¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las páginas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que hago, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

miércoles, 6 de junio de 2018

CARRILLERAS DE CERDO ENCEBOLLADAS A LOS DOS VINOS







A ver qué os parece esta receta de carrilleras que tenía en borradores y que la preparo para mis carnívoros.

En ocasiones especiales la suelo hacer porque sé que les encanta.

La última vez fue para esta reciente vuelta a casa de mi hijo, ya sabéis cómo nos alegra que vuelvan. Hasta El Almendro se hizo con ese anuncio en el que ponían tanto sentimiento, que sin aún haber tenido yo hijos se me atragantaba la garganta y me hacía contener las lágrimas amenazando un llanto sin control. Parece que me avisaban, jjj.

Me dejo de historias personales y os cuento mejor como hago este plato, pronosticando que os va a gustar, y si no ya me diréis.

Ingredientes:

- Carrilleras limpias 8.
- Cebollas rojas 2.
- Mantequilla 30 g.
- Pastillas de caldo de carne (bajas en sal), 2.
- Guisantes un puñadito.
- Harina.
- Vino de Jerez 1 copa.
- Vino Málaga Virgen (dulce) 1 copa.
- Pimienta negra molida.
- Aceite de oliva 5 cdas.
- Sal.


Elaboración:

Pon la mantequilla con un par de cucharadas de aceite de oliva a fuego medio en una sartén y cuando funda rehoga las cebollas cortadas en pluma. Salpimenta.

Baja al mínimo la llama y confítala alrededor de 30-40 minutos, estará lista en cuanto desprenda olor a caramelo. Reserva.


Sala, pasa las carrilleras por harina y sacude el exceso. Dóralas en el resto del aceite por los dos lados en la exprés.


Añade el Jerez y espera que se evapore el alcohol. Cubre con agua, incorpora las pastillas de carne y tapa la exprés dejando que se ablanden alrededor de media hora.

 


Pasa las carrilleras a la sartén de la cebolla. Agrega el vino de Málaga y caldo de la cocción, suficiente para que queden cubiertas. Gíralas de vez en cuando. Agrega los guisantes dejando que se mezclen los sabores y que quede la salsa en su punto.







14 comentarios:

  1. Una carne muy tierna y melosa, cocinada con vino dulce queda exquisita tal como lo has hecho tú. Buen regreso el de tu niño, así no se vuelve a ir.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Querida Alicia. En casa tu receta triunfa. Esos dos vinos le darán un sabor a la carne espectacular. Para no dejar de mojar pan.
    Gracias por compartir. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que pintaza de plato Alicia, las carrilleras nos encantan y las hago muy poco la verdad, estas te han quedado maravillosas, que bien podrían formar parte del menú de cualquier festividad con invitados, me han encantado...Bess

    ResponderEliminar
  4. Alícia, me entran ganas de comprar pan. Nada más. Me voy a tu casa y con eso tengo de sobra. Yo pongo el pan y tú está gozada de plato. Casi nunca las hago, las suelo comer en casa de una amiga que le salen buenísimas... también a su casa llevo el pan, faltaría más... ja ja ja
    Un plato que seguro me saldría rico siguiendo tu receta. Cuando me decida te cuento.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es que es tan tiernina la carne...tu receta espectacular!!!. Tomo nota!!!. Besines!!!

    ResponderEliminar
  6. Alicia, babeando me tienes, qué hambre me ha entrado con tu receta, madre mía!!!! Tu hijo te habrá hecho la ola, o te habrá puesto un monumento ¿no? porque vaya cosa rica que le has cocinado

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  7. Ay ese anuncio! Yo crecí con él y ahora comienzo a entender el significado tan profundo que tiene ¡y mira que Lara es pequeña!

    Las carrilleras tienen una pinta bárbara ¡me encantan! ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Hola Alicia!! Yo no soy muy carnívora pero mi marido lo es y mucho. Las carrilleras las conozco más por él porque antes no las había probado nunca. Me gusta como las has hecho, con esa cebolla morada caramelizada, ¡¡qué buena!! Y no es nada difícil, cosa que siempre se agradece. Tiene que dar un buen resultado esta receta e imagino que deja la carne muy tierna. Me la guardaré, porque yo no suelo hacerla porque no me va mucho, pero hay que mimar a los demás de la casa, como has hecho tú con tu hijo, así siempre tendrá más ganas de volver, porque el estómago y el corazón regresan siempre contentos. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Que me gusta las carilleras en salsa , te quedaron divinas besitos guapa

    ResponderEliminar
  10. Que ricas y encima las carrilleras ya limpias sin hueso, me parecen riquísimas!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Alicia querida, mira que casualidad, llevo viendo tus deliciosas carrilleras dos días; Pero no he podido pasarme antes para leerte. Me gusta tu receta, ya sabes que en mi cocina lo sencillo es el ingrediente imprescindible. Esta carne es una de mis favoritas, es tierna, sabrosa y se presta bien a salsas untuosas y densas para disfrutar comiendo. Pero la casualidad a la que me refiero no es tu receta, no. Y es que anoche estuve escribiendo mi próximo post y también sale a relucir el del turrón, que no sé quién lo ideó, pero con el anuncio lo clavó. Quizá era premonitorio de la que se nos caía encima, y que con el progreso, cada vez las familias iban a estar más “lejos” unos de otros, por trabajo, por amor, o porque las cosas vienen como vienen, y lo único que podemos hacer es adaptarnos y disfrutar en la medida de lo posible, lo que nos venga. Así que no imaginas como entiendo que te desvivas cocinando lo que le gusta a tu hijo, yo llevo media vida con el corazón partío como diría Alejandro, porque mis niñas salieron muy viajeras, y viven fuera. Así que el “vuelve a casa por Navidad “ se hizo extensión al resto del año, ya sea Semana Santa, vacaciones, puentes y macro puentes, cada ocasión la disfrutamos intensamente, y si es con un riquísimo plato como este, mejor que mejor.
    Besitos, que pases un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Hola Alicia! He comido carrilleras un par de veces y me gustaron muchísimo pero es verdad que no tengo el reflejo de comprarlas cuando voy a la carnicería... Viendo tu plato que por cierto te ha quedado de lujo, pues se le antoja a uno ir corriendo a por esa pieza de carne tan rica para poder prepararla con tu receta! Se ve exquisito y con receta así no te preocupes que tus hijos volverán a casa siempre, igual que el turrón jejeje!! Un besote!

    ResponderEliminar
  13. Bueno, bueno....que aspecto tan imponente que tienen tus carrilleras. Aquí en Cataluña las llamamos "galtes" y se suelen comer de mil maneras y formas. Estas que nos has preparado con esos dos vinos deben estar para que les hagamos la ola. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Las carrilleras me parecen una pieza espectacular y con una buena salsa están para ponerles un piso. La tuya me ha encantado, Alicia, pero lo malo es que se necesita muchísimo pan de lo rica que debe estar, jajaja. Buenísimas!
    Besos

    ResponderEliminar