¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


martes, 6 de agosto de 2013

AJOBLANCO DE ALMENDRAS, TRES GUARNICIONES




Ingredientes:


- Almendras 80 g.
- Pan de picos o de miga compacta 200 g.
- Ajos 2.
- Aceite de oliva 6 cucharadas soperas.
- Vinagre de Jerez 3 cucharadas soperas.
- Sal.

Para la guarnición:

- Malagueña: uvas sin semilla, mejor moscatel.
- Granadina: pepino.
- Especial Parador de San Francisco: manzana ácida y pan de higo.



Elaboración:




Para pelar las almendras, ponemos un poco de agua en un cacito y la hervimos, sumergiéndolas enseguida, apagando el fuego y dejándolas unos minutos. Después basta con pellizcarlas por la parte más fina y apretando ligeramente por el lado más ancho, salen las pieles con facilidad.


 




En un vaso batidor pondremos los ajos pelados, sin el germen y picados en trozos medianos, el pan preferiblemente sin la corteza y al que previamente hemos humedecido con agua, el aceite, el vinagre, la sal y un poco de agua helada.

 








Batimos. Cuando se hayan integrado los ajos y el pan con los líquidos y la pasta presente un aspecto de masa blanca y suave, añadiremos las almendras y un poco más de agua helada.

 









Batimos de nuevo hasta que las almendras se pulvericen y queden unidas en la mezcla. Completamos hasta el litro de agua, mientras batimos unos minutos más.






Servimos muy frío, en platos hondos o copas con la guarnición que nos guste, las uvas enteras y lo demás cortado en trocitos.


La guarnición del Parador tuve ocasión de probarla en ese maravilloso hotel de Granada, enclavado dentro de la misma Alhambra, y me gustó bastante el contraste que aporta la manzana ácida con el dulce del pan de higo que hacen de este ajoblanco un plato de gran categoría.

3 comentarios:

  1. Viendo el aspecto que tiene, no me queda la menor duda de que debe estar exquisita. Me quedo con la receta. Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encantaría probrar los tres. Frescos y sabrosos.
    Besinos

    ResponderEliminar
  3. no lo he preparado aun , pero me gusta y con las guarniciones que presentas hay donde elegir
    besitos

    ResponderEliminar