¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Os abro encantada las páginas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que hago, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

martes, 21 de enero de 2020

CROQUETAS DE VINO TINTO


 



Muchos os habéis sorprendido con mis croquetas, y como me comprometí a pasarlas al blog, aquí estoy para que conozcáis de primera mano esta receta tan singular.

Desde el principio os diré que para hacerlas no he tenido más que darle salida a ese vino de calidad que quedó de una comida navideña, y que estando abierto dudé si se gastaría antes de que fuera tarde. Por descontado debía pensar en algo diferente a lo habitual, que no fuera el simple hecho de ponerlo en un guiso o salsa.

La idea surgió a raíz del día de la croqueta, aunque llevaba tiempo meditando sobre la posibilidad de sacar algo interesante sobre el tema. Por probar nada se pierde, así aparecen muchas veces platos que nadie espera. Total, si no tiene éxito con no volver a hacerlas...
 1 +- 100 desperdicio 
Si os gusta el vino tinto, os gustarán sin lugar a dudas estas croquetitas, sí, porque lo ideal es que vayan en formato pequeño, no me valen los croquetones, es un bocado para aperitivo y así debéis comerlas. Un entrante a fin de cuentas.

Y como se trata de una receta de aprovechamiento quisiera que entrara a formar parte del proyecto de Marisa (Thermofan), si a ella le complace aceptarla. 




Os explico a continuación cómo las hice:

Ingredientes:

Vino tinto, Viña Ardanza (Rioja), 4 medidas de un vaso de vino.
Harina de repostería, 1 medida de un vaso de vino.
Puerro 1, la parte blanca.
Mantequilla 1 cda. sopera.
Aceite de oliva 3 cdas.
Pimienta blanca molida.
Sal.
Aceite de oliva suave para freír.

Para emborrizar, en este orden: Harina, huevo batido y pan rallado grueso.

Elaboración:

Lo conveniente antes de hacerlas es hervir el vino para que pierda parte de su fortaleza. Yo hago siempre las croquetas, echando los líquidos en frío, así es que espero a que haya enfriado.

Pon el aceite junto a la mantequilla en la sartén y rehoga el puerro cortado menudito.

Añade la harina y a continuación el vino tinto. Ajusta el punto de sal y pimienta.

Cuece de quince a veinte minutos moviendo continuamente hasta que veas que la masa se desliza suave y se separa de paredes y fondo de la sartén.

Vuelca en una bandeja y deja que se temple. Tapa con film y guarda al frío si no las van a liar de inmediato.

Dales forma y las pasas primero por harina, luego por huevo batido y por último por pan rallado.

Fríe en abundante aceite (en recipiente alto y no muy grande para no gastar en exceso) a temperatura mediana y de pocas en pocas para mantenerla constante. 

Ponlas en papel absorbente y sirve calentitas. ¡¡¡A disfrutarlas!!!



19 comentarios:

  1. Ni se me habría ocurrido, me parecen muy, pero que muy originales. Tienen que sorprender si o si al probarlas. Seguro que buenísimas y en un tamaño perfecto.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  2. Para mí son completamente novedosas y tendría que probarlas para opinar, pero como buena croquetera que soy me da en la nariz que me van a gustar. Por otro lado me parece una idea original como receta de aprovechamiento y lucirán divinas en el proyecto de Marisa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Querida, Alicia. Sin palabras me dejas. Yo no las había visto nunca y me parecen muy originales, únicas. Si a eso añadimos que son de aprovechamiento, ya es para aplaudirte mucho más tiempo.
    Ese vino navideño ha sido ensalzado de nuevo.
    Un placer grande tenerte de nuevo y por supuesto a tus croquetas.
    Gracias mil y besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Alicia, qué curiosas tus croquetas, me han recordado a las tan de moda croquetas de gin tonic, que por cierto nunca he probado porque no me gusta la ginebra, Jajajaja..., el vino si, pero vamos que nunca lo bebo, desde hace años no tomo nada de alcohol pero eso no quiere decir que no compre buenos “caldos” para mis invitados.
    Tengo que probar las tuyas, me parecen sorprendentes, y el colorcito me indica que tiene que estar ricas si o sí.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Son una maravilla Alicia. Ese color es impresionante y el sabor tiene que ser una pasada. Gracias por compartirlas ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  6. Una maravilla, muy original y seguro que muy ricas, besos

    ResponderEliminar
  7. Me declaro abiertamente una enamorada de las croquetas, estaría todos los días comiéndolas y es que admiten todo, pero de vino...nunca las había visto...me estás tentando...Y LO SABES!, jajaja....Besines!!

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa, que original y novedosa es tu receta de croquetas, que color tan bonito ha quedado. Desde luego nos has sorprendido gratamente. Menudo regreso amiga. 😘😘😘😘😘

    ResponderEliminar
  9. Nunca las he comido , que color mas bonito tienen por dentro, tendre que probarla besitos

    ResponderEliminar
  10. Me parecen sorprendentes, una bechamel de vino tinto y sin proteína! El mundo de las croquetas no para de crecer. Estas merece la pena probarlas, sin duda!!
    Un besote

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Hola Alicia!! Estas si que son unas croquetas originales, nunca se me hubiera ocurrido hacer algo así y hubiera dudado hasta de que estarían buenas, pero viniendo de ti, sé que tienen que estar ricas, y mucho. Yo no soy de vino, a mí no me gusta, pero vamos, probaría tus recetas con los ojos cerrados, pues también le hecho vino a algunas comidas y no por ello no me gustan. Y es que curiosas son un rato, y si me dices que son de bocado, mucho mejor, para comer una detrás de otra y sin parar, ja, ja. Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Felicitaciones por esta receta! Creo que es muy buena!
    Las fotos son perfectas!

    Gracias

    ResponderEliminar
  13. Son muy creativas y con un color maravilloso.
    1 saludito

    ResponderEliminar
  14. Hola Alicia, me tienes con la boca abierta, mira que he hecho croquetas en mi vida, pues nunca se me habría ocurrido poner vino. Esto hay que patentarlo, ja ja ja, me llevo la idea. Un beso preciosa!!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Alicia. Vengo desde el proyecto de Marisa, 1+/-100, desperdicio 0, no conocía tu blog y me ha encantado tu receta. Las encuentro muy originales y nunca he visto nada parecido. Me las llevo y me quedo por aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué cosa más rica y original!. Habrá que probarlas, que yo soy muy fan de las croquetas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Ohhh!! eso es lo que dirán quienes ya hayan probado tus croquetas ¡tan originales y seguro que riquísimas!!
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  18. Qué originales! Me dan ganas de probarlas, deben estar tremendas. BSS guapa feliz finde!!

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola Alicia! Pues sí que es una receta original, con puerros y vino tinto. Nunca he leido nada igual. Y de seguro deben estar de rechupete. Habrá que probarlo. Muchas gracias por tus originales ideas. ¡Saludos!

    ResponderEliminar