¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Os abro encantada las páginas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que hago, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

viernes, 26 de junio de 2020

PANNACOTTA DE ARÁNDANOS









¡Mirad lo bonitas que quedan!

Es tan fácil de hacer que no necesita receta. Ni tampoco un paso a paso. Al menos os dejaré alguna fotillo y unas instrucciones para que os quede así de bien. Un poquitín de matemáticas y de lógica 👌👌👌

Será imprescindible que os hagáis con un paquete de gelatina, mejor Royal, de arándanos en este caso. Lo habitual es que sigamos las instrucciones del fabricante en las que disolvemos el contenido completo del sobre en agua.

Para conseguir este acabado vamos a proceder a dividir el contenido del sobre. La primera mitad la haréis tal como os indica el paquete, reduciendo las cantidades correspondientes de agua a la mitad. Por lo tanto, mitad de polvos, mitad de agua.

Escoged un molde mediano, o varios más pequeños, según os guste.

Cuando hayáis hecho la gelatina (la normal) la echáis en el fondo del molde (de ser varios, distribuir proporcionando). Meter en el frigorífico. Pasadas un par de horas comprobáis que se ha solidificado prácticamente, es el momento justo para clavar sin hundir los arándanos, lo preciso para que no se muevan. De no haber cuajado esperáis una hora más.
Si son vasitos, uno por cada.

En la siguiente preparación vamos a sustituir el agua por nata 35%. El proceso es el mismo: calentar la nata, disolver los polvos perfectamente, retirar del fuego y añadir el resto de la nata fría. Mezclar muy bien.

Volcad encima de la gelatina y dejad que solidifique en el frigorífico, al menos tres horas.

Para desmoldar pasáis un cuchillo de hoja roma alrededor de la pannacotta con cuidado de no estropearla. De no salir fácilmente, mojáis los moldes un par de segundos en agua caliente.

Eso es todo, más fácil hacerlo que explicarlo. Como siempre la literatura se extiende a sus anchas, jajaja.

Los ingredientes que vais a necesitar para cinco vasitos, tamaño flaneras son:

- Gelatina de arándanos Royal, 1 sobre.
- Agua 500 ml para medio sobre.
- Nata 35% 400 ml (he reducido la cantidad).
- Arándanos frescos, un puñadito.









viernes, 19 de junio de 2020

ALBÓNDIGAS ASADAS






  
¿Habéis probado alguna vez las albóndigas asadas? Pues hoy os invito a probarlas. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Más saludables que las fritas y con toques diferentes a los que estamos acostumbrados que recuerdan a Oriente.

Sin miseria añadid hierbabuena y perejil. Con gracia sazonar la carne. Con arte asarlas en su punto para que queden bien hechas por dentro y doraditas por fuera.

Promete ser un plato de verano de antojo. Desde el día anterior podéis tenerlas hechas y en el momento que vayáis a comerlas ensartarlas ¡y a la plancha!

¿Qué queréis arroz blanco para acompañarlas? ¿o patatas? ¿o una salsa de yogur o cualquier otra salsa que os guste...? Lo dejo a vuestra elección. Yo, he puesto hoy una ensalada refrescante y ligera pues el día apuntaba caluroso.

De nuevo la carne picada se convierte en protagonista de mi receta. Espero que sea de vuestro gusto.


Ingredientes:

- Carne picada mixta, 500 g.
- Pan casero rallado, 25 g.
- Perejil fresco, un manojo.
- Hierbabuena fresca, un manojo.
- Cebolla roja rallada, ½.
- Ajos rallados, 2 dientes.
- Huevo L, 1.
- Pimienta blanca molida.
- Aceite de oliva para untarlas.
- Sal.


Elaboración:

Prepara la masa de las albóndigas en un cuenco. Añade todos los ingredientes. Bate el huevo y mezclas muy bien.

Úntate las manos con aceite de oliva y forma las albóndigas. Ensártalas en brochetas metálicas.

Calienta una plancha, y a fuego bajo ve haciéndolas por todos lados. Gíralas de posición con cuidado de no romperlas. A la hora de servir subes la temperatura y las doras uniformemente.




Prepara una ensalada a tu estilo, os doy una idea que les sienta de maravilla, especialmente por el aliño con limón. Le he puesto una base de lechuga, aceitunas muertas (o aceitunas griegas de Thassos), tomates cherry y cebolla roja. Aliña con sal y aceite de oliva.





Sirve calientes sobre la ensalada y cuando pongas encima las albóndigas rocías de manera alegre el conjunto con zumo de limón.




viernes, 12 de junio de 2020

CHARLOTA FRÍA DE LIMAS Y COCO SIN HORNO


  


Pocas tartas refrescan tanto como las que llevan cítricos. La palma se la llevan las de limón o lima.

Se acerca el verano y amenazan días muy calurosos. Lo mejor es disponer de una tarta que nos alivie la temperatura, puestos a obsequiarnos con alguna otra.

Os propongo probar con ésta, es tan fácil de hacer que os vais a animar nada más leer cómo se hace.

Hoy se la dedico a mi hermano Arturo, a quien le gusta "el reposteo" y tiene muy buena mano para sacar adelante desde un buen bizcocho a un helado de chocolate que quita el hipo. Quiero que pruebe esta receta que sé de antemano le gustará tenerla.

El molde que he usado es de 20 cm x 6 cm.

INGREDIENTES:

- Bizcochos de soletilla, 11-12.
- Zumo de 3 limas.
- Gelatina neutra, 7 hojas.
- Coco rallado deshidratado, 3 cdas soperas.
- Leche condensada, 397 g. (lata pequeña).
- Nata 35 %, 500 ml.

Bolitas de lima, coco y chocolate blanco para decorar (optativo):

- Chocolate blanco (especial postres) ½ tableta.
- Zumo de ½ lima y su ralladura.
- Coco rallado deshidratado.
- Bizcocho de soletilla, 1.
- Hierbabuena


ELABORACIÓN DE LA CHARLOTA:

Forra la base de un molde desmontable con papel de horno. Coloca de pie los bizcochos rodeando el aro, unos junto a otros. También puedes cubrir la base con bizcochos, yo no lo he hecho.



Pon las hojas de gelatina a hidratar en una bandejita que las cubra con agua fría. Deja 10 minutos. Estrújalas y mételas con el zumo de las limas unos segundos al microondas. Remueve para comprobar que se han disuelto bien.



En un bol grande vierte la leche condensada. Mezcla con el zumo y la gelatina perfectamente, asegurando que se ha integrado todo. Añade el coco rallado. Mezcla.

   
Semi monta la nata, que debe estar fría, y la incorporas al preparado de la leche condensada en dos veces, y para que no se baje envuelve con una espátula suavemente la mezcla.


Vuelca despacio en el molde y alisa la superficie.

Cubre con coco rallado.
  


  
Deja solidificar en el frigo, al menos 4 horas.


ELABORACIÓN DE LAS BOLITAS:

Funde el chocolate blanco. Empieza por poner media tableta troceada, en el microondas durante unos segundos, removiendo entre ellos y en el momento que se disuelva lo retiras. Ten en cuenta que con el calor residual puedes disolver el chocolate, mejor así que quemarlo. Podrás fundirlo también al baño María.

Añade coco al chocolate hasta que veas que la pasta obtenida se deja moldear, la ralladura, un bizcocho de soletilla desmenuzado que me sobró y el zumo de la lima, hasta hacer una mezcla con la que puedas formar las bolitas. Después las rebozas en más coco.



Adorna la charlota con ellas.









viernes, 5 de junio de 2020

AJOBLANCO DE PISTACHOS







¿Por qué no probar a sustituir las clásicas almendras del ajoblanco por pistachos? Eso me dije un día cuando me disponía a preparar algo fresco y rico para almorzar, lo mejor, habiendo ya entrado el calor, como primer plato.

Es tan facilito de hacer que no tiene desperdicio esta receta sencilla y apetitosa. Siguiendo las directrices del ajoblanco de almendras os vais a montar un plato muy especial que les va a gustar a todos. Se sirve bien fresco y como único topping unos pistachos enteros.

Para conseguir un verde más acentuado me animé a ponerle un trozo de aguacate que además le aportó suavidad y densidad.




INGREDIENTES:

- Pistachos crudos, 120 g.
- Panecillo blanco, 1.
- Ajos, ½ (sin el germen).
- Vinagre de Jerez, 2 cdas. (más si gusta).
- Aceite de oliva virgen extra, un vaso pequeño de los del vino.
- Aguacate, ½.
- Sal.




ELABORACIÓN:

Remoja el pan con agua y estruja un poco. Ponlo en el vaso de la batidora con los demás ingredientes, reservando algunos pistachos para la decoración.

Bate muy bien, durante un rato, añadiendo un poco de agua fría. Ve añadiendo poco a poco más agua fría hasta conseguir una densidad media, más bien espesa.


 
  
 


Cuela para que queden atrapadas las pielecitas de los pistachos.








Mantén en el frigo hasta servir muy frío. Adorna con unos pistachos enteros, que deben quedar en la superficie.




viernes, 29 de mayo de 2020

BIZCOCHO DE ARÁNDANOS



  



Hay tantos tipos de bizcochos como para hartarse, uno para cada día y no llegarías a probarlos todos.

El de hoy es sencillo de elaborar, pero muy rico. No he querido hacerlo en molde pequeño, porque quería que presentara ese aspecto, más similar a la repostería nórdica. He usado uno  de 25 cm de diámetro.

El interior queda ligeramente húmedo al llevar arándanos,  ya sabéis que cuando se usan frutas o verduras se consigue siempre aportar esa cualidad. Tampoco he querido abusar poniendo más de la cuenta, para mi gusto los justos.

La disposición de ellos en la masa hace que luego queden de esa manera tan graciosa y elegante.

Os cuento cómo lo he hecho:

Ingredientes:

- Mantequilla a temperatura ambiente, 125 g.
- Azúcar blanquilla 190 g.
- Huevos a temperatura ambiente (tamaño L), 3.
- Yogur natural, 1.
- Harina repostería, 190 g.
- Levadura química Royal ½ sobre.
- Canela molida, 1 cda, rasa.
- Sal, una pizca.
- Arándanos, un puñado generoso.
- Azúcar glas para espolvorear.

Elaboración:

Precalienta el horno a 180 °C. Calor arriba y abajo.

Prepara el molde untándolo con spray desmoldante, o con mantequilla y harina espolvoreada.

Tamiza la harina, la sal, la levadura y la canela. Reserva.

Bate muy bien la mantequilla con el azúcar, hasta que hayan desaparecido los granitos de azúcar y la pasta presente un aspecto blanquecino y cremoso.

Añade los huevos de uno en uno. Bate entre uno y otro, integrando muy bien.

Incorpora el yogurt.

Agrega la mezcla de la harina en dos veces, uniendo con suavidad con una espátula de arriba a abajo, para que desaparezcan posibles grumos y se integre muy bien la masa.


Vuelca en el molde la mitad de la masa y extiende con la espátula procurando nivelarla. Coloca varios arándanos encima de forma arbitraria. Vierte el resto de la masa, nivela, y ahora coloca unos cuantos arándanos haciendo un círculo.



Introduce en el horno a media altura y deja que se haga sin abrir la puerta 40-45 minutos.

Retira y deja que temple. Pasa a una rejilla para que se enfríe del todo.




  
Espolvorea azúcar glas por encima.






viernes, 22 de mayo de 2020

SALCHICHAS DE ESMIRNA EN SALSA DE TOMATE







Con carne picada se pueden hacer mil y un platos diferentes. Hoy le doy paso a estas salchichas, que es fácil no las hayáis probado aún. Con especias no usuales, pero sí familiares,  con las que se adereza la carne y se convierte en un bocado muy del gusto actual, ahora que se imponen los sabores orientales.

Me gustaría que un día que dispongáis de carne picada les dieseis una oportunidad, y que luego, ya satisfechos por el descubrimiento tan bueno me lo comentéis. Si os gustan las especias es la ocasión de probar estas salchichas de Esmirna.

Aunque la carne que se usa para hacerlas puede ser de buey, vaca y cordero, yo he elegido esta vez mixta de vacuno y cerdo. Lo dejo a vuestra elección.

Ingredientes para las salchichas:

- Carne picada mixta de vacuno y cerdo, 400 g.
- Pan del día anterior rallado, 50 g.
- Cebolla mediana, 1.
- Ajos, 2 dientes.
- Perejil fresco picado, un manojo.
- Cominos molidos, una cda. rasa.
- Canela molida, una cdta.
- Huevo, L, 1.
- Pimienta negra molida.
- Aceite de oliva, 2 cdas.
- Sal.

Ingredientes para la salsa:

- Tomate natural (puede ser de lata) 800 g.
- Ajo, 1.
- Laurel, 2 hojas.
- Perejil fresco.
- Cominos molidos, 1 cdta.
- Azúcar, 1 cda.
- Pimienta negra molida.
- Aceite de oliva, 4 cdas.
- Sal.

Elaboración:

Hacemos una mezcla con todos los ingredientes arriba nombrados. La cebolla y los ajos cortados menudos. Guardamos en el frigo tapada con film, una hora o dos. El aceite lo reservamos para dorar después las salchichas.

Formamos las salchichas procurando que tengan el mismo tamaño. Las pasamos a una sartén amplia con un fondo de aceite y las vamos dorando al parejo.




Para la salsa de tomate rehogamos en el aceite el ajo chafado, retiramos del fuego y echamos el laurel. Volcamos el tomate y aderezamos con la pimienta,  los cominos molidos, el perejil picado, el azúcar y la sal. Volvemos a poner al fuego y dejamos que vaya perdiendo el exceso de agua. Ajusta los sabores y si te gustan más potentes, te animas y pones algo más. Os confieso que sin pedirlo la receta me atreví a poner canela y más cominos y no me arrepentí.



Volcamos la salsa por encima de las salchichas y dejamos que reduzca mientras que quedan cocidas por dentro. Si se quedara seca la salsa añadimos un poco de agua, poniendo a punto de sal si es necesario.

Retiramos y espolvoreamos perejil por encima.




 Servimos calientes.





viernes, 15 de mayo de 2020

GALATOPITA










La cocina griega también tiene sus tradiciones reposteras, una de las más representativas tal vez sea la Galatopita.

Muy fácil de hacer y muy vistosa, sin olvidarnos de su sabor y textura.

Hoy he querido darle un toque más acentuado aromatizando previamente la leche con piel de limón y canela en rama, sabor muy presente en los postres españoles. También he modificado la receta cambiando la preparación de flan por polvos de flan Royal, restos que tenía y que he querido aprovechar.

No tengáis miedo a la pasta filo pues es cuestión de no dejarla airear mucho tiempo, para lo que os aconsejo que nada más empezar a manipularla la pinceléis con mantequilla o aceite, dependiendo de lo que os pida la receta, mientras mantenéis el resto tapada.

Para elaborar la Galotopita tendréis que plegar las hojas de pasta filo como si hicierais un abanico y en el molde irlas colocando en círculo desde el centro hacia fuera. No tendrá importancia el montarlas ligeramente si la hoja queda más corta.

Mi molde era de 25 cm. de diámetro y con altura de 5 cm. He preparado 700 ml. de leche con su parte correspondiente en polvos de flan, tendréis que tomar la medida del sobre para calcular la cantidad a poner.


 1+-100 desperdicio 0



Como es resultado de un aprovechamiento doble de pasta filo y de polvos de flan me gustaría que mi amiga Marisa, de Thermofan, me la incluyera en su proyecto 1 +/- 100, desperdicio 0, esperando que sea de su agrado.








Con pocos ingredientes tendréis esta preciosa tarta griega.

Ingredientes (sin medidas):

- Pasta filo.
- Mantequilla fundida.
- Leche entera.
- Polvos de flan Royal.
- Canela en rama.
- Piel de limón (sin parte blanca).
- Azúcar glas y canela molida para espolvorear.

Elaboración:

Elige un molde circular que pueda ir al horno. Con arreglo a las medidas se llevará más hojas de filo y por consiguiente más cantidad de flan.

Pon al fuego la leche e infusiona la piel de limón y la canela, no pongas azúcar. Deja hervir y apartas tapando el cazo.




Funde la mantequilla en el microondas durante unos segundos (mi consejo es ir fundiendo a medida que vayas necesitando).
  

Despliega la pasta filo sobre la encimera, que deberás tener tapada con un paño mientras vas colocando hileras en círculo, desde el centro hacia fuera. Para ello, puedes empezar poniendo una base  de papel vegetal en el molde (esto es optativo). Corta la pasta en rectángulos manejables, como de dos cuartas (deja tapada el resto). De uno en uno ve pincelándolos ligeramente con mantequilla fundida. Pliega como para hacer un abanico, con decisión y cuidado de no romperlos. Para montar la Galotopita empieza por el centro del molde juntando los extremos de cada hoja, haciendo un círculo. Continúa poniendo más alrededor. Donde acabe la tira sigues en la siguiente, montando un poco para que quede cerrado. Es un poco entretenido pero no tiene ciencia. Completa hasta los bordes.




Sigue las instrucciones del fabricante para hornear y retiras cuando quede dorado, no quemado.

Quita de la leche la piel de limón y la canela. Diluye en la leche ya fría, los polvos de flan, y la dejas cocer hasta que hierva, mientras mueves con varillas para que no se pegue. Aparta del fuego. Templa.



Mezcla. Vuelca sobre la tarta. Lleva al frigorífico 3-4 horas.


A la hora de servir gratina cinco minutos para devolver la textura crujiente. Espolvorea glas y canela molida.







viernes, 8 de mayo de 2020

TAJINE DE LUBINA







Si queréis darle un toque diferente a vuestro pescado podéis hacer esta receta que nos viene de Marruecos.

No os cortéis y probad sabores nuevos. En casa nos gusta, de vez en cuando, cambiar usando ingredientes que no utilizamos a diario.

Tenía un tarro de limones confitados que me trajeron de Marruecos, lo que me daría la oportunidad para usarlos en este tajín. Tal vez el ingrediente más especial, que con su sabor característico aporta al guiso el todo. Es fácil que en centros especializados los encontréis y si os animáis a prepararlos en casa os remito a mi amiga Nuria, a su blog "El cuaderno de recetas" del que yo aprendí a hacerlos, aparecen por limones encurtidos. Teniendo en cuenta que requieren su tiempo para poderlos usar. En el frigo duran bastante.

¡A ver qué os parece aderezar vuestra lubina con tintes exóticos!




Ingredientes:

- Lubina limpia, 300 g.
- Ajo grande, 1.
- Tomates de pera, 2.
- Zumo de ½ limón.
- Perejil fresco, unas ramas.
- Cilantro fresco, unas ramas.
- Aceite de oliva.
- Pimienta negra molida.
- Sal.
- Patatas medianas, 3-4.
- Zanahorias medianas, 3.
- Pimiento rojo ½.
- Limón confitado mediano, 1.
- Aceitunas rojas, o negras de Aragón, 8-10.
- Cúrcuma, 1 cda.
- Caldo de la cocción ½ vaso.
  



Elaboración:

Corta la lubina en cuatro trozos parejos. Coloca en un cuenco amplio los trozos y sazona con sal, pimienta, un chorrito de aceite de oliva y el zumo del medio limón. Pica el perejil y el cilantro y los añades. Machaca el ajo en un mortero, agrega. Pela los tomates, los cortas en daditos y los incorporas igualmente (desecha las semillas). Revuelve bien para que se impregnen los sabores. Tapa el cuenco con film y guarda en el frigo una hora que ya se habrá marinado la lubina.

Mientras, arregla las patatas y las zanahorias y las pones a cocer en un cazo con una rama de perejil, sal y chorrito de aceite. Cuando se hayan ablandado añade el pimiento rojo en trozos. Cuece cinco minutos. Retira del fuego. Reserva el caldo sobrante.




Saca la lubina a un plato. 

Vierte la marinada en una cazuela de barro y la pones al fuego. Añade la verdura y el limón confitado cortado en cuatro. Echa el caldo de la cocción. Sería el momento de poner las aceitunas, pero me olvidé de ponerlas 😩😩. Coloca la lubina encima y deja que cueza el conjunto de cinco a siete minutos, hasta que la lubina esté en su punto.


Sirve caliente, y si te apetece espolvorea por encima perejil y cilantro picados.







viernes, 1 de mayo de 2020

BIZCOCHITOS DE MANZANAS REINETAS





Esta vez no me los ha pedido nadie, publico la receta de estos bizcochitos porque no quiero que dejéis de probarlos.

Son muy delicados, tiernos, jugosos, sabrosos... ¡Y fáciles! Son una nube, ya lo veréis.

Os pueden gustar para el Día de la Madre.

Los tenía en borradores hace tiempo y no quiero que se me caduquen. Jajaja.

Os lo cuento todo, por eso de deciros que la harina es de Carrefour, seguid mis pasos al pie de la letra y obtendréis el mismo, o mejor resultado.



Ingredientes:

-   Harina de repostería Carrefour 100 g.
-   Maizena 75 g.
-   Azúcar glas 120 g.
-   Leche semi 150 ml.
-   Huevos L, 3.
-   Levadura química ½ sobre.
-   Manzanas reinetas 4.
-   Azúcar blanquilla y canela para espolvorear.
-   Zumo de lima o limón.



Elaboración:

Precalienta el horno a 180 °C. Prepara el molde o moldes con spray o mantequilla y harina.

Bate el azúcar glas con las yemas durante cinco minutos, hasta que se haga una crema blanquecina y bien emulsionada.

Añade la leche y bate.

Tamiza las harinas y la levadura e incorpora con movimientos suaves y envolventes.

Bate a punto de nieve las claras y las agregas a la mezcla en dos veces envolviendo la pasta.





Pela y descorazona las manzanas. Rocía lima o limón para que no ennegrezcan.

Vuelca en los moldes parte de la pasta y coloca láminas de manzana encima. Cubre con el resto y vuelve a poner manzana, bien una hilera o varias. Espolvorea canela y azúcar.



Hornea alrededor de 35 minutos. Deja templar en los moldes y después pon sobre rejilla hasta que se enfríen.