¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las páginas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que hago, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

jueves, 26 de julio de 2018

NATILLAS CON GALLETA MARÍA






Este postre tradicional, clásico, es uno de los mejores entre los mejores, por la facilidad con la que se prepara y por sus ingredientes básicos que siempre tenemos en casa. Pocas cosas pueden igualarlo.

A nuestros mayores les encanta, pero se nos olvida hacerles de vez en cuando un cuenquito.Con poco esfuerzo y dinero, les alegraremos el día y si están "pachuchillos" o necesitan mimos (siempre los necesitan) esto es lo que debemos hacerles.

Como veis, hoy quiero proponeros hacer unas natillas, aunque sólo sea como homenaje a las cocinas de antaño, de sabores auténticos, y hoy repletos de nostalgias. Pienso, no sé, que han dejado de hacerse a nivel familiar. El escaso tiempo del que se dispone es una de las causas, además de que se nos suelen olvidar estos postres, anteponiendo otros más actuales.

Hace mucho que las hago, aunque tampoco con la frecuencia que debería, todos andamos buscando eliminar calorías de nuestra dieta. La stevia líquida puede ayudarnos a sustituir el azúcar en su caso.

Llegó el momento de dejaros hasta septiembre y tomar mis vacaciones del blog. Ahora sí. Os dejo sin olvidarme de deciros que os echaré de menos y que por supuesto quiero que vuestro descanso veraniego os sepa a gloria. Gracias siempre.

¿Qué me decís si os metéis un momento en la cocina y probáis a hacerlas? No olvidéis, entonces, servirlas bien fresquitas, el tiempo nos lo exige. Hummmmmm!!! Madre mía!!!

Esta receta de natillas la tomé prestada de Simone Ortega, una de mis “instigadoras” y las vengo haciendo desde que me casé porque las encuentro perfectas para mi gusto.



Ingredientes:

- Yemas L, 6.
- Leche entera litro y ½.
- Harina de maíz 2 cdas, soperas rasas.
- Azúcar blanca 6 cdas. colmadas.
- Piel de un limón.
- Vainilla en rama, 1.
- Galletas María.
- Canela molida.



Elaboración:

Pon la leche al fuego (todo el tiempo de cocinado ha de estar el fuego medio o bajo), reservando 150 ml. Añade a la leche puesta a calentar 4 cdas. de azúcar, la vainilla y la piel de limón (lavados). En cuanto hierva, apaga el fuego y tapa para infusionar.

Cuando haya templado retira la vainilla, ábrela y raspa con un cuchillo el interior devolviendo las semillas a la leche. Vuelve a poner al fuego. Retira la piel de limón.




En los 150 ml. reservados de leche disuelve la harina de maíz, con el azúcar restante y las yemas batidas. Mezcla bien para que no queden grumos.

Con un cacito ve incorporando poco a poco leche caliente, no hirviendo, y diluyendo a la vez sin parar de mover. Después de tres cacitos vuelca con cuidado, despacio, sobre el total de la leche. Sin parar de mover y con el fuego bajo, esperaremos a que la espuma que se forma en la superficie desaparezca (no debe hervir o se cortarán).


Es el momento para retirarlas y pasar la crema por un colador metálico, dejando que caiga sobre los moldes o bandeja elegida. Dispón galleta-as encima. Espera que temple. 


 Cubre con film y pon en el frigo. A la hora de servir espolvorea la canela.




jueves, 19 de julio de 2018

MIGAS DE PAN CON FRUTA






Quiero aportar al reto de Marisa  otra receta de aprovechamiento.

 http://thermofan.blogspot.com/2018/05/1-100-desperdicio-0.html


En unos días me despido de vosotros para volver después de mis vacaciones. Pensando en mi despedida estos días pasados he ido haciendo algunas otras preparaciones en las que he usado ingredientes muy básicos y económicos, que para no desaprovecharlos y que terminaran en la basura, pasarán a ser un plato digno en nuestra mesa. Me quedaré con alguno más sin publicar esperando a que haya otra ocasión cuando nuestra querida anfitriona nos diga.

Aunque ya tengo publicada esta receta, ahora quiero volver a hacerla para que veáis que incluso de un trozo de pan de dos días se puede hacer un plato bueno y bonito. Acompañado de fruta, además, muy saludable.

Ha sido normal en mi familia poner las migas con melón, llegado su momento álgido. Me consta, sin embargo, que en muchos hogares se suelen acompañar de otras frutas. Será porque casan bien.

Me quedó media barra de pan de trigo de espelta y me estaba reclamando a voces que lo usara en algo rico, fácil, y a pedir de boca me vino a la imaginación gastarlo de esta manera. De cualquier modo os servirá otro pan que sea desmigable, es decir, que al mojarlo, él mismo se deshaga entre las manos.

¿Gustáis?


 

Ingredientes:

- Pan de trigo de espelta (100 % masa madre) media barra.
- Ajos, media cabeza.
- Aceite de oliva virgen extra.
- Sal.
- Frutas: cerezas, uvas...





Elaboración:

Moja el pan bajo el grifo, que el agua entre hasta el centro, sólo para dar humedad. Estruja bien entre las manos, que no quede agua de más. Desmenuza minuciosamente haciendo las migas (esto es lo más laborioso, por llamarlo de alguna manera).

Pon en una cacerola seis-ocho cdas. de aceite y dora en él los ajos machacados. Retira los ajos (puedes usarlos para guisos, sopas o arroces).



Vuelca las migas en ese aceite y sala con cuidado, el pan coge mucho la sal.

Impregna las migas con el aceite y mueve durante cinco minutos a fuego medio procurando que no se agarren al fondo, de ser así despega lo agarrado (no quemado) y sigue moviendo. Apaga el fuego y tapa la cacerola.




Al momento de servir calienta unos minutos más, soltando con la rasera las migas.






viernes, 13 de julio de 2018

TUMBET MALLORQUÍN






  
No quería despedirme de vosotros hasta haber publicado esta receta. En todo su esplendor están las hortalizas que lleva este plato emblemático de nuestras islas baleares.

El verano nos brinda el regalo de disfrutarlas a tope. Saludables y deliciosas, en su mejor época.

Hace tiempo que tenía ganas de dejároslo, y aquí lo tenéis ya.

Con él quiero mandar un beso grande a mi apreciada Nuria M, "pido su venia" esperando su aprobación, ella más que nadie sabe de esto. Y con mi pan me lo he comido, jajaja.

Un poquitín entretenido por su elaboración que necesita algunos pasos bien dados, pero con un resultado increíble. Si tenéis tiempo no dejéis de hacerlo, os lo recomiendo especialmente.



Ingredientes:

- Berenjena 1, mediana.
- Calabacín 1, mediano.
- Cebolleta 1, grande.
- Pimientos rojos (o verdes), 3.
- Tomates de pera, 4, grandecitos.
- Patatas medianas, 2.
- Ajos, 2 dientes.
- Harina.
- Aceite de oliva.
- Sal.


Elaboración:

Lava las hortalizas. Corta las berenjenas en rodajas de medio centímetro más o menos, igualmente los calabacines y las patatas. En láminas la cebolleta y los pimientos. Pon las berenjenas en un colador (con plato debajo) y esparce sal gorda, dejando una hora.




Dora, sin quemar, los ajos picados en 3 cdas, de aceite. Tritura los tomates, cuela y vierte sobre los ajos. Sala y pon un poco de azúcar. Deja que fría a fuego medio hasta que reduzca toda el agua.




Fríe las patatas y reserva. En ese mismo aceite rehoga la cebolleta, después el pimiento y por último el calabacín. Escurre el exceso de aceite de cada uno de ellos y aprovecha para la siguiente fritura. Sala prudentemente cada hortaliza.




Lava las berenjenas y las secas con papel de cocina, pasa por harina y las fríes, añadiendo más aceite.




Coloca en una bandeja, alternando, una capa de calabacín, otra de cebolleta, otra de berenjena, otra de pimiento y por último una de patatas. Vierte el tomate frito por encima. 



  
Sirve enseguida. Nosotros lo hemos tomado templado y nos ha resultado magnífico, pero si prefieres tomarlo caliente y se ha enfriado, puedes ponerlo en el horno o en el microondas unos minutos.





lunes, 9 de julio de 2018

TABULÉ DE TRIGO






Es el momento ideal para aprovecharnos de ensaladas de todo tipo.

No siendo "prusiana", versiono el tabulé original introduciendo como protagonista el trigo entero. Seguro que ya lo habéis visto por los supermercados, y puede que incluso "danzando" por la redes, en algunas preparaciones. Varias marcas conocidas lo venden desde hace tiempo, por lo cual no os será difícil encontrarlo en grandes superficies. Es fácil de cocinar, tan sólo seguir las indicaciones del fabricante que aconseja cocer diez minutos.

Si estáis aburridos de las clásicas ensaladas podéis probar con ésta, sé que os va a gustar.

Lo bueno que tiene es que se puede preparar con antelación, guardar en el frigo y servirla en el momento de comer.

Acompañada de una carne o pescado os arreglará más de un almuerzo, si queda, a la noche será un estupendo aperitivo.

Ingredientes:

- Trigo 125 g.
- Tomates prietos y rojos 3.
- Cebolleta ½.
- Pimiento verde ½.
- Manzana 1.
- Pasas sin hueso, un puñadito.
- Pepino ½ (opcional, yo no le puse).
- Almendras fritas sin piel (opcional).
- Hierbabuena (varias hojas).
- Zumo de limón (al gusto).
- Aceite de oliva 6 cdas.
- Pimienta negra molida.
- Sal.

Elaboración:

Pon agua a hervir con sal (como para cocer arroz o pasta). En cuanto hierva echa el trigo. Cuece diez minutos. Dispón en un colador y refresca bajo el grifo para detener la cocción.

Haz un picadillo con todos los ingredientes (si pones pasas y almendras las dejas enteras). Mezcla con el trigo.

Aliña a tu gusto con la sal, la pimienta recién molida, el aceite y el zumo de limón.

Deja la ensalada en el frigo, tapada con film. Sirve fresquita, adornada con algunas hojas de hierbabuena.







jueves, 5 de julio de 2018

HELADO DE LIMÓN SIN HELADERA






Se trata de una aportación más al mundo de los helados con algún toque diferente, pero sencillo como para que lo hagan los niños y les quede perfecto.

Como algunos no tenéis heladera, os doy una idea para que sin ella podáis probarlos en casa.

Es conveniente que pasadas cuatro horas en el congelador lo consumáis ya que si no se endurece fácilmente.

Otra ventaja es que no es necesario batirlo mientras se congela puesto que no se cristaliza.

Si os animáis con él comprobaréis que su sabor y su textura son fantásticos, así que si queréis no tenéis más que poneros manos a la obra.

Avisan que las temperaturas subirán en estos días ¡¡un horror!! No se estaba tan mal estos días pasados... así me habría quedado yo a pasar el verano. Nos prepararemos comidas que nos aporten frescor. ¿Tomamos un helado de limón?

No sé hasta cuándo publicaré antes del descanso veraniego, pero un par de recetillas más pueden ser.

Este helado se hace solo. Se come también, jjj.


 


Ingredientes:

- Zumo de 2 limones grandes.
- Ralladura de uno de ellos.
- Leche condensada (bote pequeño de 370 g).
- Nata 35 % 300 ml.
- Yemas L, 3.





Elaboración:

Mezcla las yemas con el zumo y la ralladura. Incorpora la leche condensada y por último añade la nata mezclando muy bien. Pon en el congelador en cualquier recipiente ya sea cristal, plástico o metal.



A partir de cuatro horas puedes tomarlo.