¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las páginas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que hago, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

martes, 12 de junio de 2018

PANECILLOS DE PLÁTANO



 

Sean, lo que sean, los llamo panecillos. Si los miro, puedo hasta incluso cambiarles el nombre al segundo, si los pruebo no me siento conforme y cambio de parecer. Total, que no le voy a dar más vueltas, y por eso hoy quedan bautizados definitivamente como panecillos.

Ocurrió una de esas veces en las que te ves con regalos de fruta, y no puedes dar a basto porque en ese momento hay circulando sólo "dos gatos en casa". Pensé y me vino la inspiración de gastarlos en algo rico para el desayuno (que luego los dos gatos, ellos, sin compañía, dan buena cuenta de los panecillos, jjj).

Cuando mi apreciada Marisa me propuso participar en su reto 1+/-100, desperdicio 0, me acordé que tenía en borradores una receta que podía perfectamente adaptarse a lo que ella nos sugería. No costaba nada modificar un poquito la entrada para encajarla y hacer posible que saliera publicada, cuanto antes mejor. Espero que cubra las expectativas de Marisa, de paso os invito a visitar su blog, singular y elegante, con un recetario amplio y con estilo, "se lo curra". ¿Y sabéis qué me gusta de Marisa, más que nada? lo cercana, lo sencilla que es, una amiga de las que duran. Ella sabe que cuando no se puede no es por falta de ganas. Ahí sigo estando.

Estos panecillos de plátano se prestan a todo. Puedes tomarlos sin nada, así tal cual, o con frutos secos, mantequilla salada, aceite de oliva, mermelada, chocolate... Con cualquier acompañamiento saben deliciosos.

Aunque conté con estos plátanos que se dan por la Costa de Granada, vosotros podréis utilizar cualquier tipo de plátano que sea de vuestro gusto.

¿Os animáis a probarlos?

 

Ingredientes:

- Harina de repostería, 200 g.
- Mantequilla, (punto pomada), 100 g.
- Plátanos 180 g.
- Huevos, L, 2.
- Azúcar, 120 g.
- Impulsor (levadura química) ½ sobre.
- Canela molida ½ cda.




Elaboración:

Bate con varillas los huevos (a temperatura ambiente) con la mantequilla. A medio batir, incorpora poco a poco el azúcar hasta que se haya integrado, alrededor de cinco minutos.


Chafa los plátanos con un tenedor, haciendo una papilla, y los echas en la mezcla, volviendo a batir otros cinco minutos.


Tamiza la harina, la levadura y la canela, y ahora sin batir, ve incorporándolas poco a poco envolviendo suavemente.



Precalienta el horno a 180 ºC.

 


En moldes a tu gusto, untados de mantequilla o aceite suave, y luego enharinados ligeramente (yo usé spray desmoldante) distribuye la pasta, sin llenar hasta el borde (deja un tercio libre). (Usé ramekines para darles forma de panecillo, os valdrían moldes parecidos, flaneras medianas, incluso moldes de magdalenas con el soporte metálico).




Introduce en el horno, a media altura. Comprueba la cocción después de veinte minutos presionando suavemente el centro de los panecillos, si al tacto ceden y están aún poco cocidos déjalos unos minutos más. Los tiempos son siempre orientativos pues depende del molde elegido, la temperatura del horno, la densidad de la pasta, la altura de la rejilla... El tiempo que yo di fue de veinticinco minutos.

Deja enfriar en los moldes y después saca de los moldes y pasa a una rejilla para orearlos.






miércoles, 6 de junio de 2018

CARRILLERAS DE CERDO ENCEBOLLADAS A LOS DOS VINOS







A ver qué os parece esta receta de carrilleras que tenía en borradores y que la preparo para mis carnívoros.

En ocasiones especiales la suelo hacer porque sé que les encanta.

La última vez fue para esta reciente vuelta a casa de mi hijo, ya sabéis cómo nos alegra que vuelvan. Hasta El Almendro se hizo con ese anuncio en el que ponían tanto sentimiento, que sin aún haber tenido yo hijos se me atragantaba la garganta y me hacía contener las lágrimas amenazando un llanto sin control. Parece que me avisaban, jjj.

Me dejo de historias personales y os cuento mejor como hago este plato, pronosticando que os va a gustar, y si no ya me diréis.

Ingredientes:

- Carrilleras limpias 8.
- Cebollas rojas 2.
- Mantequilla 30 g.
- Pastillas de caldo de carne (bajas en sal), 2.
- Guisantes un puñadito.
- Harina.
- Vino de Jerez 1 copa.
- Vino Málaga Virgen (dulce) 1 copa.
- Pimienta negra molida.
- Aceite de oliva 5 cdas.
- Sal.


Elaboración:

Pon la mantequilla con un par de cucharadas de aceite de oliva a fuego medio en una sartén y cuando funda rehoga las cebollas cortadas en pluma. Salpimenta.

Baja al mínimo la llama y confítala alrededor de 30-40 minutos, estará lista en cuanto desprenda olor a caramelo. Reserva.


Sala, pasa las carrilleras por harina y sacude el exceso. Dóralas en el resto del aceite por los dos lados en la exprés.


Añade el Jerez y espera que se evapore el alcohol. Cubre con agua, incorpora las pastillas de carne y tapa la exprés dejando que se ablanden alrededor de media hora.

 


Pasa las carrilleras a la sartén de la cebolla. Agrega el vino de Málaga y caldo de la cocción, suficiente para que queden cubiertas. Gíralas de vez en cuando. Agrega los guisantes dejando que se mezclen los sabores y que quede la salsa en su punto.







viernes, 1 de junio de 2018

CROQUETAS DE GAMBAS DE GARRUCHA






¿Que si podía haber hecho cualquier cosa con estas gambas? Desde luego que sí. Todo lo que decidamos hacer con ellas estará buenísimo si las usamos aprovechando al máximo su sabor.

Me sobraron unas poquitas después que puse el resto, la mayoría, a la plancha. ¿Por qué no aprovecharlas para hacer unas riquísimas croquetas de marisco? Con poca cosa salieron unas croquetas espectaculares, con protagonismo, mal que yo lo diga, jjj... pero así fue. En un visto y no visto se perdieron de la mesa.

Ingredientes:

- Leche semi-desnatada 4 vasos (de los del vino).
- Harina de repostería 1 vaso (de los del vino).
- Gambas de Garrucha 11-12.
- Mantequilla 40 g.
- Aceite de oliva 1 cda.
- Puerro 1.
- Hierbas aromáticas (un poquito de cada): perejil, eneldo y cebollino.
- Pimienta blanca molida.
- Sal.

- Para rebozar: Harina, huevo y pan rallado.
- Aceite de oliva virgen extra (AOVE) para freír.

Elaboración:

Lava las gambas y escurre. Hierve la leche, retira e infusiona las cabezas y pieles de las gambas. Deja que enfríe y después presiona las cabezas para extraer el interior, vierte en la leche. Cuela y reserva.








Saltea las gambas en una sartén pincelada de aceite, con una pizca de sal gorda.







Pon a rehogar el puerro, cortado pequeño, en la mantequilla fundida y el aceite, a fuego medio, salpimentando.

A continuación pon la harina y la leche. Cuece a fuego medio-bajo, removiendo la masa sin parar (si es preciso añade algo más de leche, no más de otra medida) durante quince minutos.




Incorpora las gambas cortadas en trocitos. Igualmente pica menudas las hierbas aromáticas (cuidado con el eneldo, que es potente) y las pones también. Cuece cinco minutos más removiendo hasta que la masa se despegue del fondo.

Vuelca en una bandeja y deja enfriar, tapando con film. Si no corren prisa es conveniente dejarlas en el frigo al menos un par de horas.

Envuelve en harina dando la forma, después pasa por huevo batido y por último por pan rallado.

  

Fríe en aceite caliente, no humeante, de pocas en pocas para evitar que el aceite pierda temperatura y que también se rompan.

Ponlas en papel de cocina y sirve enseguida.




lunes, 28 de mayo de 2018

SANGRE DE POLLO CON TOMATE





A muchos no os gustará ni oír su nombre, y os negaréis en rotundo a probarla. Os aconsejo que le deis una oportunidad, teniendo en cuenta que se la damos a la morcilla, consolidada, asentada y encumbrada en nuestro país. Nada más lejos del conde Drácula jjj.

Cierto es que se considera plato antiguo, y antes se comía con relativa frecuencia.

Por su escaso poder calórico es muy recomendable en dietas de adelgazamiento (ya tiene algo que os puede empezar a gustar). Su sabor es prácticamente neutro, no esperéis un sabor acentuado, lo que la sitúa más a mi favor.

En sopas, rellenos de fiambre, revueltos, encebollada ¡y cómo no frita con su tomate casero! hace un juego estupendo. ¿Os he convencido? Puede ser que vayamos por buen camino.


 
Ingredientes:

- Sangre de pollo.
- Cebolla.
- Tomate natural triturado.
- Aceite de oliva.
- Orégano seco (opcional)
- Escamas de guindilla (opcional)
- Azúcar.
- Sal.



Elaboración:

Trocea en dados parejos la sangre. Sofríelos en un fondo de aceite, con una pizca de sal gruesa, sólo dorar. Reserva. En ese mismo aceite (si queda poco añade algo más) rehoga la cebolla cortada menuda. Cuando haya ablandado incorpora el tomate. Sala.



 



Añade una cda. de azúcar, y guindilla y orégano si gustas. Deja que reduzca el tomate a fuego medio. Vuelve a poner la sangre dentro del tomate y cuece unos minutos más.






Sirve caliente.






miércoles, 23 de mayo de 2018

SEPIA EN SU TINTA AL ESTILO DE SICILIA






Siguiendo en la línea de introducir vinos en la comida, hoy os traigo una receta con un ingrediente marino. A ver qué os parece.

Mucha diferencia no le encuentro con la receta de calamares en su tinta que hacemos en España, supongo que más bien será por el vino tinto que se le pone a la salsa, que como es normal será de producción local. He comprado un vino siciliano para no alejarme demasiado de la receta original, a falta de él, podréis sustituirlo por un buen Rioja. Así me voy haciendo el cuerpo para mi probable visita a la isla y podré comparar cuando pruebe este plato en su lugar de origen. Eso espero  ;)

Ingredientes:

- Sepia limpia, 500 g.
- Ajos, 3.
- Cebolla morada, 1.
- Pimiento verde, 1.
- Tomate rallado, 1.
- Guindilla seca en escamas (a falta de peperoncino)
- Vino tinto siciliano.
- Tinta de sepia, 1 sobre (se venden en la sección de congelados de muchos supermercados).
- Perejil.
- Aceite de oliva.
- Sal.
- Albahaca para decorar.


Elaboración:

En una cazuela de barro pon cuatro, cinco cdas. de aceite de oliva y rehoga los ajos, la cebolla y el pimiento verde picados.

Añade la sepia en dados más o menos parejos y sofríe. Sala, pon la guindilla y abundante perejil picado. Incorpora el tomate rallado.

Diluye en un tazón la tinta con un chorrito de vino y vuelca sobre la sepia.


 




Añade un vaso de vino, remueve y cuece a fuego medio hasta que la sepia se ablande. Cada vez que necesite salsa incorpora vino, cuidando que no se pegue.




  
Sirve caliente adornando con unas hojas de albahaca y más perejil picado.






viernes, 18 de mayo de 2018

FILETES DE TERNERA RELLENOS AL VINO DE MADEIRA





No los hago con mucha frecuencia, pero si algún día quiero poner algo especial cuenta con mi aprobación, porque sé que a todos les va a gustar.

Me apasiona usar distintos vinos para mis platos, he probado y sigo probando distintos tipos. Tal vez sea para muchos algo sutil, pero a mí cambiar de sabores me atrae y muchas veces me encuentro con una sorpresa, algo diferente y distinto a lo que estoy acostumbrada. El vino de Madeira me funciona con este guiso. He usado un semi-dulce, a la ternera le va que ni pintado. ¿Os animáis?

Ingredientes:

- Filetes de ternera de tapa.
- Fiambre de pollo en lonchas.
- Tortilla francesa.
- Aceitunas negras.
- Pimientos en conserva.
- Perejil.
- Vino de Madeira semi-dulce (Boal).
- Pimienta negra recién molida.
- Puerro, cebolla, perejil, pimientos en conserva (para la salsa).
- Pastilla de caldo Knorr.
- Aceite de oliva.
- Sal.

Elaboración:

Macea los filetes y cuadra recortando las esquinas (lo que sobra podemos usarlo para otras preparaciones). Salpimenta.

Rellena los filetes con tiras de tortilla, fiambre de pollo y morrones. Pica las aceitunas en redondeles y el perejil menudo. Distribuye por encima.

Enrolla cada filete presionando ligeramente. Sella por todos lados en un poquito de aceite y retira.




 
  



Añade algo más de aceite y rehoga las verduras troceadas (será suficiente con dos pimientos).







Después, pasa por la batidora. Si prefieres, déjala sin pasar.




Devuelve a la sartén la salsa y la carne. Vierte una copa de vino, un vaso de agua y desmenuza la pastilla de caldo. Deja que reduzca la salsa hasta su punto (si fuera necesario engorda la salsa con un poquito de harina de maíz disuelta en un poco de agua fría)  y espera que la carne se haya ablandado.




Sirve caliente con los rollitos partidos por la mitad.



viernes, 11 de mayo de 2018

BIZCOCHO TIPO ALEMÁN







He hecho bizcochos de distintas maneras, pero éste se sale de lo habitual, ya que además de seguir los pasos de un bizcocho tipo alemán, le he añadido como ingrediente un cacao fantástico traído de allende los mares. Fue un regalo, un detalle muy especial, de personas igualmente especiales.

Va para ellos mi dedicatoria de hoy. Gracias Juanjo y Yaris, con mucho cariño.


Ingredientes:

- Huevos 3 L.
- Harina de repostería 250 g
- Azúcar demerara o moreno 100 g.
- Mantequilla punto pomada 125 g.
- Cacao en polvo 2 cdas colmadas.
- Azúcar blanquilla 2 cdas. rasas.
- Vainilla en polvo 1 cdta.
- Leche 6 cdas.
- Levadura química ½ sobre.
- Pizcas de sal, 2.
- Chocolate especial postres 2 onzas.

Elaboración:

Prepara un molde redondo poniendo en la base papel vegetal e impregnando los lados con spray desmoldante o mantequilla.

Monta las claras (a temperatura ambiente) con una pizca de sal y reserva.

Antes de batir mezcla primero con una espátula la mantequilla en punto pomada con el azúcar demerara (esto es para que al meter la batidora no nos salpique media cocina, jjj, siempre pienso en decirlo y luego se me pasa) luego bate con varillas eléctricas y después incorpora una a una las yemas. Bate entre una y otra hasta que queden bien incorporadas. Añade la vainilla y mezcla suavemente. 

Enciende el horno a 180 ºC, calor arriba y abajo.

A la pasta de yemas agregamos la harina, la otra pizca de sal y la levadura cernidas, en dos veces y envolviendo (la mezcla resulta más densa de lo habitual en bizcochos). Une, por último,  las claras en dos veces.




 
Disuelve en la leche el cacao con 2 cdas, de azúcar blanquilla.

Divide la pasta en dos partes, dejando una tal cual, a la otra mitad le añadimos la leche con el cacao, incorporando hasta que se absorba (siempre envolviendo para no bajar la mezcla).







Extiende con una espátula en el molde la base de pasta blanca procurando que quede nivelada (es pegajosa). Encima pon la pasta con cacao, sin mezclar, dejando caer, y procurando repartir bien sobre la anterior.







Trocea el chocolate con distintos tamaños y los dejas caer encima, salpicados.







Introduce en el horno y mantén alrededor de 45 minutos. Presiona el centro a los 30 minutos de manera rápida y comprueba que resiste la presión, de no ser así continúa la cocción unos minutos más.

 




Después deja que repose en el horno 5 minutos con la puerta entreabierta. Saca del horno y orea.










Podéis sustituir el cacao que yo he usado por Valor. Ninguno de los dos contiene azúcar y tienen la potencia de un buen chocolate en polvo.

lunes, 7 de mayo de 2018

TORTILLITAS DE BACALAO



  


  
Seguro que os ha quedado bacalao y no sabéis cómo gastarlo aún. No tengo inconveniente en pasaros una receta que sé que os va a gustar, y que después de que la hayáis probado se os antojará más de una vez, fuera incluso de fechas clave.

Debía dejarla para el año que viene, pues son típicas de Semana Santa, pero hay quien me la ha pedido ya con la intención de no tardar mucho tiempo en prepararlas.

Aquí dejo mi receta  "para que no os perdáis por el camino".

Ingredientes:

Una taza (de café con leche) de bacalao desalado y desmigado.
Una taza (de café con leche) de harina todo uso.
1/3 de taza (de café con leche) de harina de garbanzos.
Huevo M, 1.
Una taza (de café con leche) de agua fría.
Colorante alimentario, una pizca.
Tallos verdes de cebolleta tierna, 1 cda. colmada.
Cebolleta tierna pequeña, 1 cda. colmada.
Ajos, 2.
Perejil.
Aceite de oliva.
Sal.

Elaboración:

La noche antes pon a remojar el bacalao en abundante agua fría, después de retirarle toda la sal bajo el grifo y dejarlo totalmente limpio.

Al día siguiente vuelve a lavarlo debajo del grifo y lo desmigas a conciencia eliminando pieles y raspas.

En un cuenco pica fino los tallos, la cebolleta y los ajos. Añade el huevo, bate. Incorpora el bacalao y el perejil. Agrega las harinas.

Vierte el agua y haz una papilla salando prudentemente y pon el colorante. Mezcla.

Tapa el cuenco con film y lo metes en el frigo media hora.


Prepara una sartén con suficiente aceite. Cuando esté caliente, no hirviendo, ve poniendo cucharadas de la pasta en el aceite, dejando que doren de un lado y luego del otro. Pasa a papel de cocina.


Sirve calientes.