¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

jueves, 24 de noviembre de 2016

ELEGÍA



Supe que no nos quedaba mucho tiempo. Él también lo sabía. Me mandaba señales que no quise entender y sin embargo me empeñaba en verlo feliz y ardiente día tras día, pidiendo alguno más al calendario.

Cuando todo estaba preparado, con la ilusión lógica que provoca una tarea bien hecha y avocando por un milagro que siempre me ofreció, me asaltaban las dudas ante la posibilidad de culminarla, de que se desvanecería mi deseo. Los minutos se hacían horas esperando, a pesar de mis anhelos, temiendo que se produjese el desencanto, un fracaso irremediable y en especial una sensación grande de tirar la toalla para no volverlo a intentar nunca más.

Dos últimas oportunidades que concluyeron desechadas, a pesar de que tuve que reclamar la ayuda de "sus hermanos".

Hubo que desistir, en contra de mis sentimientos, con todas las vivencias que hemos compartido ¡Cómo supimos calentarnos en el frío invierno...! ¡Si yo os contara cómo, juntos, ardíamos en el verano! así era, que tanta fogosidad se hacía dueña de nuestra estancia, sobrando cualquier prenda.

​Le di todo el tiempo del mundo hasta que éste también dejó de importar.​

Muchos años a mi lado aceptó lo que le entregaba sin quejas y me lo devolvía espléndido, radiante, con sus mejores galas. Le gustaba dejarme admirada.

Sentí que aquel calor que necesitaba en cada uno de nuestros encuentros se iba yendo paso a paso, aún de poner todo mi empeño en mantenerlo. 

Pero lo que supondría el final entre los dos llegó por la resistencia, que fue en varias ocasiones la mano negra que enturbió la relación, que se interponía una y otra vez, insistente, indolente, muy, muy fría. Todo estaba perdido.

Y se fue, como se van las palomas arrojadas por el hombre hacia lugares más lejanos, esas que ya nadie quiere, símbolos de la paz muertos, ahora ratas voladoras.

Me despedí de él sin querer mirarlo de frente, temiendo un impulso que me hiciera lanzar un grito de desesperación, con una necesidad imperiosa de amarrarlo para no decirle adiós definitivamente. ¡Sabio él que se marcha para llevarse mi sabiduría!

Se iría todo digno, pero derrotado. Lo que tenía claro es que no tardaría en sustituirlo por otro, eso era algo que siempre tuve en mente ¡qué frivolidad! Me había acostumbrado a amarlo y sabía que no iba a poder pasar mucho tiempo sin un nuevo compañero, que hasta incluso lo superase, al que me tendría que ir adaptando para aprender poco a poco a manejarlo ¡manipuladora!




Dedico esta entrada a todos los cocineros-as del mundo que no pueden vivir sin su horno. A mis queridos compañeros con especial cariño.

¡¡¡Esta es la historia de mi horno, no me penséis mal!!!

Explicándome:

Las dos últimas oportunidades se refieren a dos bizcochos que terminaron irremediablemente en la basura a causa del fallo de las resistencias.

El tiempo que le di se refiere a cuando el temporizador perdió su utilidad, me quedé con él en la mano.

"Los hermanos" son otros electrodomésticos de los que me ayudo en la cocina, los menores de mi apreciado horno.


Lo demás, creo, que está claro.


19 comentarios:

  1. Bonita historia dedicada a tu mas fiel amigo en la cocina !!!!
    Ya he pasado por ello y se lo que duele, cuando le tienes el pulso echado va y nos deja.
    Bueno.... tendrás de reponerte de tan irremediable perdida y a pasos agigantados, que la Navidad llega y estoy esperando tus dulces echos al horno.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hay que ver lo que un horno puede llegar a inspirar, bellos relatos cargados de romanticismo. Sin duda es un gran aliado en esta tarea que nos ocupa a diario y cuando no está lo echamos de menos. Que su alma descanse en paz, y larga vida al nuevo.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Pero que entrada mas bonita Alicia, tu horno debe estar muy feliz en su retiro, menudas vivencias tenemos con ellos y casi todas con tan buenos resultados, que de verdad da mucha penita tenerse que separar de ellos, pero así es la vida, tenlo siempre en el recuerdo. Besitossss.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonito Alicia! A veces pienso qué me pasaría si se rompe el horno y me pongo enferma ¡con lo que yo lo quiero! ¡y lo necesito!

    Pero bueno, ya vendrán hornos nuevos que nos inspiren tanto como este te ha inspirado a tí

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  5. Hola guapísima !!!
    Jajajaja qué sentimientos más profundos, pero me has tenido engañada hasta el final. Fijate que pensé que era alguna mascota, y pensaba en lo mal que lo estaríais pasando.
    Pero vamos, que me pasa eso con mi horno, y creo que no has exagerado ni un puntito, a mí me da un síncope directamente :) lo necesito a diario.
    Eres una lianta jajaja
    Besotes gordos mi niña.

    ResponderEliminar
  6. Ay, Ali... Me has hecho pensan en que al mío quizá ya le quede poco y en breve estaré igual que tú... ¿cómo será que nos encariñamos tanto con las cosas? En fin, como no hay mal que por bien no venga, seguro que pronto disfrutarás de otro maravilloso, besos.

    ResponderEliminar
  7. Pobre horno, si pudiera leer esta entrada!! Jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. le tenias cariño a tu horno , lo que te ha salido tiene que estar orgulloso tu horno jajaja besitos

    ResponderEliminar
  9. Madre de dios cuando empecé a leer pensé que los tiros iban por otro sitio, menos mal, bueno, no te preocupes eso es un mal menor y enseguida te pones al tanto del nuevo, yo pase por ello hace poco jeje...Bess

    ResponderEliminar
  10. Alicia querida, llámame mal pensada, pero creí que nos ibas a revelar otro tipo de ruptura, Jajajaja...
    Eres increíblemente buena, me tenías con el alma en vilo hasta el final, y si no llegas a decir que el protagonista de tu relato era un horno, no te quiero decir lo que me ha pasado por la cabeza, Jajajaja...
    ¡¡Buenísimo!!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Alicia, pensaba que había fallecido alguien querido, próximo. También me has tenido engañada hasta el final. Muy bien escrito. Espero que tu horno nuevo se comporte. En mi caso, no fue así. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, ay perdona que me ría pero es que qué salidas tienes! Ya veo que ha sido una despedida muy sentida y no es para menos!! Lo que sí que está claro es que escribes genialmente! y ya sabes..."A horno muerto, horno puesto" ;-)
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Ja, ja, ja, ¡¡pero qué conciencia más retorcida tengo!! ¡¡Vaya historia de pasión tórrida me he imaginado!! ¡¡Pero qué maestría tienes escribiendo y tú tan callado que te lo tenías!! Me dio hasta lástima que "utilizara" ese tórrido amor y lo sustituyera por otro sin piedad. Pero claro, ahora todo cuadra, el pobre ha pasado a mejor vida, y la necesidad manda. Bueno, te deseo que el sustituto, joven y ardiente, te hornee todo a tu gusto, je, je. Besitos, y gracias por este regalo, tu estupenda entrada.

    ResponderEliminar
  14. Pero Alicia!! me habías asustado chiquilla, pensé que había fallecido alguien o me imaginaba el final con algo malo, en fin tu horno, jaja, bueno seguro que piensas fue bonito mientras duro jeje, pero sabes que te digo a rey muerto rey puesto, así que horno nuevo y ademas mejor jaja.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  15. Jajaja, menudo susto nos has dado, yo ya estaba pensando en algo muy malo, pero mira, siendo el horno el que se ha marchado al otro lado es algo superable, jaja, esa pena se te arregla colocando otro en su lugar lo más pronto posible, nosotras sin horno no somos nada, jaja.
    Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
  16. Jajaja!! Como estamos!! Yo estoy muy encariñada con muchos de mis electrodomésticos, lo bueno con ellos es que se sustituyen ;) Aunque el horno con lo que se tarda en pillarlo es más fastidioso... Gracias por las risas que me he echado con tu relato jeje! Besitos!

    ResponderEliminar
  17. Caramba Alicia, cómo bordas las palabras, aplausos para ti!, aunque al principio, y con vocablos tan sentidos creí que iban dirigidas a una persona, pero no, jajaja qué bueno, menudo homenaje y despedida más profunda y elegante!.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Como te entiendo querida amiga, cuando un electrodoméstico funciona bien, aunque este muy viejo quieres mantenerlo. Pero al final debes cambiarlo, yo acabo de hacerlo y tendré que hacer ingeniería para dominarlo. Bromas a parte , te entiendo. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  19. Me he quedado impactado Alicia!!! Es la primera vez que entro en tu Blog para leer una de tus recetas (setas empanadas), y cuando he leído tu "Elegía" me he quedado impactado, pues he pensado que era una historia de amor real con una persona y NO con un electrodoméstico.
    A pesar de mi edad sigo siendo un soñador, pero mis sueños gracias a Dios se han cumplido en su totalidad.
    Aunque eres una magnífica cocinera, creo que deberías derivar hacia la pluma, pues tienes arte.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar