¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


sábado, 21 de junio de 2014

CAÑAÍLLAS COCIDAS



No es un plato en sí, es la manera de prepararlas, las encasillo en entrantes o aperitivos. Después de que me han preguntado algunas personas sobre la manera de cocerlas, hoy lo voy a explicar con mucho gusto.

Veréis amig@s que no tiene dificultad y que quedan en su punto exacto de sal y de cocción.

A veces hemos llegado a la pescadería y se nos han antojado, pero al ver que tendríamos que cocerlas nosotros nos hemos arrepentido y las hemos dejado allí, porque a veces, aún preguntando al pescadero, no sabemos por dónde cogerlas... no es por los pinchos, jejeje.



Ingredientes:





- Cañaíllas tamaño mediano 250 g.
- Agua para cubrirlas.
- Laurel.
- Pimienta negra en grano.
-Vinagre de vino blanco.
- Sal gorda.






Elaboración:


 


Lo primero es lavarlas bien debajo del grifo.

A continuación las sumergimos en agua fría con un puñado de sal y un chorrito de vinagre de vino blanco, las dejamos veinte minutos y después aclaramos.





 


En ese tiempo hemos puesto una cacerola en el fuego con agua bastante para que queden cubiertas. Añadimos un par de hojas de laurel, unos granos de pimienta y pondremos además cuatro cucharadas de sal gorda por cada litro de agua. Dejamos que hierva a borbotones y entonces echamos las cañaíllas a cocer durante cinco minutos, si fueran más grandes dejamos un par de minutos más.






Sacamos con una espumadera a una bandeja o plato y dejamos enfriar. En el caso de las cañaíllas, no se hace necesario pasarlas a un recipiente de agua helada.
Servimos frías.
Estoy sin tiempo en estos días, disculpadme amig@s, hasta dónde me alcance, gracias.

10 comentarios:

  1. A mí no me gustan mucho pero a mi marido le encantan, así que algunas veces tengo que comprarlas. Muy bueno el tutorial, para ponerlo en práctica.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Que ricas yo hace años que no las comos muy buena explicacion besitos

    ResponderEliminar
  3. Que buenas, hoy precisamente las estaba buscando para hacerlas esta noche, las voy a prepaprar como tu, que ricasss

    ResponderEliminar
  4. A mi me encantan al igual que a mi marido pero curiosamente nunca las había preparado por no saber cómo hacer una buena cocción y estropearlas. Muchas gracias por tu explicación! Besos preciosa!!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola Alicia!! ¡¡A mi marido le encantan!! Y yo sin embargo no las he hecho nunca, entre otras cosas por desconocimiento de como prepararlas. Así que mil millones de gracias. Ahora, cuando vea que las va a poder comer en casa, se va a quedar de piedra, Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta todo el marisco!!! que rico!!! Este paso a paso está genial nunca las he preparado así que seguro que me ánimo.

    Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  7. A mi me encantan, me comería un buen montón ahora mismo ya que hace tiempo que no las hago. La próxima vez que las vea las compro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Mi querida amiga, importantisima esta receta, por que la verdad que el secreto esta en como cocerlas, y tu lo has explicado de maravilla, son un bocado de Reyes a mi padre le encantan, y a mi aun mas. Mil besicos preciosa, eres un Sol

    ResponderEliminar
  9. Es una auténtica delicia, que ricas están, que bien explicado y que buena información me ha gustado mucho. Besos Juani

    ResponderEliminar