¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


lunes, 18 de febrero de 2013

CUAJADA DE CARNAVAL





Ingredientes:


- Mantecados o polvorones de almendra.
- Bizcochos de S. Carlos o de soletilla.
- Cabello de ángel.
- Anís, azúcar y agua para mojar los bizcochos.
- Leche, azúcar y harina de maíz para hacer unas natillas.
- Azúcar glas y canela molida para cubrir y decorar.






 

Elaboración: 


Comenzamos desmenuzando los mantecados con la finalidad de hacer una base compacta. Para ello elegimos un lebrillo de loza que es característico para este dulce y que generalmente se adorna con una granada, símbolo de nuestra ciudad, como curiosidad os diré que muchas pastelerías de Granada han hecho inscribir su nombre en estas cerámicas, tal es el caso de la famosa pastelería López-Mezquita, en el corazón de Granada. También son excelentes o lo han sido las cuajadas de Bernina, Flor y Nata, Brieva, Llorca, etc.




Os adelanto, que esta receta que os voy a dar no es la receta auténtica, que era bastante más laboriosa, a mí me la enseñaron en la casa de mi marido, cuando aún éramos novios y la verdad es que queda bastante buena. Con esto de las prisas que tenemos hoy día yo la abrevio aún más.





Bien, ya dispusimos los mantecados en el lebrillo y sobre ellos colocamos bizcochos mojados en un almíbar frío que fabricamos con un vasito de agua azucarada (una cucharada) y un vasito de anís dulce, lo diluimos bien, y vamos empapando los bizcochos (evitando que se deshagan) cubriendo la base de mantecado.






En el líquido sobrante aclaramos el cabello de ángel y cubrimos los bizcochos.






La siguiente capa será de natillas espesas, que prepararemos con leche azucarada y harina de maíz disuelta y puesta al fuego. Las natillas son fáciles de preparar si leemos con atención las instrucciones del paquete de harina de maíz.




Vamos alternando capas de: bizcochos, cabello de ángel y natillas hasta cerca del borde del lebrillo, terminando con natillas, que según los entendidos debe ser la última antes de volver a poner mantecados.








No he querido daros medidas, porque en realidad todo depende del tamaño del recipiente, que si es más hondo os admitirá más capas, pero siempre debéis terminar con la de mantecado. Así es que concluimos con la capa de mantecados y cubrimos totalmente con azúcar glas. Como adorno colocamos una granada en el centro hecha con una plantilla de papel y la rociamos de canela. Retiramos la plantilla y ya tenemos la Cuajada de Carnaval.




Conservar la Cuajada en el frigorífico, y mientras os dure apreciaréis que cada día que pasa está más buena.

Mucha literatura, para un dulce tan simple como yo lo hago, y hablando de literatura me contaron una vez que llegó a Granada en el año 1913 Doña Emilia Pardo Bazán y que se quedó impresionada al degustar este dulce, tanto es así que habla de él en uno de sus libros.

2 comentarios:

  1. Seguro que estará buenisima
    Yo la haré este año por primera vez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como has visto no tiene dificultad y queda fantástica. Saludos.

      Eliminar