¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las páginas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que hago, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

SOPA DE PIMIENTOS



   
Buena sopa donde las haya y con el sabor de lo clásico, con tradición familiar. De vez en cuando cuelo entre mis recetas, alguna de mi madre y ésta es una de ellas. Mi madre ha sido mi inspiradora y quien además me inculcó la pasión por la cocina. Cocinando era elegante, meticulosa, precisa, sabía lo que hacía y para quién lo hacía, su familia.

No podía quedar en el olvido una sopa de estas proporciones gustativas, por eso hoy os la traigo y os animo a prepararla.

Aprovechando que me han regalado unos pimientitos especiales he pensado usarlos en lugar de los verdes italianos que eran los que ella utilizaba para esta sopa. Por lo demás la sigo al pie de la letra.

No os doy cantidades pues dependerá del número de pimientos a rellenar.

La dedico en especial a mi prima Mati que me la ha pedido muchas veces y al fin la publico.



Ingredientes:

- Pimientos verdes italianos, (o los que he puesto yo).
- Masa de albóndigas (Carne picada mitad cerdo, mitad ternera. Huevo. Miga de pan remojada. Ajo y perejil picados. Sal y pimienta negra molida).




 La Melguiza

Para la sopa:

- Jamón serrano, unas puntas (mejor de ibérico).
- Cebolla, unos cascos.
- Ajos, varios dientes.
- Laurel, unas hojitas.
- Pimienta negra en grano.
- Azafrán en hebras ecológico La Melguiza

- Yema de huevo.
- Zumo de limón.


Elaboración:

Lo primero es hacer el caldo. Ponemos a cocer el jamón, la cebolla, los ajos, el laurel, el azafrán y la pimienta negra. Hay que conseguir un caldo muy sabroso, ya que es el fondo de este guiso. Necesitaremos una hora de cocción, al menos, para que el jamón suelte todo su sabor, con el aporte maravilloso de este azafrán. Después se cuela y ya estará preparado para introducir los pimientos rellenos. Comprobamos que haya quedado en su puno justo de sal.


 


Con mimo retiramos los tallos de los pimientos dejando un bordecito alrededor (he usado un ahuecador y me ha ido muy bien, después he retirado con una cucharita las semillas del interior). Conservamos los rabitos para usarlos de tapadera. Rellenamos los pimientos  y tapamos con su tallo.




Mientras cuece el caldo, hacemos la masa de albóndigas con los ingredientes que arriba os he indicado.
  

  
Ya rellenados los sumergimos en el caldo y dejamos cocer alrededor de cuarenta minutos a fuego medio, hasta que los pimientos estén tiernos. Apagamos el fuego y dejamos reposar unos minutos.

Batimos la yema con zumo de limón (al gusto). Incorporamos caldo de la cocción y diluimos para integrar, teniendo en cuenta que el caldo no esté muy caliente pues corre el riego de cortarse.



Por último volcamos sobre los pimientos, mezclamos bien y servimos.



17 comentarios:

  1. Es la primera vez que veo esta sopa, por eso me parece muy original, completa y rica. Lo malo de esos pimientos es el precio que tienen, por lo demás son buenísimos y vistosos donde los pongas. En ese caldo lucen de maravilla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Qué original la receta, con fundamento y bien rica. Un acierto con estos pimientos que le dan mucho colorido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Alicia!! Me has dejado super sorprendida con esta sopa, no había visto una similar, y con esa presentación tan estupenda, realmente me parece muy interesante y estupenda. Los pimientitos rellenos me parecen un puntazo en la receta. ¡¡Qué recetas tan estupendas tenía tu madre, Alicia!! ¡¡Qué bien que la hayas guardado!! Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Nunca hice una sopa así, aunque comer la comería encantada, soy mucho de cuchara y de pimientos, un plato perfecto para una día lluvioso como el de hoy, que pintaza tiene, además me parece muy bonita y elegante para una mesa de celebración. ..Bess

    ResponderEliminar
  5. Deliciosa y con una presencia de 10
    Un abrazo, Clara

    ResponderEliminar
  6. Ya estamos en época de sopas y cremas, yo también tengo algunas preparadas, a punto de salir. Esta que nos has preparado hoy es genial. Fuera de lo normal, el relleno y los pimientos me ha gustado mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bonitos estos pimientos Alicia! La sopa queda de lo más llamativa y original ¡me ha gustado muchísimo la receta y la presentación tan bonita y llamativa que haces!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  8. No conocia esta sopa , es muy completa , me ha encantado besitos

    ResponderEliminar
  9. Lo que más me gusta de este mundillo son la cantidad de cosas que se aprenden. Para ti será una sopa muy habitual, llena de recuerdos de tu madre y sabores familiares. Pero para mi es totalmente nueva y me ha sorprendido muchísimo. Me parece una pasada y desde luego queda apuntada y guardada para probarla cualquier día de este invierno que se nos resiste. Me ha encantado.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Hola guapísima !!!
    Ahora mismo estoy con la boca llena y se me caería la sopa al plato. Alicia, de verdad que me ha sorprendido esta sopa y mira que habré comido alguna y visto más desde que tengo el blog.
    No dudo que con los pimientos italianos queden estupenda, pero ese añadido de los pimientos tan pequeños y de colores, la hace especial, tanto como para un día de fiesta en un día de frío.
    El caldito reconfortante cuanto menos, con todo lo que lleva.
    Me voy con buen gustito de tu cocina, como siempre.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  11. Alicia aunque mi madre no lo llamaba sopa, también cocinaba los pimientos rellenos de modo similar a los de tu madre, y ahora soy yo la que los cocino (por cierto me he dado cuenta que no los tengo publicados), habitualmente utilizo una variedad de pimientos rojos pequeños que aquí se conocen como pony, son redondos y muy carnosos. Los que tú has utilizado son una delicia, yo los he comprado ualguna vez en Costco, que es donde únicamente los he visto por aquí, pero nunca me ha dado por rellenarlos, me ha gustado muchísimo tu idea, porque además de bonito, queda un plato muy elegante, para un menú especial, donde servir un plato tradicional vestido de gala.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Alicia, las recetas de las madres son las mejores, buena prueba de ello es esta que nos muestras, que, por cierto, creo que no recuerdo haberla visto nunca. Me ha gustado mucho, además es muy vistosa con estos pimientos de colores que te han regalado, les has sacado sin duda un buen provecho

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  13. que sopa más bonita y rica Alicia, la verdad por acá sí he visto esos pimientos, me parece que le dan un color precioso a un plato, el formato perfecto para presentar un plato sencillo y elegante. Una receta de tu madre para enmarcar!!
    un beso y buen finde

    ResponderEliminar
  14. Mi querida amiga, con esta sopa has hecho honor a tu quwerida madre, que desde luego si que tubo que ser una maravillosa cocinera, por que esta sopa es de esas que no tienen precio, por ese colorido que tu le has dado con el toque de esos pimientos, y por todo me ha encantado. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
  15. Qué original!! Compro con algun frecuenci este tipo de piminetos y los relleno con queso, tengo la receta publicada hace mucho, pero de esta forma ni lo habñia imaginado. Me parece genial y seguro que deliciosos!! Un beso!!

    ResponderEliminar
  16. No había visto nunca esta sopa de pimientos, se ve riquísima!!
    Un beso

    ResponderEliminar