¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

sábado, 30 de septiembre de 2017

RABO DE TERNERA AL VINO DE MONTILLA


   
¡Y llegan carnes! ya sé que las esperabais, por eso están aquí para satisfacer todos los gustos.

No es fácil hoy hacerse con rabo de toro, antiguamente en mi ciudad se vendían en época de corridas, aunque no llegaba la demanda a quedar cubierta para aquellos que la apreciaban y sabían darle uso.

Generalmente, y a nivel de la calle, se vende el de ternera en su lugar, pero hay quien defiende en su puesto (experiencia propia) que ¡es rabo de toro! (a ultranza), cuando lo que te muestran y ves no responde a lo que te quieren vender. En fin, son los comunes desacuerdos de la compra a los que nos enfrentamos los consumidores a menudo, siendo mejor no discutir demasiado, coges tu rabo de ternera ¡y santas pascuas!

En el plato notaréis que es una carne “más noble” que la de toro, aunque los entendidos dirán, menos sabrosa. Hoy os cocino el de ternera, el asequible, que no siempre lo hago igual, me pongo con él y como vaya saliendo ese día.

Ingredientes:

- Rabo de ternera troceado y limpio 800 g.
- Cebollas 3.
- Zanahorias 2 grandecitas.
- Ajos 2 dientes.
- Tomate 1 mediano.
- Vino de Montilla 330 ml.
- Agua, o mejor caldo de carne 250 ml.
- Aceite de oliva.
- Pimienta negra molida.
- Sal.
- Perejil para decorar.


Elaboración:
 


Retira todo lo que sobre de grasa de la carne, lava y seca con papel de cocina. Salpimenta y dora en la exprés sobre un fondo de aceite. Aparte rehoga las cebollas hasta dorarlas, sin quemar. Vuelca sobre el rabo y añade los ajos sin pelar, el tomate, las zanahorias peladas y troceadas grandes.





 

  
Incorpora el vino y el caldo. Tapa la olla y cuece durante una hora a fuego medio-bajo.

Tritura el tomate, los ajos sin las pieles y parte de las zanahorias. Incorpora al guiso y mezcla.







Sirve caliente con una ramita de perejil.



miércoles, 27 de septiembre de 2017

CALAMARES A LA SANTANDERINA



  

Es una manera sencilla de preparar calamares y conseguir que sean todo sabor, eso sí, acompañadlos de arroz, patatas o pasta. Añadidos a cualquiera de ellos tendréis un plato único. No me hace falta deciros que disponiendo de buen pan sería el no va más, una lástima no mojar en la salsa, no os privéis de hacerlo, no desterréis el pan ¡para ser la primera vez que vais a comer calamares en salsa santanderina! Se os caerán lagrimitas de emoción.

Como no disponemos, por desgracia, de maganos (calamares pescados artesanalmente) que son los auténticos para esta receta, nos adaptaremos a lo que encontremos en el mercado y que no supongan un gasto excesivo. Los medianos me fueron bien, aunque reducen un poco, os aconsejo no cocerlos demasiado ya que se endurecen. De un día para otro mucho mejor, se habrán empapado de su salsa y alcanzado su máximo sabor.



Ingredientes:

- Calamares congelados medianos 12.
- Cebollas medianas 2.
- Pimientos verde, rojo y amarillo medianos (un trozo de cada).
- Aceite de oliva 4 cdas.
- Jerez (una copita).
- Sal.




Elaboración:

Descongela los calamares y límpialos muy bien (Limpiar calamares).

Pica las cebollas muy menudas. Lava y corta los pimientos (retira las semillas). 

Rehoga la verdura a fuego medio y añade los calamares, en cuanto blanqueen los giras del otro lado.



 




Vierte un chorrito de Jerez, añade sal, mantén dos minutos más al fuego sacudiendo la sartén para trabar.







¿Qué os parecería mojar con este pan?






sábado, 23 de septiembre de 2017

TORTA BIZCOCHADA DE FRUTOS SECOS Y GUINDAS




Nos gusta tener en casa algo que endulce nuestros desayunos y meriendas. Siempre que el tiempo me lo permite procuro meterme en la cocina ideando qué cosa nueva voy a preparar y que pueda agradar a todos.

Esta receta la tenía guardada desde tiempo pero no la había puesto en práctica. Es la primera vez que la hago, algo me dice que habrá más veces.

Como bien sabéis no pretendo complicarme la vida con cosas muy elaboradas y difíciles. Esta torta-bizcocho responde perfectamente a lo que os digo. Si os apetece hacerla un día os sorprenderéis de lo bien que queda sin apenas trabajo.

Ponemos a funcionar el horno, que ya nos lo pide. Precalentamos a 180 ⁰C  ¡y arrancando! 

Ingredientes:

- Mantequilla (a temperatura ambiente) 175 gr.
- Azúcar Demerara (o moreno clarito) 150 gr.
- Huevos L, 3.
- Harina de repostería 250 gr.
- Levadura química 5 gr.
- Leche 2 cdas.
- Frutos secos variados y guindas en almíbar, al gusto.

Elaboración:

Prepara un molde circular engrasado con mantequilla y cubre el fondo con papel de horno.

Con varillas eléctricas bate muy bien el azúcar con la mantequilla (se trata de integrar lo máximo posible el azúcar). La pasta obtenida debe tener una consistencia cremosa y uniforme. Incorpora los huevos uno a uno, batiendo entre uno y otro alrededor de un minuto hasta hacer desaparecer totalmente el huevo.  Añade en dos veces la harina mezclada con la levadura (pasadas por un tamiz). Agrega la leche y bate nuevamente con las varillas evitando grumos. Mezcla los frutos secos y las guindas troceados.



Vuelca la pasta en el molde y alisa la superficie.




Introduce en el horno precalentado a 180 ⁰C y hornea alrededor de 45 minutos. Comprueba la cocción presionando ligeramente el centro de la torta. Tapa la superficie con papel de aluminio en el caso de que se tostara demasiado.


miércoles, 20 de septiembre de 2017

CREMA DE TOMATE A LA ITALIANA






Empieza a refrescar por el Sur y a veces te quedas destemplado, es entonces cuando nos acordamos de que algo calentito nos puede entonar el cuerpo haciendo que nos sintamos bien. Hemos probado con muchas sopas, caldos y cremas, pero nos gustaría variar, encontrar sabores nuevos. Os propongo esta crema con sabor italiano, económica, sabrosa y reconfortante como la que más. Añadid a vuestra lista de cenas un gran plato de esta crema. Aprovechemos que aún hay buen tomate y no desperdiciemos el momento que se nos brinda. ¿Qué no tenéis "buen material"? podréis suplirlo por conserva, una lata grande de tomate pera os servirá.

Con las cantidades que os doy hoy tendréis para toda la familia y si sobra... ¡no, no puede, no debe sobrar!

Con agradecimiento a mis amigos: Julia, Pepe, Antonio y Francisco por estos tomates fuera de serie que han hecho llegar a mi cocina.😊.

Ingredientes:

- Tomates rojos y carnosos 1’2 kg.
- Zanahorias grandes 2.
- Puerro grande 1.
- Ajos 1 diente.
- Tomillo fresco 2-3 ramitas (optativo).
- Mantequilla 50 gr. (podéis poner, si queréis, margarina o aceite de oliva).
- Harina 1 cda, colmada.
- Caldo de pollo, ternera o vegetal (al gusto) litro y ½.
- Parmesano rallado (imprescindible).
- Albahaca fresca (imprescindible).
- Pimienta blanca.
- Sal (si se necesita).

Elaboración:

Pon a calentar en una cacerola la mantequilla y rehoga, sin tostar, el puerro limpio y troceado. Añade la cucharada de harina y rehoga con el puerro unos segundos. Cubre con el caldo e incorpora el tomillo y el ajo chafado, las zanahorias (sin piel) y el tomate (sin piel) en trozos regulares. Cuece hasta que se ablande la verdura y reduzca el caldo al punto de crema. Tritura y cuela retirando las ramitas de tomillo previamente.


 





Añade una cucharada de parmesano y disuelve.







Sirve con más parmesano rallado por encima y unas hojitas de albahaca.



sábado, 16 de septiembre de 2017

FLANES DE YOGUR GRIEGO Y MELOCOTÓN (sin huevo)





Hoy aprovecharemos esos melocotones que no están muy apetecibles en el frutero y que están condenados a desecharse. Vamos a convertirlos en un postre especial. El fin de semana es el momento clave para lucirnos con la familia, por eso hoy mismo he decidido publicar, pues puede que aún estéis indecisos con el postre con el queréis agasajar a los vuestros. De hoy para mañana los tendréis listos para el mediodía.

Mi opinión sobre ellos es bastante favorable ya que no tiene ninguna dificultad hacerlos, son sanos y lucen fenomenal.

He usado yogures griegos sin azúcar, eran los que tenía en el frigo, si os parece bien podéis utilizarlos azucarados o edulcorados, en este caso no tendréis que poner nada que endulce, tendrán su punto exacto con lo que aporten los melocotones.

¿Se anima alguien a prepararlos?

 

Ingredientes:

- Melocotones maduros  (para batir) 250 g.
- Yogur griego 4.
- Gelatina neutra 4 hojas.
- Azúcar 50 gr. (o edulcorante líquido al gusto).
- Melocotón ½ (para picar).
- Caramelo líquido Royal.




Elaboración:

Pon a hidratar la gelatina en agua fría diez minutos.

Pela, retira el hueso y trocea los melocotones. Bate con batidora y haz un puré fino.

 




Une los yogures con el puré de melocotones y endulzas según tu gusto.








 




Añade el medio melocotón picado en dados pequeños.


  




 





Carameliza el fondo de unos vasitos.







Estruja la gelatina y ponla un par de segundos al microondas con unas gotas de zumo de limón. Remueve bien para disolver grumos e incorpora a la mezcla perfectamente.


 





Llena los vasitos y pon en el frigo aproximadamente doce horas.




  

Desmolda pasando una hoja de cuchillo alrededor o sumergiendo unos segundos en agua tibia.  Para servir y seguir en la onda yo he elegido más melocotón, los más golosos pueden acompañar con chocolate negro fundido o chantilly.



miércoles, 13 de septiembre de 2017

PASTEL DE PATATAS Y CARNE PICADA (Reciclando)





Como sé que os va a gustar os propongo esta manera fácil de reciclar. Me habían sobrado unas patatas asadas y un poco de carne picada, ya condimentada, para hacer unas hamburguesas. Por separado no me darían para una comida ¿por qué no juntarlas y añadiendo queso y tomate frito preparar un plato la mar de completo?  sin prescindir de una enooooooorme ensalada regada con nuestro fantástico aceite de oliva. Imaginaos si el queso que ponemos es uno fundente y cremoso, como este que puse yo. Elegid vuestro favorito.

Con arreglo a lo que os sobró (será más o menos grande)  añadiréis, proporcionalmente a los ingredientes, los demás.

¿Qué no os han sobrado ni patatas ni carne picada? No es excusa. Empezamos de cero y hacemos una fiesta.

Ingredientes:

- Patatas asadas medianillas 4-5.
- Cebolla ½.
- Carne picada 200 gr.
- Queso semicurado de vaca.
- Tomate frito (suficiente para que quede una mezcla húmeda).
- Albahaca fresca.
- Pimienta negra recién molida.
- Aceite de oliva.
- Sal.


Elaboración:

Sofríe cebolla muy menuda y añade la carne, suéltala con la rasera. Rehoga. Añade salsa de tomate frito y albahaca picada. Comprueba la sal.




Pela las patatas y corta discos de un dedo de grosor. Pincela con aceite el fondo de un molde y coloca discos de patata cubriendo el fondo. Salpimenta. Encima pon una capa de carne. Distribuye queso de vaca rallado. Vuelve a poner otra capa de patatas. Salpimenta y de nuevo cubres con carne y queso rallado. Tapa con patatas y lonchitas de queso.





Gratina en el horno hasta que el queso quede fundido y algo dorado. Sirve.



sábado, 9 de septiembre de 2017

GAMBAS EN SALSA DE OSTRAS CON ANACARDOS





Ya estoy por aquí un septiembre más, y que conste que os eché de menos. Publicar de nuevo es lo natural teniendo en cuenta lo que me envicia esto de la cocina, más aún ayudada por vuestro ánimo.

¡A  ver cómo se nos da el año! Me propongo vaciar de forma total mi lista de recetas, que tengo acumuladas en borradores, esperando ver la luz algún día. ¿Qué pasará? ni yo lo sé.  No prometo nada que luego todo se sabe,jjj. 😊

Retomo con ilusión esta etapa y os presento un nuevo plato inspirado en Oriente en el que lo más destacado es el toque de salsa de ostras, una salsa a la que le tenía curiosidad. No me ha decepcionado y he conseguido darle un puntito diferente a la clásica salsa con soja solamente. El salón del gourmet de El Corte Inglés ha venido otra vez a solucionarme mi deseo, en general suelo encontrar lo que busco, otra cosa es que sea económico. Me consta, no obstante, que ofrece buena calidad, eso sí, y como además cunde acabo "amortizando", o eso creo. En fin, como decía mi prima Trini, y de ella lo aprendí: "por un gustazo un trancazo".

Mando desde aquí un deseo grande de ánimo para mi amiga y compañera M. Esther mg, de "con gorrito y delantal", y rompo una lanza en su defensa, lo merece por lo buena persona que es y porque sólo ella hace que este mundo se vista de sonrisas.

Ingredientes:

- Gambas peladas congeladas (de buena calidad) 500 g.
- Salsa de ostras, 2 cdas.
- Salsa de soja 3 cdas.
- Jerez seco 1 cda.
- Ajo en polvo 1 cda.
- Jengibre fresco rallado 1 cda.
- Aceite de girasol 3 cdas.
- Azúcar moreno 1 cda.
- Maizena 1 cda.
- Guindilla en escamas (al gusto).
- Anacardos al natural 100 gr.
- Sésamo tostado (optativo).


Elaboración:






Descongela las gambas con el método que prefieras, yo he seguido instrucciones del paquete que me aconsejaba pasarlas por agua, bajo el grifo, y dejarlas escurriendo en un colador. Después las he secado bien con papel de cocina.






 
  


Prepara la salsa mezclando y batiendo todos los ingredientes, dejando dos de las cdas. de aceite para saltear. Diluye la Maizena procurando que no queden grumitos.






Tuesta salteando en una sartén o wok con 1 cda. de aceite los anacardos, con cuidado de no quemarlos. Retira y reserva.

Añade la otra cda. de aceite y rehoga las gambas ligeramente a fuego fuerte. Baja la llama y agrega la salsa. Cuece dos minutos o hasta que la salsa empiece a espesar.





Agrega los anacardos y sirve enseguida. Puedes acompañar las gambas con fideos chinos o arroz hervidos.