¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


sábado, 25 de octubre de 2014

JALEA DE CARAMBOLO



Si se pueden hacer jaleas de cualquier fruta ¿por qué no de carambolo? esta es mi propuesta de hoy que muy gustosamente comparto con todos vosotr@s. A diferencia de la mermelada, la jalea no contiene partículas sólidas y puede tener una consistencia más firme, pudiendo cortarse en trozos.

Cuando era pequeña recuerdo a mi madre preparando la jalea de membrillo cuando llegaba el tiempo, pero no le presté mucha atención a la forma de hacerla, pues debía yo de tener pocos años y no me quedé con la receta. Ella la preparaba fundamentalmente para mi padre, que ese sí que era un goloso de cuidado. La elaboración de la jalea era una parafernalia que a mí me parecía hasta misteriosa. Cuando quise ponerla en práctica (mi madre ya no vivía, ni nadie podía proporcionármela) tuve que hacer memoria sobre la técnica y llegué a recordar que lo primero que hacía era hervir las peladuras y corazones de los membrillos, nunca la pulpa, que guardaba para la carne de membrillo. Mi madre decía que la jalea debía ser lo más transparente posible siendo la garantía de ser superior, eso lo recuerdo perfectamente pero... no recuerdo más de lo que os he contado.

Como soy una obstinada con estos temas, conseguí hacer jaleas, lanzándome sin paracaídas, sin un soporte fiable. Os cuento mis resultados con la fruta del carambolo, que tengo que darle usos, se lo debo a mi arbolito.



Ingredientes:
   
- Carambolos tamaño medio 10-12.
- Azúcar.
- Agua.

  



Elaboración:

 



Lavamos y recortamos los bordes de las aristas y los extremos de la fruta.







 




En una cacerola ponemos a hervir agua suficiente para que los cubra. Los echamos dentro y bajamos la llama  dejando que cuezan una hora (si es en olla exprés 30 minutos). Deben quedar muy tiernos, pero sin romperse, lo comprobamos pinchando suavemente con la punta de un cuchillo. Dejamos enfriar dentro.

 







El líquido resultante de la cocción (habrá quedado muy reducido) lo recogemos y reservamos.







 


Ponemos los carambolos en una servilleta limpia (sin olor a jabón o suavizante) sobre un colador y en un recipiente amplio que pueda ir recogiendo el líquido retenido de la fruta. Dejamos 24 horas.

La pulpa la podremos utilizar para mermelada.





 
Unimos los dos líquidos y medimos su cantidad para poner a continuación la misma de azúcar. Yo he extraído 300 ml. de líquido, luego he puesto 300 g. de azúcar.

Mezclamos y diluimos con una cuchara de madera.  Llevamos al fuego y cocemos a media llama diez minutos. Cuando forme espuma la retiramos un momento, removemos hasta que desaparezca y la volvemos a poner al fuego. Todo el tiempo tenemos que moverla.Tres minutos antes de apartarla del fuego agregamos seis gotas de zumo de limón.







Esperamos que temple y volcamos en un recipiente de cristal o loza. Dejamos enfriar totalmente, en unas horas, y si es que nos ha salido bien, va a cuajar perfectamente como si se tratara de una gelatina.







Ya lista, la usáis como os guste, bien en repostería o bien en platos salados combinando con otros ingredientes que aporten contrastes de sabor.
Mi idea ha sido presentarla con queso crema holandés, queso Bergader alemán, confitura de cebolla y algunas almendras crudas y sin piel.
Pienso que le irían bien los foie-gras de oca o pato y en general fiambres de caza.
Lo que está claro es que el protagonismo se lo lleva la jalea, es la estrella que aporta un tenue sabor a rosas.
Queda un poco lejos la costumbre de tomarla a cucharadas, como hacía mi padre con la de membrillo.






16 comentarios:

  1. ¡¡Hola Alicia!! ¡¡Has hecho una jalea extraordinaria!! Ha quedado increíblemente fina y seguro que exquisita. Lo de acompañarla con quesos me ha encantado, pues combinan a la perfección. Me gusta muchísimo hacer este tipo de recetas, porque por mucho que avancemos en la cocina, éstas se siguen haciendo siempre igual, como antiguamente y me encantan. Besitos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Bueno!!! Menuda presentación!!! Nosotras aún no hemos probado el carambolo, no sabemos que gusto tendrá pero lo que tiene es una pinta estupenda en esta jalea que nos presentas.
    Un saludo de las chicas de Cocinando con las chachas

    ResponderEliminar
  3. Qué bien cuajada te ha quedado y qué transparente!! es una suerte que tengas un arbolito de carambolo, debe estar muy bonito con la fruta y poder disfrutar de esta rica jalea. Cuando lo vea en la tienda descuida que lo probaré.
    Feliz finde, un beso!

    ResponderEliminar
  4. la textura se ve perfecta.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  5. Mi querida amiga, seguro que a tu madre le quedaba de cine, pero tu no has sido menos, por que te ha quedado una jalea divina, ademas hecha con este original fruto, que por aqui no se ve mucho, me ha encantado esa textura, y eso que no recordabas muy bien la receta de tu madre, te ha quedado espectacular, te lo digo de corazon. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
  6. Que buena Alicia, yo no tenia ni idea de como se prepara la jalea, la verdad no se porque pensé que era una especie de zumo, la presentación te ha quedado de lujo, me encanta, seguro que tu madre se habría sentido orgullosa de como preparas su receta.
    Un besito enorme y feliz finde.

    ResponderEliminar
  7. Que estupenda jalea, yo soy mas de mermelada, pero me animaré a hacer jalea. Besinos Alicia.

    ResponderEliminar
  8. No sabia exactamente lo que era la jalea y lo has definido perfectamente te a quedado genial.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que has clavado la jalea con ese estupendo colorcillo brillante y cristalizado. Me gusta muchísimo como la has hecho, besos.

    ResponderEliminar
  10. Tiene que ser una delicia. Te ha quedado un color y un brillo muy bonitos, con una textura perfecta. Así le sacas provecho a tus frutos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Las mermeladas caseras me fascinan y las hago de todo tipo pero nunca he hecho jaleas y me acabas de abrir el gusanillo!! Te ha quedado espectacular y me parece que de sabor no tiene que ser menos!!! Me he quedado encantada!!! Un beso y feliz semana!!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Alicia, una receta muy original pues no conocía esta fruta y la jalea te ha quedado espectacular. Gracias por seguir mi blog y por tu comentario. Un besito.

    ResponderEliminar
  13. La jalea tiene una pinta espectacular ...y de carambolo, original como pocas. Me ha encantado de verdad de la buena ;)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  14. hola Alicia, es fantástica esta receta. Pues si que se pueden hacer tipos de jalea, yo la hago con membrillo también y desde luego que con carambolo nunca había visto, me ha gustado mucho, gracias y besos!

    ResponderEliminar
  15. Buscando en la red me encontre con su receta la cual voy a tartar. Tengo un arbol de Carambolas y no cesa de parir.

    Muchisimas gracias, ya le dejare saber como me salio.

    ResponderEliminar