¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


jueves, 14 de febrero de 2013

ALCACHOFAS RELLENAS









Ingredientes:


- Alcachofas.
- Jamón picado.
- 3 huevos cocidos y 1 crudo.
- Ajo.
- Perejil.
- Pan rallado.
- Harina para rebozar.
- Sal.
- Aceite de oliva.
- Agua.


 



Para la salsa de cebolla:

- Cebolla.
- Laurel.
- Harina.
- Aceite de oliva.
- Jerez.
- Concentrado de carne.






Elaboración:


 



Para preparar la salsa, en una cucharada de aceite de oliva, ponemos a pochar media cebolla, con una hoja de laurel, añadimos un poco de harina y movemos para diluir los grumos durante tres minutos, añadimos un vaso de Jerez seco y una cucharada de concentrado de carne. Mezclamos y dejamos reducir.



 



Disponer un recipiente con agua y algunas ramas de perejil y reservar. Limpiar las alcachofas, sin compasión, eliminando todas las hojas exteriores y duras, cortando las puntas y extrayendo la pelusa interior. Hacer hueco para el relleno. Sumergir inmediatamente en el agua preparada con la intención de que no ennegrezcan, para lo cual el perejil cumple esta función (lo prefiero al limón, ya que el perejil no deja sabores).

 





Preparar la farsa (relleno) con el jamón, los huevos cocidos picados, el ajo y el perejil también picados, un poco de sal, un par de cucharadas de pan rallado y el huevo crudo batido. Mezclar uniendo bien los ingredientes.

 



Rellenar con la farsa las alcachofas escurridas del agua y con lo sobrante hacer algunas albondiguillas que pasaremos ligeramente por harina y sin freír.

En una cacerola, con un vaso de agua, asentamos las alcachofas, a las que hemos rasado los fondos y distribuimos las albondiguillas entre ellas, rociando sobre el conjunto la salsa de cebolla.

Tapamos la cacerola y dejamos cocer a fuego lento aproximadamente de 30 a 40 minutos, vigilando su cocción y añadiendo agua a la misma, cada vez que se necesite. Llevar al punto de salsa.


Servir calientes.
 



Yo las acompañé de patatas soufflé  a mi manera, receta que otro día os daré.

Parece complicado este plato, pero el resultado es excelente, merece la pena un día dedicarle un aplauso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario