¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Os abro encantada las páginas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que hago, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

sábado, 12 de diciembre de 2020

PLUM-CAKE DE NAVIDAD

  


 

Corre, corre que te pilla el toro!!! jajaja. Y así es, el tiempo vuela, y por tanto se me quedarán recetas en el tintero para otras ocasiones. Tenía que elegir y por votación le ha tocado al plum-cake.

 

No os vais a arrepentir de hacerlo porque queda espectacular y no entraña nada de dificultad si estáis un poco entrenados. Dicen que no hay Navidad sin un bizcocho de este tipo y desde que "se coló" hace bastantes años en la repostería española, proveniente de Inglaterra, se ha convertido en un clásico. En realidad se hacen poco a nivel familiar, pero sí los podemos encontrar en pastelerías distinguidas de nuestro país.

 

La receta con la que he hecho estos plum-cakes es la básica, con algunos detalles que he introducido de mi cosecha como es el añadir un chupito de Ron Café Montero, última variedad de sus bodegas. Podéis sustituirlo por otro ron, pero que sea bueno. Elegid para ello igualmente ingredientes de calidad, se notará en el resultado.

 

He prescindido de pasas, en su lugar he puesto guindas y naranjas, ambas escarchadas, y he añadido también un puñadito de nueces. Ganan mucho estos bizcochos si el azúcar es moreno, lo he escogido en esta ocasión.

 

Podréis hacerlo en su molde típico de cakes o dividirlo en porciones, como he hecho yo, me ha dado para cuatro moldecitos de 14 x 7 cm.

 

Conviene tomarlo de un día para otro pues coge mejor los sabores y es más fácil cortarlo sin que se desmorone.

 

No sé si me veréis con otra receta en estos días anteriores a las fiestas, por eso quiero mandaros mis deseos de felicidad, que podamos olvidar este año de calamidad y tristezas. Con todo cariño os pido que por favor os cuidéis mucho y si sabéis lo que es querer a otros hacedlo bien. Tened en cuenta que una Navidad es bastante menos que una vida, y el año próximo puede faltar esa persona en tu mesa y en tu vida para siempre. Feliz Navidad a todos.

 

INGREDIENTES:

 

- Azúcar moreno 250 g.

- Mantequilla sin sal en punto pomada 250 g.

- Harina normal 250 g.

- Huevos L a temperatura ambiente, 4.

- Levadura Royal, 8 g.

- Ron Café Montero, 1 chupito.

- Guindas escarchadas 10.

- Naranjas escarchadas 10 rodajas.

- Nueces un puñadito.

- Azúcar glas para espolvorear.

 

ELABORACIÓN:

 

Lo primero será preparar el molde, o los moldes. Usa mantequilla y harina, o spray desmoldante y unta bien fondo y paredes. En la base coloca papel vegetal adaptado al tamaño y úntalo también. Corta unas tiras medianas que dejamos colgar a los lados para facilitar después su extracción.

 

En un bol pon la mantequilla y bate con varillas. Espera que blanquee ligeramente y añade poco a poco el azúcar moreno hasta integrarlo muy bien. Bate cinco minutos más. Debe quedar esponjada.

 

 

Añade de uno en uno los huevos, hasta que no se haya integrado el anterior no añadas el siguiente.



Tamiza la harina y la levadura y las agregas, ya sin batir, a la masa. Envuelve suave con la espátula en tres vuelcos. Incorpora las nueces troceadas y el ron, mezcla.

 

 


Enciende el horno a 200 °C- Mientras, distribuyes en los moldes.

 

 

 

 


 Pica en trocitos no demasiado pequeños las guindas y las naranjas (reserva unos daditos para decorar).

 

 

 

 

 

   

 

 

 

 

Pon una capa de masa en la base de los moldes y salpica la fruta picada, vuelve a echar masa y otra vez fruta hasta acabarla.

 

Alisa la superficie y golpea ligeramente sobre la encimera.

 

 

 

Baja la temperatura a 180 °C e introduce los plumcakes en el horno. Deberás vigilar la cocción que será aproximadamente de 45 minutos a una hora, dependiendo del tamaño del molde y del propio horno. Toca, no antes de media hora de horneado, el centro del bizcocho para comprobarlo, debe estar sólido y tierno al tacto.

 

Deja que se enfríe algo antes de desmoldar, después desmolda con cuidado y coloca en una rejilla.





sábado, 5 de diciembre de 2020

PASTAS GRIEGAS DE ALMENDRA Y MANTEQUILLA

 



 

Estas pastas que os traigo hoy son de las más ricas que he probado, también griegas, como otras tantas recetas de mi blog. Os servirán de dulces navideños.

 

Siempre os he hablado de mi pasión por la cocina de Grecia. Más me gustaría saber de su gastronomía, pero todo no lo puedo saber, ni todo lo he probado. De todas formas no abandono y seguiré profundizando en su gastronomía, pues no dudo de que me sorprenderé con cosas novedosas y más complicadas de hacer. 

 

El secreto de estas pastas es que no hay secreto, tal como os indico os saldrán perfectamente. A veces he variado el sabor agregando o incluyendo en la masa almendras o sésamo tostados, ralladura de naranja, agua de azahar, virutas de chocolate... hoy os traigo la receta original que lleva lo que aquí abajo os cuento:

 

 Ingredientes:

 

- Harina de repostería 350 g.

- Almendra molida 120 g.

- Mantequilla a temperatura ambiente (blanda) 225 g.

- Azúcar glas 50 g. más la de rebozar.

- Yema de huevo L, 1.

- Ouzo, o en su lugar aguardiente seco, 1 cda.

 

Elaboración:

 

Mezcla la harina con la almendra molida y reserva.

 

Bate muy bien la mantequilla y el azúcar hasta que queden perfectamente integrados y se esponje ligeramente la mezcla.

 

Añade el resto de los ingredientes mezclando entre una adicción y otra con varillas.

 

 

Amasa ligeramente con las manos. La masa debe quedar lisa y manejable y nada pegajosa. No añadas más harina porque entonces quedarían duras las pastas.

 

Divide en porciones de aprox. 30 g.

 

Forma una especie de croquetas y las aplastas un poco por encima. Coloca en una bandeja de horno sobre papel vegetal, manteniendo una distancia entre ellas.


  

Con el horno precalentado diez minutos a 180 °C introduce las pastas. Deja hornear 15-18 minutos.

 

Mientras, espolvorea una bandeja con azúcar glas tamizada. Nada más sacarlas del horno cógelas con una cuchara y las pones en la bandeja preparada, encima del azúcar. Tamiza por encima más azúcar, que queden bien cubiertas. Déjalas sin tocar hasta que se hayan enfriado totalmente.


 

 Conserva en una lata o recipiente hermético.