¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


lunes, 11 de febrero de 2013

ARROZ DE BLANCA



Ingredientes:


- ½ pechuga de pollo.
- 2 tacitas de arroz.
- ½ tomate.
- 1 cebolla.
- 3 dientes de ajo.
- 1 pimiento verde.
- 2 pastillas de caldo de carne.
- Zumo de limón.
- 1 pimiento rojo seco.
- Colorante alimentario.
- Sal y pimienta negra molida.
- Aceite de oliva.
- Agua.



 



Elaboración: 






Troceamos el pollo (hoy cociné para dos, así es que he considerado que con media pechuga tendríamos suficiente) y lo ponemos a freír con un higadito también de pollo, es imprescindible para este guiso, sin él es mejor dejarlo para otra ocasión. Salpimentamos y dejamos freír.

  






Apartamos el pollo y el higadito y en ese mismo aceite vamos a ir friendo por este orden: los ajos, la cebolla, el pimiento verde, el pimiento seco y el tomate, debiendo esperar entre uno y otro un tiempo que permita ir viendo que cada cosa se ha hecho como debe y al final se dejan juntos un ratito a fin de que intercambien sabores.


 






En un vaso batidor echamos la verdura frita, el higadito y un ajo crudo pelado. Añadimos un vaso de agua y trituramos bien.










Volvemos a poner el pollo en la cacerola y lo cubrimos de agua, le ponemos el zumo de medio limón, el colorante y las dos pastillas de caldo de carne, dejamos hervir un rato. Pasados quince minutos le incorporamos lo batido y removemos bien.

 

 


Esperamos que el caldo hierva y volcamos el arroz, movemos y cocemos quince minutos. Debe reposar otros cinco minutos y ya está listo para servir.








 





La cantidad de agua que necesitamos es superior a la que se le pone a la paella, porque lo que intentamos es que nos quede caldoso, si la paella necesita el doble de agua que de arroz, nosotros vamos a utilizar aquí el cuádruple.
 



Esta receta ha ido pasando de madre a hijos, y hoy todos ellos hacen el mismo arroz. Es el arroz de mamá. En nuestra casa también lo llamábamos el arroz de los domingos, porque casi siempre se hacía este día. Curiosamente no recuerdo que nadie dijera a mí no me gusta, y a medida que iban llegando niños, en cuanto podían comerlo rebañaban los platos.

Yo le he modificado algunas cosas pero no sustanciales. Mi madre ponía el pollo troceado con los huesos y se demoraba más en las frituras, haciéndolas de una en una. Por lo demás creo que he reproducido fielmente la receta.

2 comentarios:

  1. ¡Hola Ali!

    Hoy hemos comido arroz caldoso en Los Angeles gracias a tu receta.
    Muchas gracias, salió riquísimo :)

    Besos,
    Elvira.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho que os haya gustado, anímate a probar otras recetas.

    Un beso

    ResponderEliminar