¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

sábado, 28 de enero de 2017

ALCACHOFAS A LA MONTILLANA




No hace mucho tiempo que las comí con mi marido y mis amigos en una de esas escapadas, casi improvisada que alguna vez hemos hecho juntos, tal vez menos de las que me gustarían. Esos días, como he dicho pocos, son para mi algo especial. Ya no es en sí el viaje, ni tan siquiera lo que nos atrae para visitar ese sitio: son ellos, que me cargan de energía, que me hacen creer que merece la pena vivir. Como es habitual en estos encuentros reímos, lloramos, disentimos, admiramos, compartimos y a veces hasta pasamos miedo, jajaja. Me estoy poniendo demasiado profunda y pienso que no es momento para cansaros con mis historias, por eso me voy ya a la receta que es facilita, como las que os gustan a vosotros y que por descontado nos va a venir de escándalo para depurar un poquito los excesos navideños.

Esta receta os la traigo en recuerdo de ese día pues además no la había subido aún y merece la pena por muchos motivos que me quede en la memoria.



Ingredientes:

- Alcachofas frescas 9.
- Jamón serrano 200 g.
- Cebolla ½.
- Harina 1 cda. rasa.
- Vino Montilla 1 vaso.
- Agua de cocción 250 ml.
- Perejil.
- Aceite de oliva.
- Sal.



Elaboración:

Limpia las alcachofas de las hojas externas duras y recorta las puntas, lávalas bajo el grifo e introdúcelas enseguida en agua con un manojo de perejil. Como nos gustan mucho los tallos, especialmente a mi marido, los pongo también y no los desecho, hay que quitarles entonces la piel exterior más dura. Cuece en agua con algo de sal hasta que estén tiernas pero enteras (quince minutos aprox.) y ponlas a escurrir. Reserva parte del caldo de cocción.

Sofríe en cinco cucharadas de aceite la cebolla muy picada, medio pochada incorpora el jamón en daditos y rehoga un par de minutos, a continuación echa la harina y cocínala un momento moviendo para que no se agarre. Añade el vino y el agua de cocción, diluye la harina para que no queden grumos.



 




Incorpora las alcachofas y deja cocer el conjunto hasta que haya espesado la salsa que debe quedar a media densidad, suave y brillante.






Sirve con perejil picado por encima. 


  

21 comentarios:

  1. Muy buenas







    Me gustan las alcachofa pero de esta manera no las he probado pero seguro que me gusta , besitos guapa



    ResponderEliminar
  2. Lo que me gustan las alcachofas, y ahora que están en buen momento las hago mucho, así que me llevo tu receta que viene cargada de emoción y evocación, de este modo todo sabe mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Alicia !!!
    estamos en temporada de alcachofas y hay que aprovechar para comerlas...
    Me encanta la forma que las has preparado
    y los recuerdos tan bonitos que nos haz contado...
    Y es que esas escapadas son maravillosas...
    Un besazooooo !!!

    ResponderEliminar
  4. Te quedo maravilloso este plato de alcachofas, que buena pinta tienen, no hay más que verlas, están exquisitas seguro, un plato sano y rico rico...Besss

    ResponderEliminar
  5. No las había probado de esta manera pero lucen deliciosas y me encantaría prepararlas
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  6. La receta me encanta es muy parecida a una que publique ya hace tiempo alcachofas con jamón, vamos te han quedado riquisimas pero lo que más me ha gustado es que has recordado momentos bonitos y eso vale mucho, disfruta de ellos siempre que puedas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Hola Alicia, la receta me encanta y soy muy fan de las alcachofas, así que voy tomando nota de cómo lo has hecho. Y qué bien que las hayas subido, por recuerdos y por buenas que son, besos!! muy buena semana :)

    ResponderEliminar
  8. Mi querida alicia lo de aburrirnos con tus entradas de eso nada de nada por que a mi me encanta leerlas, y mas estando de acuerdo contigo que esas escapadas para mi son una de las cosas mejores de la vida, a mi me dan eso mismo vida, bueno y que decirte de estas alcachofas que me han encantado y que tiene que ser un bocado divino. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Hola Alicia!! A mi también me encantan las alcachofas y los tallos, están muy ricos. Como las has hecho hoy están muy buenas, yo las hago parecidas, pero claro, sin el vino Montilla, le pongo uno blanco de la zona y ya está. Pero vamos, a mi las alcachofas donde me las pongas me están buenas. Espero que tengas muchos días más de disfrute con los amigos, que para eso están los buenos amigos, para disfrutar con ellos. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Alicia, tus historias nunca nos cansan, y más si vienen cargadas de tantos sentimientos. Sigue escribiendo porque cuando lo has hecho, me encanta.
    Al igual que estas alcachofas, a las que yo también les dejo el tallo y las aprovecho al máximo, porque el placer de chupar el interior de las hojas exteriores, es uno de lis bocados más sublimes que nos podemos echar a la boca. Te han quedado con un color precioso, y mira que lasalcachofas son delicadas, y con lo más mínimo se vuelven parduzcas, incluso negras.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Alicia, me alegro mucho que que pasaras un día tan estupendo, estas alcachofas me encantan de hecho las tengo publicadas de hace mucho tiempo, da casualidad que yo soy de Montilla y allí se hacen mucho, a ti te han quedado perfectas, riquísimas se ven te dejo el enlace por si te apetece mirarlas,http://lascosillasquehago.blogspot.com.es/search?q=alcachofas+a+la+Montillana me alegra y me enorgullece que te gustaran tanto. Muchos besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  12. Qué manera más deliciosa de prepararlas, me temo que van a caer pronto!.
    Por cierto, a ver si en el siguiente post nos cuentas lo del miedo, qué intriga! Curiosa que es una, jejeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Qué ricas están, claro que a mi todo lo que sea alcachofas me encanta, aunque sean crudas.
    Esos momentos vividos con amigos son especiales y como dices lo de menos es el lugar, lo que importa es la compañía.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hola guapísima !!!
    ¿quieres que te diga la verdad? tus historias me saben a poco, y me quedo con ganas de másssss
    Y las alcachofas así no las conocía, son fáciles y tremendamente ricas. Mi madre te haría la ola ahora mismo, y yo detrás jajaja porque le encanta esa verdura y el jamón ya sabes que también.
    Deliciosa de verdad. Ala, vete de escapadas en más ocasiones, que ya veo lo bien que te sienta y las recetas tan ricas que nos traes.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  15. Hola Alicia¡¡
    Las alcachofas me chiflan de cualquier forma, cocidas, fritas, guisadas...me encantan. Como las has preparado en esta receta tiene que quedar muy ricas y encima se ve sencilla, me ha encantado.
    Algunas veces se necesita estar en reuniones así para despejarse y disfrutar de los grandes amigos. Bueno, no tardes mucho en tener la siguiente y que la disfrutes igual o más aún.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Hola Alicia! Tus historias no aburren, a mi me gusta saber cosas de las amigas blogueras así que déjate llevar 😉 La receta me parece riquísima y más si te trae buenos recuerdos, me gustan mucho las alcachofas, se ve todo muy bueno! Besitos!!

    ResponderEliminar
  17. Hola Alicia!
    Me encantan las alcachofas y por supuesto el jamón, hacen muy buena pareja y mejor sabor! y hablando de parejitas...me alegro infinito de esas escapadas que os dáis de vez en cuando pero no nos dejes a mitad de la historia! ;-)
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Alicia
    Que ricas me encantan las alcachofas y estas se ven uhmmmmmmm buenisimas.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  19. No te diré que soy fan de las alcachofas, pero preparadas así seguro que quedan riquísimas y más en tus manos. Desde luego que el jamoncito tiene que darles mucho sabor. Bs.

    ResponderEliminar