienta molida (opcional).



Elaboración:

Vaciamos el bote de las aceitunas, con su agua, en un bol grande. Añadimos las ralladuras y los zumos. Los ajos pelados y cortados en rodajas de medio grosor. Los aritos de guindilla y si queremos, un poco de pimienta.


Volvemos a rellenar el tarro, cerramos bien y agitamos (el resto del líquido no sirve). Cuantos más días pasen más tomarán el sabor y en dos días ya podréis consumirlas. Tomad la costumbre de agitar el bote cada vez que saquéis.


sábado, 18 de junio de 2016

COCA DE NATA CON ALMENDRAS




Quería estrenarme con alguna coca y ya me ha llegado el turno. Puede que no sea una coca al uso, pero lo fundamental para mí es que la he hecho con muchas ganas y cariño. Sé que pueden hacerse de diferentes formas, no las he descubierto ahora, las conozco desde hace tiempo. He elegido ésta porque no era complicada de hacer y sé que no os desanimará por llevar cantidad de ingredientes, ni por su rareza, que son de lo más normales, añado que el proceso de elaboración es también simple, más o menos un bizcocho ¡y esas almendritas! medio sumergidas, la hacen más apetecible todavía. Después de este agradable hallazgo me he propuesto que haré muuuuuchas más.

Ahora os dejo con la receta que es "la mar de fácil" ¡ánimo con ella!

La dedico a mis queridas amigas blogueras catalanas, a las que les tengo gran aprecio, ellas lo saben ¡¡¡Feliz día de S. Juan!!!



Ingredientes:

- Azúcar 300 g.
- Harina de repostería 300 g.
- Nata 125 ml.
- Huevos L 3.
- Levadura Royal 1 cda. sopera.
- Almendras (un puñadito).




Elaboración:

Bate las yemas con el azúcar hasta blanquearlas. Añade la nata, y cernidas la harina y la levadura. Mezcla suavemente. Incorpora las claras a punto de nieve e integra envolviendo.



 




Vierte la mezcla en un molde rectangular, cubriendo el fondo con papel parafinado y engrasado con mantequilla. Coloca encima las almendras sin piel.






Hornea en horno precalentado a 150 ⁰C alrededor de 45 minutos. Sube la temperatura a 180 ⁰C y hornea 10 minutos más.


Quiero recordaros que el tiempo de horneado es aproximado, debéis asegurar la cocción pinchando en el centro y comprobando que la aguja sale seca.





miércoles, 15 de junio de 2016

TRES ENSALADAS, TRES PAÍSES


  
Estas ensaladas se las dedico a mis hijos para que no olviden que con ellas se puede comer felizmente.



Ensalada italiana de pasta y tomatitos asados




Ingredientes:

- Pasta (tipo pajaritas).
- Tomatitos de pera tipo cherrys.
- Aceitunas negras.
- Rúcula.
- Ajo.
- Perejil.
- Aceite de oliva.
- Vinagre de Módena.
- Sal.



Elaboración:

Cuece la pasta en agua abundante e hirviendo, de ocho a diez minutos. Enfría y reserva cubierta de agua fría.

Lava los tomatitos y corta por la mitad. Pica ajo y perejil menudos. Pon los tomates con la parte cortada hacia  arriba en una sartén bien caliente con un fondo de aceite (solo untada), sala un poco. Saltea un minuto y gíralos. Agrega la picada de ajo y perejil y saltea otro minuto.

Prepara una vinagreta con aceite de oliva, sal y vinagre de Módena.

Distribuye los tomatitos encima de la pasta escurrida, unas aceitunas negras y algunas hojas de rúcula. Riega con la vinagreta y sirve.



Ensalada española de papas aliñás




Ingredientes:

- Patatas especial cocer.
- Cebolla.
- Huevos cocidos duros.
- Perejil.
- Zumo de limón.
- Aceite de oliva.
- Pimienta negra molida (opcional).
- Sal.



Elaboración:

Pela y cuece las patatas troceadas hasta que estén en su punto. Cuando hayan templado, añade cebolla en juliana (tiras).

Incorpora los huevos cortados, el perejil picado y adereza con sal (si no has puesto durante la cocción), pimienta, zumo de limón al gusto, gajitos de limón sin piel y aceite de oliva con generosidad. Enfría y sirve.



Ensalada clásica griega



Paseábamos por Olimpia un día caluroso de agosto. Esto hace ya algunos años. Y llegó la hora de almorzar ¿qué creéis que comimos? ¡pues esta ensalada!  que yo había creído desde siempre española.

Con un sol abrasador, rozando los cuarenta grados, porque en Grecia aprieta también el calor en verano, elegimos sentarnos en un pequeño restaurante, que más bien parecía una casa de comidas, y bajo un emparrado reparador "encargado a propósito para nosotros", jajaja... decidimos tomar nuestro refrigerio, no solos, sino acompañados de algunos insectos voladores al gusto del consumidor, que se portaron fenomenalmente bien, ellos a lo suyo y nosotros a lo nuestro, eso en mi tierra se llama educación.

Allí no ofrecían gazpacho. Los andaluces necesitamos el gazpacho en verano, es algo vital. Lo mejor sería tomar lo que más nos refrescara, para sustituirlo pedimos esta ensalada. Al rato, apareció  (no por arte de magia) sobre una fuente de porcelana blanca nuestra reconocida ensalada, nos miramos pensando que alguno de nosotros se había "lucido" y que lo que es griega, griega... pues no mucho. Necesité un sirtaki de fondo para acabar convencida.



Aquellos toquecillos que llevaba la tan "singular ensalada" le daban su especial gracia, por eso os los cuento y de paso me reafirmo en pensar que tenemos mucho en común con esta tierra madre de la que tanto hemos heredado y aprendido.


Ingredientes:

- Lechuga.
- Tomate.
- Cebolla.
- Pepino (no le he puesto porque se me ha olvidado, merezco un coscorrón ¿se ofrece algún griego a dármelo? El delito es que en el frigo había tres. jjj).
- Aceitunas negras sin hueso.
- Queso Feta.
- Orégano.
- Aceite de oliva.
- Vinagre del terreno (opcional).
- Sal.

Elaboración:

Lavar bien las verduras (lavables) y dejar perfectamente escurrida la lechuga para no aguar la ensalada. Disponerla en hojas separadas en la fuente de servir.

Semi-pelar el pepino y cortarlo en rodajas. Pelar la cebolla y añadir unos aros o láminas. 

Cortar en dados el queso Feta y distribuir encima con las aceitunas. Aliñar con sal, aceite de oliva, vinagre (del terreno) y orégano.


Servir bien fría.

sábado, 11 de junio de 2016

ENSALADA MILHOJAS DE MANZANA ROJA




No hace mucho que Marisa de Thermofan me invitó a participar en su Reto BBsseo y veo que se me echa el tiempo encima y antes de nada se me ha pasado el plazo.

Hay miles de recetas que podrían encajar en este reto ¡pero es tan complicado decantarse por una! que lo mejor es no pensarlo demasiado.

Teniendo en cuenta de lo que se trata y con un objetivo común, lo lógico y natural es que propongamos comidas sanas, que el bolsillo no se resienta en exceso, que no sean complicadas de hacer y que debido a la estación que se nos viene encima, inevitablemente calurosa, sean comidas frescas y apetecibles. Me ha parecido que ésta podría encajar en lo que ella quiere, espero su aprobación y deseo que os guste a todos.


Ingredientes :

- Manzana roja.
- Mozzarella (fresca).
- Jamón cocido (natural).
- Yogur griego (o yogur desnatado).
- Zumo de limón.
- Nueces picadas.
- Lechuga.
- Aceite de oliva.
- Pimienta blanca o negra molida (opcional).
- Sal.


Elaboración:

Lavar la manzana. Perforar por el rabito con un ahuecador para extraer las semillas y cortar en rodajas de similar grosor, aprox. medio centímetro (no quitamos la piel). Rociamos con zumo de limón.

Colocar en círculo, en un plato o fuente de servir, una base de hojas frescas de lechuga previamente lavadas y puestas unos minutos en agua con hielo. Poner en el centro una rodaja de manzana, encima un redondel de jamón cocido, recortado con un molde que se adapte más o menos al tamaño para que no sobresalga. Encima una rodaja de queso y algunas nueces picadas. Salamos un poquito. Cubrimos nuevamente con otras capas iguales, tantas como queráis (no he dado medidas por esa razón). Conviene terminar con rodajas más pequeñas para que queden casi cerradas por arriba. Decoramos con alguna hoja verde.


 




Para la salsa batimos un yogur con una cucharada de aceite de oliva, zumo de limón a nuestro gusto y algo de sal y pimienta. Aliñamos por encima.








Tomamos preferentemente fresca. Servimos con el resto de la salsa en salsera aparte.



martes, 7 de junio de 2016

APFELSTRUDEL DE CARLOTA BUCK


 

Creo que esto fue lo primero que hice en repostería que quedó bastante lucido. Puede que no sea el auténtico y tradicional dulce austriaco-alemán porque además de llamarse, como titulo al pie, le sigue algo más, y es: "de Carlota Buck" de la que no he encontrado referencias fiables. Sospecho que pudiera referirse a la emperatriz Carlota de Bélgica, esposa de Maximiliano I de  México, de efímero imperio y con un trágico destino como nos narra el premiado literato mexicano Fernando del Paso en su novela histórica.

A esta receta le tengo cariño por venir de Mª Pilar, de la que ya os he hablado en otra ocasión y a la que le agradezco mucho haberme enseñado a apreciar la cocina. Lo adapto a mi aire y pido disculpas a la autora.


Ingredientes:

- Hojaldre rectangular 2 láminas.
- Manzanas 3.
- Mantequilla sin sal 100 g.
- Pan rallado 4 cdas.
- Canela molida 1 cdta.
- Azúcar 1 cda.
- Avellanas tostadas y sin piel 50 g.
- Pasas sin semillas 50 g.
- Azúcar glas para espolvorear.




Elaboración:

 




Trocea las avellanas, sin molerlas.








Ralla las manzanas peladas con la parte gruesa del rallador, mézclalas con el azúcar y la canela.


Enciende el horno a 180 ⁰C.


 




Pon en un cacito al fuego la mantequilla y fúndela, añade el pan rallado y cuece hasta dorar un poquito. Templa.







Extiende el hojaldre sobre el papel de fábrica. Coloca el hojaldre en vertical y cubre el centro con la mitad de la pasta de mantequilla. Coloca sobre esta franja la mitad de las manzanas ralladas. Reparte la mitad de las avellanas y la mitad de las pasas encima.









Con la otra lámina, y para hacer porciones más pequeñas de Strudel, cortamos rectángulos de igual medida con un cuchillo. Procedemos como con el anterior, utilizando la otra mitad de los ingredientes.






Para cerrar y que no se nos abran al hornear doblamos un centímetro aprox. de cada lado y presionamos los bordes para sellar, de forma que quede el relleno de los extremos dentro. Luego, tapamos con los lados más largos, primero uno y luego otro. Debe quedar la unión debajo. El Strudel grande lo hago rodar ayudándome con el papel. Los más pequeños los vuelvo con las manos con cuidado de no deformarlos.



Horneamos 35-40 minutos. Cubrimos con azúcar glas.


Se recomienda tomar templados o al menos recién hechos, si puede ser con helado de vainilla.






sábado, 4 de junio de 2016

CHIPIRONES ENCEBOLLADOS





Me gustan los chipirones y en general "todos sus familiares". Cocinados de esta manera quedan muy sabrosos, de las que más, a mi modesto parecer. Es una receta súper fácil que algún día puede solucionaros un almuerzo acompañándolos de un buen arroz blanco.

Por el Sur se cocinan bastante, sobre todo en verano, siendo un plato imprescindible para un tapeo en los chiringuitos, a la orilla del mar y con una cerveza muy fresquita. Lo más engorroso es limpiarlos, si queréis podéis ver el proceso aquí, cuando hayáis limpiado doscientos kilos ya sale solo, jjjj. Me gusta que queden como "los chorros del oro", así los disfruto doblemente.


 

Ingredientes:

- Chipirones ½ kg.
- Cebollas ½ kg.
- Aceite 1 vasito de los del  vino.
- Vino de Jerez 1 vasito.
- Pimienta negra en grano (opcional)
- Sal.

  
  


Elaboración:





Poner en una cacerola amplia el aceite a calentar. A fuego medio sofreír lentamente la cebolla cortada en juliana (tiras).






 



Cuando se haya reblandecido, añadir los chipirones limpios y sin agua (si es preciso secarlos con papel de cocina). Rehogar diez minutos y enseguida agregar el Jerez. Salar un poquito. Reducir al punto de salsa media.






Servir calientes, templados o fríos, da igual, están igual de buenos.