¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


jueves, 23 de enero de 2014

ALITAS DE POLLO EN SALSA BARBACOA






Ha sido todo un acierto empezar a cocinar las alitas, antes de tantas versiones actuales siempre iban a parar a los caldos. No sé si le habrán hecho algún monumento al que decidió un buen día pasarlas por aceite bien caliente y ponerlas tostaditas con un poco de sal gruesa por encima. A los niños les encantan y hasta dejan los huesos repelados.

Os traigo hoy una manera de prepararlas, ya muy extendida, pero a la que cada uno le da su particular toque. Podréis hacerlas fritas en aceite de oliva, a la plancha o al horno. Elegid a vuestro gusto.

Entre otras cosas, me he animado a traer esta receta para daros a conocer una miel diferente, la de aguacate, que muy generosamente nos ha regalado Domingo Pretel, es un matiz distinto para mejorar el sabor de las alitas.


 

Ingredientes:




- Alitas 500 g.
- Ajos 2 dientes.
- Pimentón de la Vera 1 cda. sopera.
- Ketchup 1 cda. sopera.
- Salsa brava 1 cda. sopera
- Miel 1 cda. sopera.
- Vinagre de Módena 1 cda. sopera.
- Zumo de limón ½.




Elaboración:


Limpiamos las alitas de plumillas, si las traen,  las lavamos y secamos con papel de cocina. Las separamos cortando por la articulación.

Las ponemos en un bol y les picamos los ajos. Añadimos el pimentón, el ketchup y la salsa brava y mezclamos bien. A continuación incorporamos el zumo de limón, la miel y el vinagre, impregnando bien las alitas. Dejamos macerar mínimo dos horas.


Yo las he metido en el horno a temperatura media-alta y las he dejado dorar untadas con aceite de oliva. Si preferís freírlas en sartén, poned bastante aceite para que las cubra y cuando esté bien caliente echadlas dentro habiéndolas previamente secado con papel de cocina. Y si queréis ponerlas a la plancha, esperad a que la plancha esté en su máxima temperatura con un poco de aceite de oliva, retiráis parte de su maceración, que iréis agregando conforme se vaya consumiendo y girándolas para que se hagan por los dos lados. En ambos casos las apartáis cuando estén doradas. Les irán bien unas escamas de sal Maldon.

 

23 comentarios:

  1. A mi marido le encantan así las alitas, así que me llevo tu receta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una manera de aliñarlas, la verdad es que hay para todos los gustos. Besos.

      Eliminar
  2. ¡Deliciosas!!!!. Con esos ingredientes no me extraña que queden los hueso limpios. Me apunto la receta. Un besote.
    Aliño con cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las alitas, los niños no dejan ni las ternillas...jajaja. Gracias y besos.

      Eliminar
  3. En casa nos encantan, requieren mucho chuperreteo, pero tienen una carne muy rica y con esa salsa que le has puesto deben quedar de rechupete.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este macerado tiene de todo, quizás le falte un poco de vino. Podemos poner más cantidad de algún ingrediente, suprimirlo si no nos gusta o añadir otro de nuestro agrado, el caso es que siempre saben bien. Besos.

      Eliminar
  4. Que ricas se ven Alicia, es un pecado que nos encanta pero que tenemos prohibido hasta el fin de la dieta! Pero que ricas, eh? Besitos!
    Glo de COCINAR CON AMIGOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si las pones, como yo he hecho, o sea al horno, pueden ser perfectamente de dieta ¡claro que te las comes con la piel! total, que mejor es no calentarse mucho la cabeza... porque para una vez que las comes. Besos.

      Eliminar
  5. Wow me encantan las alitas así pero hacía el adobo distinto, así que probaré las tuyas, se ven deliciosas :)
    Besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo suelo cambiarles el adobo, así no nos cansan los sabores repetidos. Besos.

      Eliminar
  6. Yo siempre las hago al ajillo, es decir fritas con mucho, mucho ajo. Pero así tienen que estar también muy buenas.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los ajos tienen que estar muy ricas. Muchos besos.

      Eliminar
  7. que buenas estan las alitas y doraditas besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todos nos gustan y crujientes más. Besos.

      Eliminar
  8. Asi las comí yo el domingo, que ricas, que ricas.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están tan ricas que al menos tres caen. Besos.

      Eliminar
  9. Estas les encantan a mis hijos... te los mando esta noche para cenar, vale????
    Saluditossssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que me agregaste a tu lista de blogs favoritos.... es justo que yo haga lo mismo!!!
      Saluditossssssssss otra vez

      Eliminar
    2. Serán muy bien recibidos, pero avísame cuando llegan porque tengo que ponerlas a macerar jejeje. Gracias Choni. Besos.

      Eliminar
  10. Mmmmm.... que pinta más buena Alicia !!!! Me encanta pasarme por tu blog y visitar tu cocina :) Todo está delicioso y riquísimo!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a mi me ocurre igual cuando visito tu blog, siempre me voy impresionada. Besos.

      Eliminar
  11. En casa nos encantan las alitas y mas adobadas, y es que el rechupeteo es de los mas.Las hice la semana pasada y ya las estan otra vez pidiendo.De lujo!!!! Bstos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a todo el mundo les gustan y lo bueno es que podemos cambiarles los aliños según nos apetezca. Muchas gracias Manoli, me alegro de verte. Besos.

      Eliminar