¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

miércoles, 14 de agosto de 2013

TORTILLA DE PATATAS ESPAÑOLA



 

 

Ingredientes:


- Patatas 600 g.
- Huevos 5.
- Cebollas ½.
- Aceite de oliva 1 vaso, 250 ml.
- Sal.








Elaboración:

 



Pelamos, lavamos y cortamos las patatas en cuadritos del mismo tamaño. Calentamos el aceite y bajamos la llama al mínimo. Echamos las patatas y salamos mezclando, a continuación añadimos la cebolla cortada en cuadritos regulares y la dejamos encima de las patatas sin mezclar.

 




Cubrimos con tapadera la sartén y dejamos que se hagan a fuego bajo, confitando más que friendo. No debemos tener prisa, la tortilla de patatas es fácil, pero hay que darle su punto.

Cinco minutos después ya podemos mover las patatas e integrarlas con la cebolla. El fuego siempre bajo.
Cuando la patata esté transparente y ligeramente tostada, presentando un tacto blandito, ya está lista para retirar.



 

Escurrimos todo el aceite y mientras, batimos los huevos, no es necesario batir mucho.







Sacamos "la sartén de las tortillas", en la que no se pega nada, del rincón donde la escondemos y que sólo se destina a esto ¡ay de aquel que la coja para algo distinto y sin mi permiso! Fuera de bromas, es para que veáis en qué buena estima la tengo, os aconsejo que vosotros tengáis siempre una sartén para ellas, la untamos con un poco de aceite y la ponemos al fuego.






Unimos las patatas y los huevos batidos y volcamos en la sartén, cimbreándola y perfilando con la rasera los bordes de la tortilla, el centro no lo tocamos, conviene hacerla a fuego medio, para dar tiempo a que cuaje por dentro y no se nos queme.






Cuando los bordes se hayan dorado un poco y estén prácticamente cuajados los huevos, le damos la vuelta con un plato del mismo tamaño que el diámetro de la sartén, poniéndolo encima y bocabajo, es mejor darle la vuelta del otro lado sobre el fregadero. Cuando la tengamos en el plato la deslizamos de nuevo a la sartén volviéndola al fuego. Presionamos el centro con la rasera y retocamos los bordes para redondearlos y darle una bonita forma. Hay quien la prefiere menos hecha, es cuestión de retirarla antes.



La servimos caliente, aunque también está buena fría.


Mucha literatura para una tortilla de patatas, me diréis, pues todo el mundo sabe hacerla, pero yo hoy he querido explicarla detenidamente, para aquellos que nunca la han hecho y para que vean que no tiene dificultad, que es más bien maña y por hacerle un homenaje a nuestra magnífica tortilla.


Con un poco de salmorejo (que es el tiempo) a modo de salsa por encima, sabe de maravilla.

1 comentario:

  1. donde este una rica tortilla de patatas que se quite o demás, se ve deliciosa! bicos

    ResponderEliminar