¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las páginas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que hago, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

miércoles, 21 de febrero de 2018

MUSLOS DE POLLO CON CARAMBOLOS EN SALSA DE LIMAS






  
Apuesto a que este plato os va a gustar. Sorprenderá sin duda, pero luego, una vez que lo hayáis probado, la mayoría diréis que ese sabor no os es desconocido, que está presente como un recuerdo en vuestras papilas gustativas. En probándolo pronto averiguaréis de qué otro plato o tipo de preparación hablo. Ahora no diré nada. Voy a esperar para que me lo digáis vosotros ;) ¿Lo probaréis?

Hay ocasiones en las que me veo "presionada" para consumir la pequeña producción de nuestro huerto. Da pena dejar que los frutos tan especialmente mimados se pierdan por falta de uso. Allí crecen, entre otros, dos arbolitos que se exceden regalándonos frutas. Esos generosos (algunos más), hoy protagonistas indiscutibles, son la lima y el carambolo (tengo debilidad por la generosidad), se ve que encontraron su sitio y son felices. Así que aquí me tenéis inventando dónde ponerlos y cómo darles salida para ser agradecida con ellos.

Veréis algunas recetas más en las que me esmeré tratando de sacarles partido, todo sea por "una buena causa".

Las limas las podéis comprar fácilmente en el mercado, no así los carambolos, que no son fáciles de encontrar y alcanzan precios altos. Teniendo en cuenta esto, no va a pasar nada si prescindís de ellos en esta receta, un mal menor que no añade ni quita esencia al plato. Sí tengo que reconocer que el sabor que aporta medio dulce, medio ácido le va muy bien, a mi parecer, puede que sustituirlos por piña fresca haga un favor a su ausencia. De todas maneras adorna el plato y lo hace atractivo ¿No pensáis lo mismo?

Ingredientes:

- Muslos de pollo 8.
- Carambolos 4-5.
- Jengibre rallado 1 cda.
- Salsa Lea & Perrins o Worcestershire 2 cdas.
- Salsa de soja oscura 2 cdas.
- Caldo de pollo ½ litro, + si se necesita.
- Zumo de 2 limas.
- Puerro grande 1.
- Ajos 2 dientes.
- Aceite de oliva.
- Sal y pimienta negra en grano.

Elaboración:

Rehoga en 4 cdas, de aceite los ajos y el puerro bien picaditos. Ralla en jengibre encima.



En cuanto reblandezcan añade los muslos desprovistos de su piel y salpimentados ligeramente. Sofríe a fuego medio girando las piezas durante cinco minutos. Incorpora el zumo de las limas, la pimienta, el caldo de pollo y las dos salsas. Cuece hasta reducir. Cinco minutos antes de servir agrega los carambolos en rodajas.


Sirve caliente.


Es importante:
Si habéis decidido seguirme en el blog me gustaría que me dejaseis al menos un comentario para poder acceder al vuestro a través de él y hacer lo mismo con vosotros. Lo he intentado en algunos casos pero no llego de ninguna otra manera. Hace tiempo que estoy detrás de decíroslo, de hoy no quiero que pase. Si alguien cree que no lo sigo porque no quiero, no piense que es así, es por eso. Muchas gracias. Un beso grande amigos y compañeros.



miércoles, 14 de febrero de 2018

CORAZONES DE ALCACHOFA REBOZADOS






Me gustan las alcachofas y me gustan los rebozados, pero no todos. Siempre una capita más bien fina recubriendo; si ese rebozado se convierte en una bola tremenda imposible de masticar, y además queda empapada en aceite, no contéis conmigo después del primer bocado, jjj.

Me alegró descubrir una forma deliciosa de rebozar, cogiendo ideas de un lado y de otro. Al final di con la tecla y me puse a experimentar con todo aquello que se me ocurría iba a estar ¡para comérselo!  :)  ¿Que queréis que os cuente cómo quedan estas alcachofas? ¡No os lo puedo contar! Tenéis que comprobarlo vosotros mismos.

Uno de los secretos está en mezclar, en proporción, doble de harina de repostería con la mitad de harina de arroz, o sea dos de harina de repostería por una de arroz ¡a ver si me aclaro! Otro secreto es que la pasta obtenida esté muy fría para lo que deberemos poner la cerveza casi helada.

Hoy me decidí por alcachofas, hay que aprovecharlas en su tiempo. Pero hoy el proceso de arreglo de las alcachofas lo hice diferente del habitual (he probado en otras ocasiones y había salido contenta). Interviene el microondas de nuevo.

Os voy a contar cómo lo hago: lavo muy bien las alcachofas debajo del grifo, tal como lo haríamos si se tratara de lechuga, abriendo entre hoja y hoja, sin romperlas. Sacudo el exceso de agua y las pongo en un bol apto para microondas. Tapo con film y punzo con la punta de un cuchillo en varios sitios para abrir orificios de salida del vapor. A 800 W, las tengo de un lado 6 minutos, las giro y las pongo 6 minutos más. Dejo que templen y luego las limpio desprendiendo fácilmente las hojas duras, que al tirar suavemente me dejan al descubierto, pelados, los rabitos. Las puntas duras las corto con unas tijeras sin dificultad. Perfecta cocción y sin ennegrecerse. Después, apuráis de hojas como os guste. Podéis optar por guardar los tallos para echarlos en un arroz y dejar sólo los corazones para el rebozado.

De sobrar pasta del rebozado, sin problemas, seguro que idearéis cómo gastarla. Trozos de huevo cocido, rodajas de chorizo, langostinos y gambas, mejillones, otras verduras...

 
Ingredientes:

- Alcachofas 12.
- Harina de trigo de repostería 6 cdas. soperas.
- Harina de arroz 3 cdas. soperas.
- Levadura química ½ cda. sopera.
- Sal un pellizco.
- Huevo 1.
- Cerveza muy fría.
- Aceite de girasol para freír.




Elaboración:

 

Bate el huevo, mezcla las harinas, la sal y la levadura e integra. Vierte la cerveza poco a poco mientras controlas el espesor deseado, deberá quedar una textura y densidad similar a unas natillas. De quedar algunos grumos usa la batidora. Tapa la pasta con film y guárdala una hora en el frigo.








Calienta el aceite, sin que se arrebate, sumerge las alcachofas en la pasta, escurriendo el exceso (buena idea es sacarlas con un tenedor) y ponlas a freír. Gira para que se doren al parejo y las pones sobre papel de cocina. 






Sirve calientes con un poco de sal por encima.

  

"Se la debía" a Marisa de Thermofan. Su tortilla espectacular de batatas o boniatos. Muchas gracias por la receta, querida amiga y compañera.






miércoles, 7 de febrero de 2018

SOPA DE CEBOLLA RÁPIDA ¡Y FLAN!






No creo que nadie me diga que con el tiempo que tenemos no le apetece una sopa caliente.

Si os la pongo fácil, mejor aún, pero... ¿y si os la pongo además económica?

Alguna vez os he comentado que uso el microondas con cierta frecuencia para ayudarme a acelerar el cocinado. Y es eso lo que hago con esta sopa. No tengáis miedo a usarlo, para calentar leche y limpiarlo se queda muy pobre su uso.

En ésta y una próxima receta veréis cómo gestionar el tiempo con la ayuda del menospreciado instrumento.

Esta sopa está buena, buenísima, mal que yo lo diga, pero si no os lo digo me quedará en la consciencia no haberla compartido con vosotros, ustedes, jjj. Si recién hecha está así, mejor lo está al día siguiente. Os sabrá... a poco.

Ingredientes 3-4 personas:

- Cebollas dulces 3.
- Pastillas de carne 2.
- Azúcar 2 cdas, soperas.
- Pimienta negra recién molida.
- Aceite de oliva 3 cdas.
- Sal.
- Agua litro y medio.
- Mantequilla 1 cda, (opcional).

Guarnición: Queso fresco de cabra y tostaditas de pan.

Elaboración:

Pela las cebollas y córtalas en láminas finas. Ponlas en un recipiente apto para microondas. Salpimenta discretamente y riega con aceite de oliva. Introduce el recipiente, tapado con film y agujereado, y dejas que la cebolla cueza seis minutos a 800 W, parando a la mitad y girando su posición.



Mientras, pon una cacerola al fuego con el azúcar, y unas gotas de agua para humedecerla, y haz un caramelo tostado (sin tocarla en ese tiempo y procurando que no se queme). Después de estar dorado el azúcar seguirá tostándose, debes tener en cuenta eso. Controlarás mejor si el fuego no está alto).

Vuelca la cebolla sobre el caramelo después de un par de minutos (para dar tiempo a que se temple el caramelo y no corras riesgo de salpicarte). Añade el agua, las pastillas de carne, y la mantequilla si decides ponerla.  Deja cocer cinco minutos.


Sirve acompañada, si gustas, de tostadas finas de pan y daditos de queso fresco de cabra.



FLAN DE MANZANA


Como imagino que algunos queréis hacer el flan de manzana que os dejé en Instagram os paso la receta enseguida y sin mucha literatura más, os cuento lo que le puse:


3 manzanas reinetas. 150 gr de azúcar moreno. 100 g. de azúcar blanquilla para caramelizar el molde. 3 Huevos L. ½ litro de leche entera. Zumo de limón. 1 cdta. de canela en polvo (opcional).


Y lo hice así: Fundí el azúcar blanquilla al fuego y repartí por el fondo y paredes del molde.

Pelé las manzanas y deseché el corazón. Las corté en trozos y las regué con zumo de limón. Las metí en el microondas a 800 W seis minutos.

Encendí el horno con calor arriba y abajo, 180º C. Introduje una bandeja y la llené de agua hasta la mitad (para que quedase cubierta la flanera hasta esa altura). Batí los huevos con tenedor en un plato, sin dejar que espumasen. Batí las manzanas con la batidora eléctrica para hacer un puré, junto con el azúcar moreno, la leche y la canela. Incorporé poco a poco los huevos.

Volqué sobre la flanera. La puse dentro de la bandeja para hacer el Baño María. Cubrí la flanera con papel de aluminio y horneé alrededor de 45 minutos. Para comprobar el punto lo mejor es presionar ligeramente con un dedo el centro del flan (cuidando de no quemarse) y si resiste la presión está listo.

Receta de mis borradores.