¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

martes, 25 de junio de 2013

PANES DE CENTENO Y TRIGO



Hace ya algún tiempo que descubrí unas harinas fabulosas para hacer panes. Siempre me pareció que yo sería incapaz de elaborarlos y me daba envidia ver con qué facilidad los hacían algunas personas.
Por supuesto, los que yo hago no tienen  mucho que ver con los auténticos, pero sí son un paso para ir subiendo peldaños en este fabuloso mundo del pan.

Un día me propuse el reto de enfrentarme a ello y por dónde cayó en mis manos esta harina. Estaba dispuesta a no dejarme acobardar y lo que salió me dejó sorprendida y más contenta que unas Pascuas.
Por eso hoy quiero que vosotros lo intentéis. Os iré contando cómo hacer el pan "a mi manera", y espero que cuando lo hayáis probado os sintáis felices con él, como yo me siento.




 

Ingredientes:


- Harina del Lidl BAUERNBROT 500 g (1/2 bolsa).
- Agua templada 350 ml.
- Semillas de lino y sésamo (éstas son opcionales).






Elaboración:


 



Mezclamos la harina con el agua templada (no sobrepaséis los 30 ºC, pues puede verse afectada la levadura y la debilitamos o la anulamos).






 


Pasamos la mezcla a una batidora con accesorio para amasar, en el paquete del supermercado vienen unas instrucciones que yo he seguido con alguna variación, pues tengo una maquinita que no es la apropiada (no tengo panificadora), pero a la que le he sacado partido siguiendo los pasos que ella me da, dividiendo la masa en dos porciones de 250 g y trabajándola sólo 10 segundos ,en caso de que no dispongáis de ninguna máquina para amasar, lo habréis de hacer a mano, enharinando una superficie y trabajando la masa durante diez minutos hasta que se ponga brillante, elástica y blanda.

 




Sacamos el total de la masa y la colocamos en un bol engrasado con aceite de oliva (solo pincelado), tapada con un paño y alejada de corrientes de aire (mejor dentro del horno apagado) durante media hora.


 





Pasado este tiempo, la volcamos sobre la encimera y la amasamos con las manos enharinadas para eliminar el gas de la fermentación (no añadimos más harina) durante cinco minutos. Doblamos sobre sí misma, estiramos y recogemos.


 





La dividimos en dos porciones y les damos forma de panecillos. Mojamos ligeramente la superficie con agua y distribuimos las semillas de lino y sésamo para que se queden pegadas. Volvemos a dejar fermentar, ahora durante 45 a 60 minutos tapados los panecillos y en una bandeja dentro del horno apagado.


 



Pasados los 60 minutos los sacamos para poder encender el horno, manteniéndolos tapados. Encendemos el horno a 230 ºC y colocamos dentro un recipiente resistente al calor con agua caliente, pues se mejora la cocción y la corteza sale más crujiente.  Destapamos los panecillos y rectificamos su forma con mimo (deben haber aumentado de tamaño). Introducimos en el horno precalentado y los dejamos 45 minutos. Sacamos del horno y dejamos que se enfríen sobre una rejilla.


Ya podéis disfrutar de este fabuloso pan. Os recuerdo, que improvisé y no seguí las instrucciones del paquete.

9 comentarios:

  1. Me encanta hacer pan y se reconocer uno bueno donde lo vea. Estos tuyos tienen que estar muy ricos y se ven bien esponjosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos panes salen siempre bien, acabas creyendo que sabes hacerlos de toda la vida.La corteza sale fina y crujiente y la miga muy tierna. Muy ricos de verdad.

      Eliminar
  2. Con lo que me gusta a mí el pan Alicia¡¡el tuyo se ve fabuloso, así que me llevo un pedacito para la cena¡¡
    Un besote, Manuel.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu opinión. ¿Te animas a hacerlo?

    ResponderEliminar
  4. Es un pan muy rico, me gustan este tipo de panes con las semillas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, este en particular deja un regustillo a melaza muy rico. En cuanto a las semillas podemos,como tu bien sabes, lo digo para aquellos que nunca se atrevieron con el pan,poner todo tipo de semillas, como las de amapola, de pipas de girasol o de calabaza(estas últimas ya he visto que las venden peladas y envasadas, en la sección de frutos secos) Besos.

      Eliminar
  5. Uhmm con lo que me gusta el pan a mi, este tuyo no me duraba mucho Alicia. Que migaaaaaaaaa ;)

    besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por todo, Merchi y encantada de tenerte por mi blog. El tuyo es estupendo. Besos.

      Eliminar
  6. realmente espectacular aunque yo solo lo he tenido en el horno 30 minutos. supongo que depende del horno. pero muy crujiente por fuera y esponjoso por dentro. gracias

    ResponderEliminar