¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


jueves, 21 de febrero de 2013

ALCACHOFAS REBOZADAS, BERENJENAS FRITAS Y SETAS A LA PLANCHA



Ingredientes:



- Alcachofas.
- Berenjenas.
- Setas.
- Harina de freír.
- Huevo.
- Aceite de oliva.
- Agua.
- Sal.
- Ajos.
- Perejil.
- Limón.



 Elaboración de las alcachofas:


 

Comenzamos limpiando las alcachofas del modo que ya os indiqué en la anterior receta de alcachofas rellenas. En esta ocasión ya desprovistas de hojas exteriores duras y de sus puntas, las cortaremos por la mitad, sumergiéndolas acto seguido en agua preparada con bastante perejil y algunos gajos de limón, que esta vez no molestan al no importar que se modifique el sabor.

 
 


Ponemos agua en una cacerolita, suficiente para cocer las alcachofas, y antes de que llegue a calentarse diluimos una cucharada de harina de trigo (ayuda a que no ennegrezcan) y otra de sal. Cuando hierva echamos las alcachofas y las mantenemos  durante 20 minutos.


 

 


Escurrimos, ya cocidas, y las pasamos primero por huevo batido y después por harina.





 

Freímos en aceite caliente y las giramos durante el proceso a fin de que se hagan por los dos lados. Las pasamos a un plato con papel absorbente y servimos calentitas.



 



Elaboración de las berenjenas:

 


Quitamos la piel a las berenjenas (las ralladas son mejores para las frituras porque se empapan menos de aceite), y las cortamos en dados gruesos. En un bol las rociamos de sal, y ahí las dejamos una hora aproximadamente. Después las lavamos y escurrimos.





 



Emborrizamos y sacudimos en un colador el exceso de harina y vamos friendo de pocas en pocas (es la técnica para que el aceite no se enfríe demasiado y con ello al perder calor la berenjena tiende a coger aceite). Escurrimos sobre papel absorbente y servimos también calientes.





 

Elaboración de las setas:


 


Limpiamos con un paño las setas (no las mojéis porque cogen mucha agua y ya no las podéis asar, las cocéis) y le quitamos si tienen alguna pajita o tierrecilla. Picamos abundante ajo y perejil menuditos y reservamos.



 





Ponemos una sartén al fuego con una cucharada de aceite y cuando comience a humear echamos las setas y las giramos también por el otro lado para que se hagan bien (es suficiente con volverlas una vez). Las retiramos a la fuente de servir.



 


En otro poco de aceite, si no ha quedado ninguno en la sartén, doramos el ajo y el perejil (sin quemarlos) y volcamos sobre las setas que ya habremos salado discretamente.

   

Esta receta última se la dedico a Juan José y Juana Mari (a quien no le gustaban las setas) con el deseo de que las cocinen muuuuuuuuchas veces.



No hay comentarios:

Publicar un comentario