¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


viernes, 5 de julio de 2013

CLAFOUTIS DE CEREZAS



 

 

Ingredientes para 4 personas:


- Cerezas oscuras y dulces 125 g.
- Azúcar 30 g.
- Nata 60 ml.
- Leche entera 60 ml.
- Huevos 2.
- Mantequilla 35 g.
- Harina de maíz 30 g.






Elaboración:



Batimos los huevos con el azúcar, después añadimos la nata, la leche y la mantequilla fundida y seguimos batiendo. Cernimos la harina de maíz y la unimos a la mezcla, procurando diluirla bien para evitar los grumos (si a pesar de ello no hubiéramos conseguido quitar los grumos la pasamos por un colador).














 

Untamos las cazuelitas con mantequilla y disponemos una base con cerezas cortadas en trozos grandes, reservándonos cuatro de ellas enteras y con su hueso, para decorar el centro (los franceses dicen que es necesario que los clafoutis lleven las cerezas enteras, pues los huesos  le aportan un sabor particular a este postre). Como habréis visto yo he cortado parte de ellas y otras las he dejado enteras, por aquello de ni para ti ni para mí.

 





Cubrimos las cazuelitas, sin llenar hasta el borde, y las metemos al horno 180 ºC, aproximadamente veinte minutos, no debiendo quedar duras, sino con la textura de unas natillas espesas.





Sacamos del horno y las dejamos enfriar. Rociamos de azúcar y gratinamos si es de nuestro agrado.


Este postre es tradicional de nuestros vecinos franceses, con su refinamiento de todos reconocido. Durante el periodo de la cereza, aparte de servirse en restaurantes de alto standing se suele vender en toda clase de pastelerías pues está muy introducido en su cultura repostera.

7 comentarios:

  1. Que delicia y aprovechando la fruta de temporada! ;)
    *Dulcibal*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad son natillas con cerezas, muy rico. Besos.

      Eliminar
  2. Es cierto que hay gente que deja las cerezas con los huesos, pero prefiero quitárselos no vaya a romperse alguien un diente.
    Te ha quedado muy rico, seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, pero los franceses también por eso de que los huesos le dan un sabor diferente, para ellos el que debe tener.
      No obstante, cuando lo preparo al ir a servirlos en la mesa voy voceando desde la cocina:
      "Qué llevan hueso". Besos.

      Eliminar
  3. Alicia, me encanta tu receta. Las cerezas son mi perdición y los clafoutis mi debilidad...
    La versión original de la receta lleva las cerezas enteras (con hueso) porque aporta un sabor como almendrado a la preparación; sin emabrgo, es todo un riesgo para la dentadura de cualqueir desprevenido.
    Te han quedado hermosos.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo de los huesos de la cerezas en este postre, ocurre igual que con las espinas del pescado, hay que tener precaución pues pueden darnos un disgusto, pero estando advertidos, como cuando yo les digo a mis hijos: ¡cuidado con las espinas! te quedas más tranquilo.
      En Francia, concretamente en París, yo los tomé con los huesos y en la pastelería nadie me advirtió:¡Qué peligro! pero el sabor era espectacular...cuando lo advertí, ya mi familia los había notado. Besos.

      Eliminar
  4. No paro de ver este postre en todos sitios y estoy deseando probarlo! Usaré tu receta a ver qué tal! Por cierto, yo también me quedo entre tus seguidores, tienes un recetario de lo más interesante!
    Un besazo!
    Irene

    My Sweet Cakeland

    ResponderEliminar