¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Os abro encantada las páginas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que hago, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

viernes, 12 de abril de 2019

HUEVOS RELLENOS DE SALMÓN CON MUSELINA DE ESPÁRRAGOS VERDES


 



Hoy tengo especial interés en  daros esta receta. Pienso que es otra de mis estrellas de cocina, pero no lo vais a saber hasta que la hayáis probado,  por descontado contando con que los ingredientes que lleva os gusten. No os lo pongo difícil porque me consta que cocinar con dificultades no apetece mucho.
Para que os quede bien es importante que sigáis mis pasos, no voy a pasar nada por alto.
Poned interés en su elaboración ¡y hecho!

Ingredientes:

- Lomos de salmón congelados (no muy grandes) 2.
- Bote de espárragos verdes (pequeño).
- Huevos L, cocidos, 4.
- Puerro, un trocito.
- Mantequilla 4 nueces aprox.
- Salsa de tomate.
- Nata de cocinar, 1 brick (poco menos).
- Mozzarella.
- Eneldo seco 1 cdta. colmada.
- Pimienta blanca molida.
- Sal.

Elaboración:

Descongela el salmón y elimina pieles (a mí me gusta dejar algo de la piel porque da suavidad, además de que aporta sustancias beneficiosas) y espinas. Trocea menudo.

Quita la cáscara a los huevos y corta a lo largo, vaciando las yemas. Chafa las yemas. 



Rehoga en dos nueces de mantequilla y a fuego medio el puerro, cuidando que no se queme.

Añade el salmón sazonando con sal, pimienta blanca y eneldo. En cuanto cambie de color lo retiras (así no se secará mucho). Incorpora las yemas.
  

Saltea los espárragos con la otra nuez de mantequilla, habiéndoles retirado el agua de conserva, bien escurridos. Después tritura con la nata hasta mezclar perfectamente. 


Pon una base de tomate cubriendo el fondo de una besuguera. Rellena los huevos con la pasta de salmón y colócalos encima. Cubre con la muselina de espárragos.

Distribuye mozzarella rallada y pon una laminita de mantequilla en cada huevo.



Enciende el horno para gratinar. Cuando estén dorados los sirves.




lunes, 8 de abril de 2019

ALBÓNDIGAS DE PAVO EN SALSA DE NARANJA A LAS HIERBAS






Si tuviera que escoger una receta que me gustase mucho, ésta, sin lugar a dudas, sería una de mis elegidas.  Por lo tanto no me puedo quedar "el secreto" de cómo prepararla. Si algo está realmente bueno lo tenéis que saber, siendo el mejor regalo que os puedo dar el compartirla con vosotros.

No será imprescindible hacerlas de pavo, os propongo probar con otras carnes: pollo (en general aves), cerdo o mixtas con ternera...

He usado hierbas de mi jardín para dar un toque especial a las albóndigas y a la salsa. Me encanta ponerlas en mis guisos de manera discreta pues aportan notas muy agradables. En lugar de perejil, que es ingrediente casi obligatorio, he utilizado hinojo fresco, y para la salsa, nada mejor que una de mis hierbas favoritas (a mi parecer casa de maravilla con la naranja) y es la hierbabuena.

Os va a sorprender sin duda, seguid mis pasos y se convertirá en una de vuestras recetas favoritas.  Aviso que tengo más igual de ricas y saludables, jjj.

Me he ayudado de mi mini-robot de cocina de Braun para triturar.

Ingredientes:

- Solomillo de pavo, 1.
- Naranja entera (mejor ecológica), 1.
- Puerro, ½.
- Ajos, 2.
- Huevo L, 1.
- Pan (del día anterior remojado en leche), 3 rebanadas generosas (con el pan quedan más jugosas, si tenéis, usadlo mejor) o pan rallado 4 cdas.
- Caldo de pollo, de ¾ a 1 litro.
- Hinojo silvestre (una ramita).
- Hierbabuena (una ramita).
- Harina.
- Aceite de oliva, 6 cdas.
- Pimienta negra recién molida.
- Sal.

Elaboración:

Tritura el solomillo troceado con un ajo y el hinojo. Vuelca en un cuenco y sazona.
  

Añade el huevo y el pan. Mezcla bien.

  
Tritura la naranja troceada con su piel y sin huesos (muy bien lavada si no es ecológica) con la hierbabuena y reserva.



Corta menudos el puerro y el ajo restante y los rehogas en el aceite a fuego medio. Incorpora el triturado de naranja.

Forma las albóndigas pasándolas ligeramente por harina. Sin freír, colócalas en el sofrito y las cubres con el caldo de pollo. Cuece alrededor de 40 minutos, deberás ir añadiendo caldo a medida que lo necesiten. La salsa debe quedar en su punto de espesor.



Antes de servir comprueba el punto de sal y pimienta.

Recomiendo consumir el mismo día de prepararla, pues al incorporar la parte blanca de la naranja puede que de un día para otro comunique algo de amargor.

Para que quede suelta la hierbabuena, métela en una servilleta de papel al microondas, a 800 w, 2 minutos. Después podrás desmenuzarla y repartirla sobre tu guiso. Podrás hacer lo mismo con tus hierbas elegidas.



Esta es una pequeña aportación a “En Buena Onda”, de mis amigas Marisa de Thermofan y Elisa de Que no te falte un perejil.

 En Buena Onda

Esparce la hierbabuena por encima y adorna con una ramita de hinojo.



lunes, 25 de marzo de 2019

CROQUETAS DE PATATA Y BACALAO





              
Se acercan los días de Semana Santa, y como es típico en nuestra tierra, sacamos la tradición a la mesa un año más.

He buscado un momentillo para haceros llegar esta receta que tenía en mente subir hace bastante tiempo.

Es una receta antigua, pero que perfectamente encaja hoy día en nuestros gustos.

¿No os van a apetecer un par de ellas con una cerveza fresquita? Estoy segura que a más de uno sí. Muy propias para tapear en una terraza... o donde vosotros queráis.

Tal vez no sean las típicas croquetas portuguesas, aunque muy parecidas. El caso es que se devoran con la vista y están ¡para comérselas!

Como siempre os mando un saludo cariñoso a tod@s.

Ingredientes:

- Patatas medianas 3.
- Bacalao desalado (puesto a remojo 12 h. cambiando el agua 2-3 veces) 160 g.
- Ajos 2 dientes.
- Perejil un manojo.
- Pimienta negra recién molida.
- Sal (si se necesita).

Para rebozar;

- Harina.
- Huevo batido.
- Pan rallado.

- Aceite de oliva abundante para freír.

Elaboración:

Asa las patatas al microondas 10 minutos. Gíralas de posición a la mitad del tiempo. Deja templar y les retiras la piel. Después las chafas con un tenedor.

Seca con papel de cocina y limpia el bacalao de pieles y espinas (de tenerlas). Trocea menudo.

Mezcla muy bien las patatas con el bacalao. Añade los ajos y el perejil picados. Tapa el recipiente y mete en el frigo una hora.

Es el momento de probar la sazón. Rectifica de sal, si la necesita, y pon la pimienta.

Incorpora el huevo a la mezcla.



Da forma a las croquetas. Pásalas primero por harina, luego por huevo batido y después por pan rallado.

Fríelas en abundante aceite de oliva (escoge un recipiente hondo y no muy grande para freírlas, así no gastarás en exceso). Mantén una temperatura constante, media, fríe de pocas en pocas para no enfriar el aceite y correr el riesgo de empaparlas o romperlas.


Pasa a papel de cocina y sirve. ¿Qué tal con un salmorejo?



viernes, 8 de marzo de 2019

POTAJE CON TAGARNINAS






Se nos van las tagarninas en nada y hay que aprovechar su momento. Hoy os voy a explicar cómo hacer un plato especial, con sabores muy buenos, ligero porque le puse pechuga de pollo, y al que no pensamos renunciar cada año, mientras se puedan conseguir. De no encontrarlas frescas, las podréis comprar también en conserva, generalmente se venden como cardillos. ¿Os suenan? ¿Las habéis probado alguna vez?

Si queréis hacer un plato vegetariano prescindid del pollo, mi intención fue hacer plato único y por eso le puse un poquito.

No dejéis de probar esta delicia de la gastronomía, poco usual hoy día y con toques de mi cocina familiar.

Aprovecho el momento y os envío un beso. Hasta otro día amig@s.


Ingredientes:


-Tagarninas frescas o conserva, 150 g.
-Garbanzos en conserva 250 g.
-Pechuga de pollo, en dados, un trocito.
-Cebolla picada, ½.
-Ajos picados, 2.
-Pimientos rojo y verde, picados, un trozo de cada.
-Tomate natural triturado, 4 cdas.
-Pimentón de la Vera, 1 cda.
-Cominos molidos, 1 cdta.
-Caldo vegetal o de carne, ½ litro (puedes sustituir por una pastilla).
-Aceite de oliva.
-Pimienta negra recién molida, al gusto y sal.



Elaboración:


En una cacerola pon 4 cdas de aceite y rehoga por orden, dejando un par de minutos entre una adición y otra: cebolla, ajos, pollo, pimientos, pimentón (un instante para no quemarlo) y tomate.

Sazona añadiendo el comino. Incorpora los garbanzos y las tagarninas (previamente cocidas en agua con sal durante 3 minutos).

Cubre con el caldo y cuece a fuego medio quince minutos.

Sirve.

NOTA: Las tagarninas hay que limpiarlas de la parte espinosa inmediatamente de recogerlas.



lunes, 28 de enero de 2019

TARTA MUY FÁCIL PARA S. VALENTÍN DE CACAO Y FRESAS






¡Hola a todos!

Aquí me tenéis de nuevo con un postre especial. Ahora, con ocasión del día de los enamorados. Tenía que dejárosla sí o sí, porque me consta que no os vais a intimidar con ella.

Sabéis quienes me leéis que me gusta trabajar con las gelatinas (respeto otras opiniones). Este postre las lleva para ayudar a solidificar las capas de cacao y fresas. Si necesito elaborar una preparación determinada, en la que es imprescindible usarlas, me decanto por ellas antes que por las cuajadas, pues al ser insípidas no me aportan sabores que no quiero que resalten sobre los demás y me acaben enturbiando los de fondo. Además, son buenas para el pelo, las uñas y en general para los huesos (eso que nos encontramos, diría nuestro dermatólogo 😉).
  
He querido darle un aspecto diferente (casi galáctico jjj...). Para eso me hice, como el que no quiere la cosa, con un envase (mi molde) de Lidl de unas hamburguesitas que compré. Pensé que haría bonita la presentación, y así me ha parecido a mí. Os lo cuento todo, por si os animáis con él y le dais una sorpresa a vuestra pareja, que pensará en cómo os las habéis ingeniado para dar esa forma tan original a la tarta. Es una manera de reciclar envases, aunque sea una sola vez. 

¿Qué os voy a decir? pues que me alegra estar con vosotros, que espero que seáis felices (ahora me vino a la mente una amiga que tengo, que siempre que me ve me hace esa pregunta: ¿eres feliz? Amiga, se hace lo que se puede... Me pones en la duda.

A mis compis, a mis seguidores, a mis lectores, a todos un beso grande y un hasta luego... si Dios quiere. Graciassssssss.


Ingredientes:

- Fresas (limpias) 180 g.
- Cacao en polvo puro desgrasado, 4 cdas.
- Queso Philadelphia 270 g. (una tarrina).
- Nata 35 % 200 ml. (un brick).
- Azúcar blanquilla 4 cdas. (podéis sustituir por vuestro edulcorante).
- Canela molida (opcional) 1 cdta. rasa.
- Hojas de gelatina neutra 6.
- Adornos al gusto (fresas, corazones de chocolate...).


Elaboración:






Lava bien las fresas y quita los rabitos. Tritura con la batidora (si quieres cuela, yo no lo hice porque me gusta darle aspecto natural). Reserva.






Hidrata sólo 3 de las hojas de gelatina en agua fría, diez minutos.

 



En un cazo calienta a fuego medio el queso, la nata, el azúcar y la canela (no dejes hervir). Remueve con una cuchara hasta integrar el azúcar y que quede todo bien unido. Separa en dos mitades (por ej. en 2 vasos).





Una de las dos mitades la reservas, tapada con film y en el frigo, hasta necesitarla.

La otra mitad, si es necesario vuelve a calentarla (puedes ponerla al microondas y calentarla ahí, cuidando no subirla demasiado de temperatura), no dejes que hierva y procura que no se agarre (fuego bajo). Añade el puré de fresas, disuelve. Estruja las 3 hojas de gelatina con la mano y pasa a este preparado integrando perfectamente.

Vuelca en el molde elegido cuando esté templada la mezcla. Distribuye bien, de manera suave, con ligeros movimientos. Tapa y pon al frigo, tres horas.


Pon a hidratar las otras 3 hojas de gelatina. Calienta la otra mitad de la mezcla de igual manera. Retira, agrega el cacao, remueve y pon las hojas de gelatina ya hidratadas y estrujadas dentro. Mezcla bien. Templa y vuelca despacito sobre la capa de fresas.



Tapa el molde y vuelve a poner en el frigo. Desmolda al día siguiente, así te asegurarás que ha solidificado bien.

Para servir pasa con cuidado un cuchillo de hoja plana y deja que caiga blando sobre la bandeja de presentación.

Adorna a tu gusto. Los corazones de chocolate son de Dr. Oetker y los compré en Alcampo.






martes, 11 de diciembre de 2018

SOLOMILLOS DE PAVO EN SALSA OSCURA DE ARÁNDANOS







Me he dejado caer por aquí para publicar esta receta. Saludo a todos con cariño. Aprovecharé y os felicito las Navidades, deseando que tengáis un bondadoso año 2019 (ahora se me hace raro hasta escribirlo).

Mando un abrazo especial a mi amiga y compañera IsabelRescalvo, de Cakes para ti. Seguro que ha preparado montón de cosas ricas y bonitas para esta Navidad. Y le pido perdón por esta memoria mía que para fechas es un desastre total 😩😩😩.

Mis amigas me la han pedido porque la quieren hacer en los días que se avecinan. Como vais a ver es muy sencilla y además no sale cara. Si tuvierais ganas, y ya metidos en faena, haced unos cuantos más y así alimentaréis a una tropa, suple bastante, o en su caso los guardáis en el frigo, que siempre viene bien para ir tirando algunos días.

Estas salsas se han puesto de moda y a los que hemos sabido apreciar los contrastes de sabores nos gusta de vez en cuando cocinar y comer algo diferente de lo habitual. Os diré a favor de esta receta que el pavo combina de maravilla con los arándanos. Es una receta de fiesta y lucirá perfecta en vuestra mesa.

Aquí os la dejo con mucho gusto.


Ingredientes:

  •        Solomillos de pavo 2.
  •         Pimienta negra recién molida.
  •         Sal.
  •         Ajos 2.
  •         Perejil fresco.
  •         Jamón serrano blanco (yo usé de Teruel).
  •         Harina.
  •         Aceite de oliva.


Para la salsa:

  •         Puerros 2.
  •         Cebolla 1.
  •         Ajo 1 diente.
  •         Perejil fresco.
  •         Vino de pasas (tipo Pedro Ximénez) 1 copa.
  •         Arándanos.
  •         Pastilla de caldo Knorr, 1.
  •         Agua (suficiente para cubrir los solomillos).
  •         Aceite de oliva.
  •         Sal (si se necesita).


Elaboración:

Abrir los solomillos (o pedir al carnicero que lo haga) con un cuchillo afilado. Extender. Salpimentar. Picar menudo el ajo y el perejil. Colocar unas lonchitas de jamón encima. Enrollar. Bridar.




Pasar ligeramente por harina y dorar en un poco de aceite por todos los lados girando las piezas. Retirar a una cacerola.




Estando aún caliente la sartén, desglasar con el vino, recogiendo todos los restos que se han quedado de freír la carne. Reservar.

Sofreír en tres cdas. de aceite los puerros, el ajo, unas ramas de perejil y la cebolla, cortados, hasta ablandar. Añadir un puñado de arándanos y rehogar un par de minutos más. Agregar a los solomillos. Verter el jugo de la sartén y cubrir con agua. Añadir la pastilla de caldo. Cocer quince minutos.





 




Triturar y colar la salsa, salvando algunos arándanos, que dejaremos enteros para el emplatado. Reducir si es necesario. Mantener caliente.







Quitar la brida a los solomillos y cortar en rodajas de un dedo aprox.  Colocar en una bandeja de servir. Presentar con algo de salsa y el resto ponerla en salsera.







sábado, 20 de octubre de 2018

BIZCOCHO DE FRUTOS SECOS CON PANELA


  


-o0o-

Sí, he tardado en publicar amigos. Y ahora, que ya nos metimos de lleno en el profundo otoño, estaba echando en falta vuestra compañía. Es fácil que no me veáis con la frecuencia de antes, pero voy a procurar no dejarlo del todo.

Me fui con dulce y vuelvo con dulce ¡qué mejor manera!

-o0o-

El mundo de los bizcochos es inmenso, para cada día del año habría uno diferente si así lo quisiéramos, y aún quedarían más en el tintero. Casi siempre os digo que este es mi favorito y hoy no iba a ser menos, bueno... lo dejaré entre mis preferidos.

Hace poco que descubrí esta panela en uno de mis súper asiduos y he querido estrenarla para comprobar el sabor que aporta. Ha sido un descubrimiento muy afortunado. No puedo describiros su sabor, pero estoy convencida de que os van a encantar el aroma, los matices melosos, el color...

Una combinación ideal de panela y frutos secos que vais a querer repetir.

Gracias a mi querida amiga Nuria Eme, El Cuaderno de Recetas, por inculcarme su amor por este azúcar.


Ingredientes:

- Panela (o azúcar moreno) 125 g.
- Mantequilla sin sal (punto pomada) 125 g.
- Almendra molida 125 g.
- Huevos L, 3.
- Harina de repostería 40 g.
- Pasitas sultanas.
- Nueces.
- Almendras laminadas.
- Azúcar glas.


Elaboración:


Prepara un molde (de 20 cm. aprox.) con spray desmoldante o en su defecto, untado de mantequilla y harina (sacude el exceso). Coloca en la base papel vegetal también engrasado.

Enciende el horno a 180 ºC.

Bate con varillas la mantequilla con la panela durante cinco minutos, hasta conseguir una crema uniforme y esponjosa.

Añade los huevos uno a uno, entre uno y otro bate dos minutos.

Incorpora suavemente, y envolviendo, la harina de almendra y la de repostería. Agrega los frutos secos (salvo la almendra laminada).

Vierte el preparado en el molde alisando la superficie con una espátula. Reparte encima las láminas de almendra.

  

  
Introduce en el horno y mantén alrededor de 40 minutos. Si ves que se dora demasiado cubre con papel de aluminio.

 



Retira del horno y espera que pierda calor. Saca del molde y orea sobre una rejilla. Cuando haya enfriado cierne sobre él azúcar glas.









jueves, 26 de julio de 2018

NATILLAS CON GALLETA MARÍA






Este postre tradicional, clásico, es uno de los mejores entre los mejores, por la facilidad con la que se prepara y por sus ingredientes básicos que siempre tenemos en casa. Pocas cosas pueden igualarlo.

A nuestros mayores les encanta, pero se nos olvida hacerles de vez en cuando un cuenquito.Con poco esfuerzo y dinero, les alegraremos el día y si están "pachuchillos" o necesitan mimos (siempre los necesitan) esto es lo que debemos hacerles.

Como veis, hoy quiero proponeros hacer unas natillas, aunque sólo sea como homenaje a las cocinas de antaño, de sabores auténticos, y hoy repletos de nostalgias. Pienso, no sé, que han dejado de hacerse a nivel familiar. El escaso tiempo del que se dispone es una de las causas, además de que se nos suelen olvidar estos postres, anteponiendo otros más actuales.

Hace mucho que las hago, aunque tampoco con la frecuencia que debería, todos andamos buscando eliminar calorías de nuestra dieta. La stevia líquida puede ayudarnos a sustituir el azúcar en su caso.

Llegó el momento de dejaros hasta septiembre y tomar mis vacaciones del blog. Ahora sí. Os dejo sin olvidarme de deciros que os echaré de menos y que por supuesto quiero que vuestro descanso veraniego os sepa a gloria. Gracias siempre.

¿Qué me decís si os metéis un momento en la cocina y probáis a hacerlas? No olvidéis, entonces, servirlas bien fresquitas, el tiempo nos lo exige. Hummmmmm!!! Madre mía!!!

Esta receta de natillas la tomé prestada de Simone Ortega, una de mis “instigadoras” y las vengo haciendo desde que me casé porque las encuentro perfectas para mi gusto.



Ingredientes:

- Yemas L, 6.
- Leche entera litro y ½.
- Harina de maíz 2 cdas, soperas rasas.
- Azúcar blanca 6 cdas. colmadas.
- Piel de un limón.
- Vainilla en rama, 1.
- Galletas María.
- Canela molida.



Elaboración:

Pon la leche al fuego (todo el tiempo de cocinado ha de estar el fuego medio o bajo), reservando 150 ml. Añade a la leche puesta a calentar 4 cdas. de azúcar, la vainilla y la piel de limón (lavados). En cuanto hierva, apaga el fuego y tapa para infusionar.

Cuando haya templado retira la vainilla, ábrela y raspa con un cuchillo el interior devolviendo las semillas a la leche. Vuelve a poner al fuego. Retira la piel de limón.




En los 150 ml. reservados de leche disuelve la harina de maíz, con el azúcar restante y las yemas batidas. Mezcla bien para que no queden grumos.

Con un cacito ve incorporando poco a poco leche caliente, no hirviendo, y diluyendo a la vez sin parar de mover. Después de tres cacitos vuelca con cuidado, despacio, sobre el total de la leche. Sin parar de mover y con el fuego bajo, esperaremos a que la espuma que se forma en la superficie desaparezca (no debe hervir o se cortarán).


Es el momento para retirarlas y pasar la crema por un colador metálico, dejando que caiga sobre los moldes o bandeja elegida. Dispón galleta-as encima. Espera que temple. 


 Cubre con film y pon en el frigo. A la hora de servir espolvorea la canela.




jueves, 19 de julio de 2018

MIGAS DE PAN CON FRUTA






Quiero aportar al reto de Marisa  otra receta de aprovechamiento.

 http://thermofan.blogspot.com/2018/05/1-100-desperdicio-0.html


En unos días me despido de vosotros para volver después de mis vacaciones. Pensando en mi despedida estos días pasados he ido haciendo algunas otras preparaciones en las que he usado ingredientes muy básicos y económicos, que para no desaprovecharlos y que terminaran en la basura, pasarán a ser un plato digno en nuestra mesa. Me quedaré con alguno más sin publicar esperando a que haya otra ocasión cuando nuestra querida anfitriona nos diga.

Aunque ya tengo publicada esta receta, ahora quiero volver a hacerla para que veáis que incluso de un trozo de pan de dos días se puede hacer un plato bueno y bonito. Acompañado de fruta, además, muy saludable.

Ha sido normal en mi familia poner las migas con melón, llegado su momento álgido. Me consta, sin embargo, que en muchos hogares se suelen acompañar de otras frutas. Será porque casan bien.

Me quedó media barra de pan de trigo de espelta y me estaba reclamando a voces que lo usara en algo rico, fácil, y a pedir de boca me vino a la imaginación gastarlo de esta manera. De cualquier modo os servirá otro pan que sea desmigable, es decir, que al mojarlo, él mismo se deshaga entre las manos.

¿Gustáis?


 

Ingredientes:

- Pan de trigo de espelta (100 % masa madre) media barra.
- Ajos, media cabeza.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
- Frutas: cerezas, uvas...





Elaboración:

Moja el pan bajo el grifo, que el agua entre hasta el centro, sólo para dar humedad. Estruja bien entre las manos, que no quede agua de más. Desmenuza minuciosamente haciendo las migas (esto es lo más laborioso, por llamarlo de alguna manera).

Pon en una cacerola seis-ocho cdas. de aceite y dora en él los ajos machacados. Retira los ajos (puedes usarlos para guisos, sopas o arroces).



Vuelca las migas en ese aceite y sala con cuidado, el pan coge mucho la sal.

Impregna las migas con el aceite y mueve durante cinco minutos a fuego medio procurando que no se agarren al fondo, de ser así despega lo agarrado (no quemado) y sigue moviendo. Apaga el fuego y tapa la cacerola.




Al momento de servir calienta unos minutos más, soltando con la rasera las migas.